auto

Autos verdes: ¡Ya es tiempo!

Hace mucho tiempo que el tema ya no es ‘futurista’. Más bien nos habíamos tardado. Las alternativas de cuidado al planeta son el presente de la industria automotriz y la vanguardia tecnológica.

La degradación ambiental y los altos costos del petróleo han convertido a los autos ecológicos en una necesidad urgente. Desde hace años, la industria automotriz había empezado a ponerse a tono con la ola verde, como una forma de responder a la demanda de sus clientes, junto a las exigencias o los estímulos —mínimos en México— de los gobiernos.

Las emisiones de los automóviles son una de las principales causas del llamado efecto invernadero, por ello el futuro está en gran parte en manos de las alternativas que la industria automotriz pueda ofrecer para bajar los niveles de contaminación, sin renunciar a ninguna de las prestaciones del transporte, como velocidad, potencia, lujo o comodidad.

Las respuestas han sido contundentes, y van desde los automóviles con sistemas que reducen las emisiones de dióxido de carbono (CO2), el uso de combustibles alternativos e incluso la adopción de la electricidad como fuente única de energía. 2011 llegó con más avances, los salones automotrices muestran los prototipos y las marcas ofrecen alternativas de vanguardia tecnológica en busca de conquistar el futuro. ¿Qué tanto sabes de ellos?

Ahorro de combustible

El principal contaminante que producen los automóviles es el dióxido de carbono (CO2), cuyas emisiones se miden en gramos liberados a la atmósfera por kilómetro recorrido (gCO2/km). Las normas internacionales obligan a los fabricantes a especificar el grado de emisiones de CO2, de manera similar como se estima el rendimiento de kilómetros por litro, estableciendo un promedio entre el rendimiento en las ciudades a velocidades de hasta 50 km/h. y en carretera hasta 120 km/h.

A partir de esta norma, se puede designar “autos ecológicos” a aquellos que generan emisiones menores a los 160 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Como el Fiat 500 que emite 149 gramos de CO2, mientras que el Land Rover Discovery 8 CV, lanza 328 gramos. Esto significa que en un viaje de la Ciudad de México a Acapulco (350 km) el Fiat lanzaría al aire unos 52 kilos de CO2, mientras que el Land Rover expulsaría más de 114 kilos.

Entre los coches de gasolina con menor emisión en México —de acuerdo a la norma internacional— se encuentran el VW Jetta, que arroja 159 por kilómetro recorrido; Nissan Tiida, 156 gramos; y, el Dodge Atos, con 116 gramos. 

Menos gasto

El primer recurso para bajar los niveles de emisión de CO2 es utilizar menos combustible por cada kilómetro recorrido. Las alternativas de ahorro incluyen recursos como reducir el peso del coche, sistemas que paran el consumo cuando el auto está detenido (Start-Stop), energía híbrida que combina baterías eléctricas con motor a explosión y los sistemas de recuperación de energía, que utilizan el frenado o el movimiento para cargar baterías eléctricas.

Start-Stop

El sistema, que fue puesto en práctica a escala masiva por primera vez por el VW Polo, detiene el vehículo mientras no está en marcha, generalmente al pisar el freno durante un largo periodo, para arrancar automáticamente cuando se suelta el freno. También se puede activar cuando la marcha está en neutral y se quita el pie del acelerador. Es una opción para el ahorro energético en las ciudades donde los altos o el tráfico obligan a largos periodos de detención con el coche encendido.

Hoy, es un sistema presente en casi todas las marcas en Europa, donde el permanecer con el coche encendido y sin avanzar puede significar una infracción para el conductor.

Sistema de cilindros variables

Chrysler fue pionero en vehículos de alta cilindrada y con inyección electrónica, aunque sus antecedentes se remontan al Cadillac. Consiste en que cuando el auto de 8 cilindros circula a velocidades bajas sólo trabajan cuatro o seis pistones, y el resto sólo se activa al pisar el acelerador. Fue bautizado por Chrysler como Sistema Multi-Desplazamiento (MDS) o de desactivación de cilindros. Se aplicó en 2006 en el motor de 8 cilindros de 5.7 litros, fabricado en su planta de Ramos Arizpe, aquí en Coahuila, para su Chrysler 300C y camionetas Dodge y Jeep.

También la Honda Pilot utiliza el sistema, bajo la denominación Gestión Variable de Cilindros (VCM), y permite un uso inteligente del combustible y un aprovechamiento al máximo de la potencia sólo cuando es necesaria.

Chevrolet lo aplicó como Active Fuel Management, para ocho y seis cilindros, en la Silverado, Suburban, Tahoe y Blazer, donde sólo trabaja una parte del motor en condiciones de baja velocidad. Mientras Daimler AG lo llamó Active Cylinder System (ACS) y lo desarrolló desde 2001 en motores de 12 cilindros.

Flex Fuel

El uso de los biocombustibles como el etanol, combinado con la gasolina, ofrece reducción en la emisión contaminantes. Los motores comunes pueden funcionar con mezclas de hasta el 30 por ciento de etanol y el resto de gasolina, mientras que los vehículos denominados Flex Fuel (FFV) pueden funcionar con la mezcla los dos combustibles, tanto etanol como gasolina, en distintas proporciones.

Un sistema electrónico detecta la mezcla de combustibles, los ajusta en automático para el funcionamiento óptimo del motor.

Brasil es el país pionero en esta tecnología, y allí se produjo de manera masiva el primer vehículo Flux Fuel: un Volkswagen Gol.

Se considera que casi cualquier vehículo puede ser convertido en Flex, apto para utilizar una mezcla mayor de ambos combustibles, y así ocurre en Brasil, donde el 85 por ciento de los vehículos de combustión interna utilizan esta tecnología.

Para reducir más la contaminación y bajar los costos, el sistema Flex Fuel puede ser combinado con otros sistemas, como los híbridos gasolina/electricidad, y los que se combinan con gas natural.

Híbridos

La tecnología híbrida es una de las apuestas más fuertes de la industria automotriz que no renuncia al motor a explosión pero lo combina con un sistema eléctrico. Ya sea que el motor a explosión sirva sólo como generador de energía para la batería o con la alternancia de ambos motores según las necesidades de conducción.

El primer auto híbrido en llegar al mercado mexicano fue el Honda Civic, al que siguió el Toyota Prius, en 2010. El Chevrolet Volt es otra apuesta fuerte, aunque por ahora sólo se vende en Estados Unidos, sin que se hayan anunciado planes de comercialización en otros países.

El mundo híbrido se expande en diversas variantes con diversas soluciones tecnológicas, con prototipos como e-Mini, de BMW, mientras que la firma bávara ha anunciado su Q5 Hybrid, uno de los coches más esperados de la industria, con baterías de litio y un motor eléctrico capaz de llegar en condiciones favorables hasta los 100 km/h antes de encender el motor de combustión interna.

Desde 2009, Audi ha presentado sus e-Tron, concepts cars eléctricos, poderosos y deportivos que podría llegar finalmente al mercado como el A1 e-Tron, un compacto dotado de un motor a explosión capaz de cargar su batería.

La versión híbrida del SLS AMG de Mercedes-Benz es otra apuesta fuerte de la firma alemana, que se suma al S-Class; y, mientras que Porsche desarrolló el 918 Spyder, con motores eléctricos para asistir la aceleración del V8 y aumentar su potencia.

El más reciente híbrido es el Buick Regal e-Assist 2012, presentado hace pocos días en el Auto Show de Chicago, que utiliza baterías para complementar su motor a explosión cuando más requiere energía.

Cualquiera que sea el futuro de estas tecnologías, parece que el uso de la electricidad junto al motor convencional será una de las tendencias definitivas en la presente década.

Eléctricos

El auto 100 por ciento eléctrico tiene una larga historia, que se vio frenado por problemas como el tamaño de las baterías, la poca potencia y escasa velocidad y autonomía.

Sin embargo, con la llegada del Nissan LEAF, en el mundo, —como en México— comenzamos a ver a los autos eléctricos con los mismos ojos que los de motor a explosión. Aquí, gracias a un convenio entre Nissan y el Gobierno de el Distrito Federal, el LEAF llegará al país a partir de octubre de 2011, con la perspectiva de integrar una flotilla de 500 taxis ecológicos para luego extenderse a otras ciudades e incluso venderse a particulares.

El segundo automóvil totalmente eléctrico que llegará a México será el Ford Focus Electric. Aunque aún no hay ºfecha de arribo, será la apuesta del óvalo azul en pos de convencer a un público potencial que estaría dispuesto a pagar un poco más por el privilegio de ser pionero en el respeto al medio ambiente y en la nueva tecnología.

Mercedes-Benz ha mostrado en Europa su primer coche totalmente eléctrico producido en serie, el Vito E-CELL. Se trata de una camioneta que la fábrica germana presentó el pasado 8 de febrero y que será producida en Vitoria, País Vasco, España. Es el primer vehículo totalmente “cero emisiones” que será producido en serie y gran escala por Mercedes-Benz, con una autonomía de 130 kilómetros por cada carga de batería.

Esta es la realidad, queda a los gobiernos y a los consumidores la tarea de apoyar y hacer que las buenas intensiones de la industria prosperen en bien de el planeta.

FUENTE: LA VANGUARDIA/MEXICO

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido