biodiesel

Piden reglas claras para el desarrollo de biocombustibles en Argentina

claudio-molina-biodiesel-arENTREVISTA A CLAUDIO MOLINA.

El experto solicitó una visión de largo plazo y estrategias sostenidas para atraer inversiones de riesgo al país. También sostuvo que el proceso de inclusión de bioetanol en las naftas ya está en marcha y que esta producción generará ingresos anuales directos por unos $ 485 millones.

“Hay un nuevo paradigma energético y los biocombustibles son los más eficientes en la transición energética que demorará entre dos o tres décadas, hasta que la humanidad esté en condiciones de hacer masivo el uso del hidrógeno -gran vector energético- y otras tecnologías, hoy todavía muy costosas.

El desarrollo sustentable de los biocombustibles requiere una visión de largo plazo, con reglas de juego claras, que permitan atraer inversiones de riesgo y, al mismo tiempo, incentivar la investigación y desarrollo. La implementación de este programa en Argentina es un paso adelante y una oportunidad que no debemos desaprovechar”. Estas palabras pertenecen a Claudio Molina, experto en biocombustibles que desde hace una década que promueve su desarrollo en la Argentina. En diálogo con LA GACETA, habló sobre cómo se preparan los ingenios para abastecer de bioetanol a las petroleras.

– ¿Cuál será la producción de bioetanol de caña en 2010 y cuál sería el déficit?

– Durante 2010, la demanda de bioetanol anhidro por parte de las compañías petroleras, para incorporar un 5 % a las naftas, será de entre 282.000 y 300.000 metros cúbicos, mientras los volúmenes comprometidos por los ingenios azucareros y consolidados luego por el Gobierno Nacional son de 202.000 metros cúbicos. Por tal motivo, el déficit en el aprovisionamiento de bioetanol para llegar al 5% será de entre 80.000 y 98.000 metros cúbicos. Sin embargo, considerando la crisis económica y financiera que atrapó al mundo en tiempos recientes, contar con una oferta de 202.000 metros cúbicos de bioetanol anhidro es un paso muy importante, representa un “antes y un después”, al tiempo que implica, en la práctica, casi duplicar en un año la producción actual de bioetanol (producto que hoy se destina a bebidas, cosméticos, agroquímicos).

– ¿Cuánto dinero generará el negocio de los biocombustibles?

– Tomando en cuenta el precio actual establecido por la Secretaría de Energía de la Nación para el bioetanol anhidro, de $ 2,402 por litro más IVA y los 202.000 metros cúbicos de cupo fiscal previsto en la Resolución 733/09 de dicho organismo, a precios de hoy, la facturación anual proyectada es de $ 485,2 millones. Si se cubriera el 5% de corte, la facturación anual proyectada aumentaría a $ 677,4 millones como mínimo. Además, hay que sumar el negocio colateral que producen los co y sub productos, que es muy importante. El impacto en la economía de las provincias del NOA podría ser equivalente a no menos de cinco veces el valor de dicha facturación, por el efecto multiplicador.

– ¿Cómo marchan las inversiones en las empresas involucradas en el programa? ¿Se desarrollan a un ritmo adecuado?

– La industria azucarera argentina, a partir de la Ley 26.334, asumió un compromiso muy importante para posicionarse como el gran actor en la provisión de etanol combustible para el mercado interno argentino. Se abre la oportunidad para el sector de resolver -al menos en parte- el problema que históricamente generaron los excedentes de azúcar, al poder se transformados los mismos en bioetanol. Del mismo modo, el programa de biocombustibles representa una muy buena oportunidad para mejorar la rentabilidad de toda la cadena de valor. Las inversiones planeadas en principio fueron del orden de US$ 150/200 millones, sumando ampliación de los cañaverales, mejoramiento de la capacidad y eficiencia de los ingenios, construcción de plantas de deshidratado de alcohol, construcción y/o mejoramiento de plantas de efluentes, construcción de plantas de generación y cogeneración de energía eléctrica -a partir del aprovechamiento del bagazo y el residuo agrícola de cosecha, etc-, mejoramiento de laboratorios, etcétera.

Claudio Alejandro Molina

Es contador público, especializado en agronegocios y full time con biocombustibles desde hace una década. Socio fundador y director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno. Asesor externo de la Cámara Argentina de Biocombustibles y de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa.

Fuente: La Gaceta

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido