proyecto castor oil argentina

LA EMPRESA CASTOR OIL BUSCA 10 MILLONES DE DOLARES PARA ELABORAR ACEITE DE RICINO

biodiesel aceite de ricino castor oil

#ricino #Biodiesel #tartago #Higuerilla #castoroil #Evofuel #Arkena

Cultivo. Mishi Brog, del semillero israelí Evofuel, Pedro Torre y Octavio Terán, de Castor Oil, en un lote con ricino en Santiago del Estero. (Gentileza Castor Oil).

La empresa cordobesa realizará a fin de año una nueva ronda de inversiones para darle escala comercial a su proyecto exportador.Los fondos son para financiar parte de la construcción de una planta para moler el grano.

El emprendimiento demanda U$S 25 millones.

Con la finalidad de dar el salto hacia la escala industrial y comenzar con el agregado de valor con destino a la exportación, la empresa Castor Oil Argentina saldrá antes de fin de año al mercado financiero en la búsqueda de 10 millones de dólares.

La compañía, creada por los cordobeses Gabriel Ríos, ex gerente de Terminal Seis (la aceitera propiedad de Bunge y Aceitera General Deheza) y Carlos Torre, ex-CEO de la unidad Agro de AGD, se dedica a la producción de aceite de ricino. Se trata de un producto a partir del cual se fabrica poliamida, una fibra sintética 100 por ciento de origen vegetal que se ha convertido en materia prima esencial para la fabricación plásticos debido a su alta resistencia mecánica, dureza y rigidez.

“Luego de la etapa experimental con el cultivo, este año terminamos la fase piloto para ingresar en 2020 en la escala comercial, cuando queremos comenzar a construir la planta para la industrializar el grano de ricino”, explicó Gabriel Ríos.

Plan industrial

Con un costo total estimado en 25 millones de dólares para levantar un complejo industrial que aspira a moler 600 toneladas diarias, la empresa realizará una ronda de inversión en Buenos Aires, en Córdoba y en Rosario para obtener 10 millones de dólares. Según anticipó Ríos, será a fin de año y aún no está definida la forma, que podría ser con emisión de obligaciones negociables, financiamiento bancario o emitiendo acciones (equity).

Será la cuarta ronda de inversiones que lleve a cabo Castor Oil; en las anteriores, realizadas en las bolsas de Comercio de Córdoba y de Rosario, se fondeó con 1,1 millones de dólares. “Sólo en investigación y desarrollo, hemos invertido dos millones de dólares”, graficó Ríos.

La planta para moler el ricino aún no tiene lugar de radicación. Santiago del Estero y Córdoba son las provincias con más chances para su localización. El proyecto es comenzar a construirla en los primeros meses del año próximo y ponerla en marcha en el segundo semestre de 2021. Arrancará con una línea de producción para 150 toneladas diarias. Para esta primera etapa, son necesarios ocho millones de dólares. Con posterioridad, y a medida que crezca la producción del cultivo, se incorporarán un modulo más de 150 toneladas y otro final de 300 toneladas. El objetivo es exportar 100 mil toneladas del aceite dentro de cinco años.

Plan comercial

Mientras avanza en la tarea de difusión del cultivo entre productores de Córdoba y de Santiago del Estero, donde ya tiene sembradas 200 hectáreas, la empresa negocia contratos de provisión a futuro. “El año que viene, la idea es tener en producción tres mil hectárea para elaborar entre cinco mil y seis mil toneladas, cuyo aceite se va a comercializar a Brasil. Ya en el ciclo 2020/2021, la idea es trabajar con 10 mil hectáreas en producción para procesar 20 mil toneladas”, destacó Ríos.

La francesa Arkena, líder mundial en la producción de poliamida, está en negociaciones con la empresa local. La idea es cerrar el contrato de provisión antes de la ronda de inversión. La demanda de la compañía europea, que hoy se lleva la mitad de la producción de India, el principal productor mundial de ricino, crecerá 50 por ciento en los próximos años.

A diferencia de India, donde la producción del aceite de ricino es casi artesanal, la estrategia de Castor Oil es hacerla mecánica. Para ello busca desarrollar en Córdoba un proveedor para cabezales de cosecha, que es similar al que se utiliza para la recolección del girasol. La empresa italiana Fantini serviría como referencia.

Sembrado en la misma fecha que la soja y el maíz, el cultivo de ricino está en condiciones de ingresar en la rotación agrícola en el norte de la provincia, según sostienen sus precursores. “Cada cinco años, se puede incluir entre la soja y el maíz”, indicó Ríos. Su costo de producción se ubica entre el de la soja y el maíz, y ofrece un mejor resultado económico, debido a que es un producto 100 por ciento de exportación.

100.000 son las toneladas de aceite de ricino que la empresa cordobesa proyecta comercializar dentro de cinco años. Para ello, necesitará alrededor de 200 mil toneladas del grano, cuyo rendimiento promedio es de dos toneladas por hectárea.

POR ALEJANDRO ROLLAN

FUENTE: LA VOZ

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido