biodiesel

Lula aboga por usar menos soja y más ricino para producir biodiesel

biodiesel-etanol-lula-brasiLa producción de biodiesel ya alcanza a 1.800 millones de litros anuales y el país está acumulando inventarios.   

Lula defiende la iniciativa de los biocombustibles | AP

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó hoy que su país debe aumentar la producción de biodiesel derivado del ricino, para depender menos de la soja y los volátiles precios internacionales de este alimento básico.

El Gobierno brasileño impulsa un ambicioso programa de agricultura familiar vinculada a la producción de oleaginosas, como parte de una estrategia para estimular la producción de “biodiesel” a gran escala y reducir la dependencia al diesel del petróleo. 

Lula encabezó hoy una ceremonia oficial en la localidad de Quixadá, estado de Ceará (norte), en la que inauguró una nueva planta de producción comercial de biodiesel de Petrobras Biocombustible, una filial de la petrolera estatal Petrobras.

Para Lula es una equivocación producir el biodiesel con la soja, que tiene su precio determinado por el mercado internacional, pues si comienza a subir mucho, como sucedió a comienzos de año, se encarece la producción del combustible alternativo.

La producción de biodiesel ya alcanza a 1.800 millones de litros anuales y el país está acumulando inventarios, pero todavía tiene que escoger las oleaginosas que produce más aceite por hectárea en un proceso que puede demorar cinco años, declaró.

Afirmó que si alguien dejara de destinar su tierra para producir biodiesel en vez de alimentos estaría cometiendo un error.

“No creo que un ser humano normal vaya a dejar de producir combustible para su estómago para llenar el tanque de un automóvil”, dijo al afirmar que ambas prácticas son compatibles.

“Nosotros tenemos una gran política de producción de alimentos y otra de producción de biocombustibles”, sostuvo al recontar iniciativas de apoyo y créditos a pequeños agricultores.

“Nosotros los brasileños no podemos aceptar que apunten los dedos sucios de petróleo para Brasil que quiere producir un combustible limpio y renovable”, dijo en respuesta a los países que critican el impacto de los biocombutibles en los precios de los alimentos.

La nueva planta de Petrobras tendrá capacidad para producir 57 millones de litros de biodiesel por año, utilizará semillas oleaginosas como girasol, algodón y ricino vendidas principalmente por agricultores familiares, y es similar a otra unidad inaugurada en julio en Candeias, estado de Bahía.

Desde el 1 de julio pasado Brasil ha hecho obligatorio el uso de 3,0 por ciento de diesel vegetal mezclado con el diesel del petróleo usado en el parque automotor.

Según Petrobras esa decisión permitirá reducir en unos 20.000 barriles por día la cantidad de diesel importado.

Pero todavía cerca del 85 por ciento del combustible alternativo es fabricado a partir de soja, un alimento básico humano y animal cuyos precios han subido más de 50 por ciento en un año y se mantienen volátiles.

Lula admitió que el programa de biodiesel genera fuertes debates entre sus partidarios y fuertes críticos que temen que su producción vaya a sustituir cultivos de alimentos.

Pero todavía Brasil no ha comenzado a darle “dimensión industrial” al programa de uso de ricino para producir el biodiesel, pues es necesario seguir adelante con investigaciones sobre el tenor de aceite de esta semilla y nuevas variedades más rendidoras, dijo.
  Fuente: El Nacional

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido