etanol

Se vende un ingenio, quizás una citrícola, hay propiedades en oferta y un azucarero se recupera en Punta

Ni en enero se apaciguan los ánimos de los empresarios.A pesar de la pausa veraniega y de la ausencia de muchos hombres de negocios de primer nivel, se notan algunos movimientos intensos, que vale la pena rescatar.

En Punta del Este se recupera el empresario azucarero Jorge Rocchia Ferro.Este conocido, polémico y combativo industrial sufrió una descompensación el sábado 12 de diciembre pasado en la madrugada y permaneció en observación en el Instituto de Cardiología.

Estuvo varias semanas guardando reposo en su casa y a fin de año viajò a Punta del Este con su esposa, Catalina Lonac.

El dueño de los ingenios La Florida y Cruz Alta, y productor de etanol y de alconafta se recupera en la costa uruguaya. Muchos lo extrañan en esta provincia por distintos motivos, porque su ausencia se hace notar.
Rocchia Ferro está siendo sometido a un  severo régimen de comidas y actividad física, de manera que está mucho más delgado.

Un ingenio sin interesados

En el ambiente azucarero se sigue comentando la oferta en venta del ingenio Marapa (ya anticipada por CONTEXTO).

El Grupo Atanor (dueño también del ingenio Concepción, el más grande de Tucumán) quiere venderlo, pero pide 16 millones de dólares.

Concepción debe encarar fuertes inversiones para entrar en el plan de bioetanol con una deshidratadora y pretende cogenerar energía eléctrica. Pero para eso necesita muchos dólares.

La multinacional Atanor (herbicidas, azúcar y alcohol) pasó un papelón en 2010, cuando no llegó a buen puerto su venta global al consorcio franco-israelí Makteshin Agam (Magan en la Argentina).

Perteneciente al empresario norteamericano Dennis Albaugh, opera en Tucumán dos ingenios: Concepción (el más grandes de la provincia y el segundo del país, después del jujeño Ledesma) y Marapa.

Se supone que ambas fábricas entraban en la operación, aunque algunos tienen muchas dudas. Makteshim Agam señaló públicamente que no había quedado conforme con la auditoría que hizo en Atanor.

Pero es obvio que Albaugh quiere irse de Tucumán.

En 2009 Atanor tuvo que desprenderse del ingenio Leales (pequeño, pero con la mejor refinería tucumana, hecha para Cola-Cola por el Grupo Guerrero, y una destilería) y de sus tierras (unos pocos miles de hectáreas) para saldar algunas deudas importantes que arrastraba.

El control pasó a una compañía off shore con sede en Uruguay, a la que está vinculado el mega-cañero Juan José Budeguer.

Fracasada la venta en conjunto de Concepción-Marapa, ahora Atanor los está ofreciendo individualmente.

De hecho, en los últimos días puso en venta a Marapa al mejor postor. Es un ingenio que produce unas 55.000 toneladas anuales.

Sin embargo, no encuentra compradores el banco que lo ofrece en venta.
Aunque se pensó que es un buen momento para vender fábricas azucareras (el precio del azúcar está en alza en el mercado doméstico y en el mundo), no creó demasiado interés por su pequeña y el problema de la escasez de tierras para plantar cañaverales.

Las tierras para caña valen oro (unos 8.000 dólares la hectárea).

Hasta 2010 Atanor no entró en la producción de etanol para el plan de biocombustibles. El ingenio Concepción tiene turno para 2011, conforme al programa establecido para el Gobierno nacional. Pero ya anunció que quizás empiece a deshidratar en 2012, según adelantó el administrador Alejandro Poviña.

Hace algunos años, llegó a manejar una enorme destilería, pero finalmente la desmanteló y fue vendida a un ingenio boliviano. Una empresa de servicios tucumanos se encargó de transportarla en camiones hacia el norte, pasar la frontera y depositarla en su destino.

Ahora tiene que encarar inversiones para rearmar su destiladora de etanol con fuertes inversiones, que se suman a las realizadas en calderas y en otros sistemas para evitar la contaminación con cachazas y vinazas.

La situación de Atanor-Concepción es observada con mucha atención por los operadores azucareros. Algunos dicen que uno de los grandes trapiches de ese ingenio le pertenece, en realidad, al mega cañero Budeguer.

¿Una citrícola?

También se comenta que están avanzadas las negaciones para vender una de las empresas citrícolas más tradicionales de esta provincia.

Un grupo poderoso y muy diversificado, que tiene un jugoso contrato para suministrar aceites cítricos a Coca-Cola, estaría interesado.

Un empresario periodístico que acaba de anudar una sociedad de no agresión con el gobernador José Alperovich tiene varios inmuebles en venta. Está ofreciendo un campo con algo de soja y ganado en la zona de Pinto, en Santiago del Estero.

También se asegura que le ofreció a Alperovich una radio FM con interesante audiencia.

Acaba de vender una parte del inmueble donde alguna vez funcionó Canal 8, en el acceso norte a esta ciudad.

Por su lado, el Grupo Lucci acaba de comprar 330 hectáreas con caña en la zona de Cruz Alta, en un remate. Las adosará a otras 1.100 que adquirió también en otra subasta.

Toda esa superficie será destinada a plantaciones de limones.

FUENTE: CONTEXTO

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido