biocarburantes

Biocombustibles, el BID anuncia una nueva versión del Scorecard de sostenibilidad

biodiesel-bid-biofuelsLa nueva versión incorpora las sugerencias recogidas en cinco consultas regionales e introduce variables sobre seguridad alimentaria, pueblos indígenas y biodiversidad.

El Banco Interamericano de Desarrollo difundió una nueva versión de su Scorecard de Sostenibilidad de los Biocombustibles que permitirá que los usuarios anticipen el impacto de posibles proyectos de bioenergía en aspectos vulnerables como los derechos de los pueblos indígenas, las emisiones de carbono producidas por cambios en el uso de la tierra, y la seguridad alimentaria.

La primera versión del Scorecard, una herramienta interactiva que fue colocada en el sitio Web del BID un año atrás, identificaba 23 variables clave tales como el impacto de un proyecto en las emisiones de gas de efecto invernadero, la gestión del agua, la biodiversidad y la reducción de la pobreza. Posteriormente, el BID organizó cinco consultas regionales para solicitar opiniones sobre el Scorecard, y comenzó a recolectar y revisar centenas de sugerencias y observaciones.

Como resultado de ese proceso, la nueva versión del Scorecard incluye nuevas categorías que permiten analizar más rigurosamente las dimensiones sociales de las inversiones en biocombustibles. Específicamente, se han agregado seis categorías que abordan temas vinculados a los pueblos indígenas, acuerdos con los cultivadores locales y los impactos producidos en la seguridad alimentaria, entre otros.

“Esta nueva versión del Scorecard de Sostenibilidad de los Biocombustibles recoge la sabiduría y la experiencia de una amplia gama de expertos del ámbito académico, las ONG, las instituciones multilaterales y la comunidad de inversionistas”, dijo Luis Alberto Moreno, presidente del BID. “Los biocombustibles siguen siendo una alternativa importante para muchos países de América Latina y el Caribe, pero es indispensable entender primero los impactos que un posible proyecto puede tener en todo su ciclo de vida. Ahora tenemos un herramienta aún más efectiva para garantizar que los proyectos de biocombustibles sean verdaderamente sostenibles”.

La nueva versión del Scorecard incluye una herramienta de análisis espacial que permite a los usuarios acceder rápidamente a la información proveniente de sistemas de información gráfica (Geographic Information System, o GIS, en inglés), en relación a las áreas protegidas de alta biodiversidad. Las versiones futuras añadirán otros niveles de datos para mostrar las dimensiones espaciales de las categorías incorporadas, incluyendo la escasez de agua, los sitios culturales y las áreas de alto secuestro de carbono, entre otros aspectos. 

Sugerencias de los usuarios.  La nueva versión del Scorecard también se nutrió de las críticas y comentarios de inversores que utilizaron la primera versión. Entre ellos están los patrocinadores financieros de Biobahia Oil, un gran complejo de producción de biocombustibles que está en etapas de diseño en el noreste de Brasil.

A los ejecutivos de Euroventures, la empresa que impulsa el proyecto, les resultaba difícil identificar la totalidad de los impactos sociales y ambientales de este ambicioso emprendimiento, que se propone cultivar casi 30.000 hectáreas de tierra y producir 200.000 toneladas de biocombustibles por año. Por lo tanto, Adrian Calvert, encargado de relaciones con inversores de la empresa, solicitó asistencia técnica a la Iniciativa de Cambio Climático y Energía Sostenible del BID para desarrollar un estudio de viabilidad.

Después de comprometer su ayuda, los expertos del BID sugirieron que Biobahia utilizara el Scorecard para evaluar el proyecto.

“En una industria cada vez más competitiva como la de los biocombustibles, la sostenibilidad ha llegado a convertirse en un tema esencial para asegurar el acceso a los mercados mundiales”, dijo Guillaume Sagez, socio gerente de Euroventures. “El Scorecard de Sostenibilidad de los Biocombustibles del BID nos ayudó a repensar nuestros planes del proyecto y a investigar cómo podemos adoptar ciertas prácticas que nos permitan alcanzar un alto nivel de sostenibilidad ambiental y social”.

Entre otras cosas, Sagez dijo que, al usar el Scorecard, su equipo entendió que necesitarían controlar más estrechamente las emisiones de carbono que podrían producirse por los cambios en el uso de la tierra propuestos por el proyecto, además de las emisiones de óxidos de nitrógeno, que pueden esperarse del cultivo de la tierra y la aplicación de fertilizantes.

Después de usar el Scorecard, el equipo de Biobahia sugirió introducir algunas mejoras a la herramienta, las mismas que ahora se han incorporado en la nueva versión. En el futuro el BID seguirá solicitando sugerencias para mejorar el Scorecard. El Banco participa en el Global Bioenergy Partnership y el Roundtable on Sustainable Biofuels, dos iniciativas mundiales para elaborar criterios de sostenibilidad para los biocombustibles, y también colbora con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.

Fuente: IADB

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido