biocarburantes

Guerra dulce, irrumpe el bioetanol y recrudece la batalla por la caña de azúcar

bioetanol-etanol-ethanol-azLa inminente entrada en vigencia del corte con biocombustibles para las naftas enfrenta a ingenios y propietarios de la caña. Unos y otros buscan controlar la industria que nace.

Ambos bloques se enfrentaron antes por el dominio del azúcar, que mueve $2.000 M por año. ¿Cómo se implementará el corte?

La puesta en marcha del corte con bioetanol para las naftas que se comercializan en la Argentina ya anticipa un futuro de cruces y disputas entre los principales actores del sector.

Sucede que ya se estableció que los ingenios azucareros de Tucumán, Salta y Jujuy aportarán –desde el 1º de enero próximo– el 5% de etanol que por ley deberán incluir las petroleras por cada litro de combustible que ofrezcan a la venta.

Se trata de un negocio que en principio moverá alrededor de $500 millones. Y que, por estos días, ya enfrenta por un lado a los industriales que elaboran el derivado y, por el otro, a los cañeros que controlan la materia prima.

Unos y otros se sienten propietarios del negocio que viene. Así, los industriales se definen como dueños del alcohol que surge de la melaza –subproducto de la elaboración de azúcar–, mientras que los cañeros pretenden que rija para el etanol un sistema similar al de la maquila, que los hace poseedores del azúcar tras la molienda de la caña.

“Seguramente, habrá una gran confusión sobre la propiedad del alcohol en los próximos tres años”, advirtió hace pocos días el presidente del Centro Azucarero Regional de Tucumán (CART), Julio Colombres.

En lo que aparenta tomar la forma, poco a poco, de una auténtica “guerra del azúcar”, los industriales reclaman la mayor parte de las ganancias que origine la comercialización de bioetanol por ser los que, en definitiva, invertirán para ampliar la capacidad de destilación de las plantas.

Producto de la resolución 660/09, emitida recientemente por la Secretaría de Energía de la Nación, los ingenios, además de su negocio habitual, pasarán a producir cerca de 200 mil metros cúbicos de etanol que comenzarán a llegar a los tanques de los automóviles al comienzo de 2010.

De acuerdo a la norma, el nuevo combustible para mezclar será elaborado, en principio, por Ingenios como La Corona, Santa Rosa, La Florida, Santa Bárbara, La Trinidad, Tabacal, San Isidro, Río Grande y, ya a fines del año próximo, Ledesma.

Estas empresas son las que ya calcularon los millones de pesos que originará la actividad, que sólo por la producción de azúcar hoy mueve casi 2.000 millones de pesos.

Por el lado de los cañeros, en tanto, los actores del segmento piden para sí un porcentaje del rédito que asegure el nuevo combustible. La intención, en todo caso, es compensar el escaso margen de ganancia derivado de la tradicional actividad azucarera.

“Los cañeros exigimos tener nuestra participación en este negocio, ya que no nos olvidemos de que somos dueños del 85% de la caña que se muele en los Ingenios”, sostuvo al respecto Mario Tizeira, presidente de Cañeros Unidos del Este (CUE).

“Está bien que participen la industria, las petroleras y el Estado, pero no pueden estar afuera de esto los verdaderos dueños de la caña de azúcar, como son los cañeros”, añadió, en declaraciones reproducidas por La Gaceta de Tucumán.

biodiesel-guerradulce

El nuevo mapa

La puesta en marcha del régimen de biocombustibles, además de exacerbar la disputa por el control de la caña de azúcar, también genera dilemas en quienes tendrán a su cargo la venta del producto. O sea, las estaciones de servicio.

“Más allá del corte en sí, habrá que evaluar también qué pasa con las refinerías. Si cumplen con la capacidad técnica para garantizar el abastecimiento cuando se empiece a usar el etanol”, comentó a iProfesional.com Raúl Castellano, titular de la Confederación de Expendedores de Combustibles e Hidrocarburos de la Argentina (Cecha).

El ejecutivo sostuvo que “tampoco está claro qué sucederá con la política de precios”. “También están los costos que las estaciones de servicio tendrán que afrontar para poder almacenar el producto. Es necesario un proceso de limpieza de tanques, y eso corre por cuenta del punto de venta”, dijo.

¿Aumentarán las naftas con la inclusión del etanol? Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo de Tucumán adelantaron a este medio que su inclusión “aumentará en hasta 5 centavos los precios de los combustibles que resulten alcanzados por la nueva normativa”.

Con relación a los usuarios, la carga de la nueva fórmula no implicará cambio alguno en términos mecánicos. Por el contrario, se ha comprobado que algunos autos incluso mejoran su rendimiento producto del nuevo componente.

Detalles de venta

Por estos días, el Gobierno, las petroleras y la industria azucarera en su totalidad, aseguraron fuentes de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, se encuentran ajustando los detalles del acuerdo que establecerá cuáles serán las naftas que incluirán el corte con etanol.

La necesidad de privilegiar un combustible por sobre otro responde a que la producción que comenzarán a entregar los azucareros en el transcurso de diciembre no alcanzará a cubrir la demanda que establece la normativa.

Se estima que el mercado argentino requerirá de 280 mil metros cúbicos de etanol, una cifra bastante mayor a la que hoy puede generar la capacidad instalada.

“Las petroleras deberán ver cómo se organizan y cómo harán efectivo el corte. Como no se podrá cubrir toda la demanda, entonces tendrán que definir qué producto de los que ofrecen les parece más importante para incluir el etanol”, comentó a iProfesional.com Claudio Molina, director ejecutivo de esa entidad.

Más allá de la decisión de las expendedoras, lo cierto es que la entrada en vigencia del marco que establece el corte ya es celebrada por las empresas tucumanas, salteñas y jujeñas que elaborarán esta alternativa.

Consecuencias positivas

En paralelo a lo que sucede en el ámbito de los azucareros, compañías del segmento instaladas en otros puntos del país, como es el caso de Santa Fe, apuestan a la implementación del corte como un recurso que les permitirá asegurar los casi 5.000 empleos que en la actualidad origina la producción de biocombustibles.

“El ingreso en la producción de etanol disminuirá también las pérdidas. Por ejemplo, hoy Tucumán produce mucho más de lo que consume el mercado argentino en términos de azúcar. De ahí que exista un excedente de caña que terminaba siendo exportada a precios que no favorecían en absoluto a los productores”, explicó a iProfesional.com Jerónimo Cárdenas, director del Programa Provincial de Bioenergía de Tucumán.

“Ahora que la caña que sobra será destinada a la producción de bioetanol, entonces se puede planificar una salida económica mucho mejor para el sector. Y además aportamos a la matriz energética con un combustible renovable”, añadió.

La posibilidad de dejar de exportar caña a pérdida, como viene sucediendo hasta ahora, es uno de los argumentos que más atraen los ingenios que motorizarán el corte. Aunque, claro está, todavía quedan numerosos detalles por cerrar respecto de cómo se repartirán las ganancias en la cadena del bioetanol.

Patricio Eleisegui

Fuente:  IProfesional

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido