argentina

Se complican los proyectos de las terminales por la escasez de energía

salon-automovil-buenos-aireLos directivos del sector están estudiando alternativas para enfrentar el problema.

El Salón del Automóvil de Buenos Aires, que se celebra cada dos años, se inaugurará hoy con la presentación de nuevos modelos para el mercado nacional, que en 2007 batirá un récord de ventas de entre 500.000 y 530.000 unidades, además de vehículos que sólo se consiguen en los países desarrollados y prototipos de autos futuros.

Foto: Ricardo Pristupluk

 Ayer, en la presentación de prensa del salón no todo era show y festejo: la crisis energética apareció en la agenda de las autoridades de las automotrices a la hora de definir el anunciado plan sectorial de inversiones por US$ 3500 millones -1100 millones son aún potenciales- para 2007/2010.

La mayoría de las empresas intentó restarle dramatismo al tema. Pero casi todas están adoptando o estudiando alternativas para enfrentar la escasez. Además, algunas compañías registran una caída de la demanda de coches de gasoil, dada la escasez de ese combustible.

El director general de Peugeot Citroën para el Mercosur, Vincent Rambaud, opinó que la escasez energética “es un tema mayor que requiere una visión común de los generadores, los industriales y el Estado”.

“La Argentina está muy bien por su tipo de cambio para exportar. Pero una situación buena puede convertirse de repente en un desastre. Para las inversiones, no pienso cuánto cuesta la energía ahora, sino cuánto costará a futuro”, dijo el directivo de la empresa francesa, que por los cortes de gas usa gas propano en su planta de Villa Bosch.

El presidente de Volkswagen Argentina, Viktor Klima, reconoció que usan fuentes de energía alternativas para seguir alimentando sus hornos en Pacheco. Dijo que “la disponibilidad de energía no es un problema grande”, pero recomendó que el país apueste a los biocombustibles.

“La Argentina tiene que importar diésel y tiene una fuerte dependencia del petróleo, pero tiene una riqueza increíble en la agricultura para producir biocombustibles”, propuso el jefe de la firma alemana, que destacó que el 70% de los vehículos producidos en Pacheco lleva motores preparados para el uso de etanol y biodiésel.

En Toyota también se refirieron a la crisis energética. “Los problemas de la semana en la que hubo cortes los sorteamos con dificultades. Tuvimos que utilizar una planta de gas propano para suplir los cortes de gas”, dijo el presidente de la filial local de la empresa japonesa, Aníbal Borderes.

“Vemos el tema energético con preocupación”, expresó el director general de Renault Argentina, Dominique Maciet. En su fábrica de Córdoba no se afectó la producción, pero hubo un corte de luz que los obligó a reorganizar un turno de la planta de estampado.

Gasoleros en problemas

La crisis también golpeó las ventas de autos gasoleros de Renault. El año pasado, el 30% de los coches vendidos era diésel y en lo que va de 2007 esa porción bajó al 20 por ciento.

En cambio, en otras empresas, como Volkswagen, no se registraron cambios en la demanda de autos diésel. Fiat Auto Argentina, con planta en Córdoba, está elaborando un plan de contención para futuros cortes, según expresó su principal ejecutivo, Franco Ciranni. El 30 de mayo sufrieron la primera interrupción en el suministro: durante cuatro horas recibieron un 70% menos de energía. Debieron suspender personal. Pero Ciranni afirma que la escasez energética “no va a impactar en las inversiones” anunciadas por su empresa para volver a producir vehículos en Córdoba, después de que dejaran de hacerlo en 2002.

El presidente de Ford Argentina, Enrique Alemañy, manifestó que suplieron la falta de gas con la producción de su planta propia de propano. Además, destacó que el Gobierno está preocupado por la cuestión. Alemañy es optimista: prevé ventas locales este año por entre 520.000 y 530.000 unidades. “Decir que no tuvimos problemas no sería la verdad”, confesó el presidente local de General Motors, Felipe Rovera, cuya planta de Rosario permaneció parada dos días del mes pasado. Pero dijo que las 1000 unidades no producidas por los cortes se terminarán haciendo este mes en horas extras.

Rovera, que estima un mercado doméstico de 520.000 automotores para 2007, ve el problema energético con la misma óptica que el Gobierno: “Si creciéramos al 3%, no tendríamos problemas de energía. Pero yo prefiero crecer al 9%, como China, y tener estos desafíos”.

El presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) y director general de Iveco, Fernando Fraguío, confía en que el problema energético “tenderá a normalizarse” porque “el pico de frío ya pasó”. Ni en su fábrica ni en la de Scania sufrieron cortes.

Por Alejandro Rebossio
De la Redacción de LA NACION

Fuente: Diario La Nación

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido