biocombustibles

El surtidor local, premio consuelo del biodiesel ante el cierre europeo

Vender el aceite de soja como materia prima del biocombustible, aumentar en el mercado local el corte con el gasoil y penetrar más en plazas como Perú y Estados Unidos serían alternativas ante el arancel europeo al biodiésel.

Con la aplicación de un impuesto de 22 o 26%, además de no contar más con el beneficio del Sistema General de Preferencias en Europa, la situación de las empresas de biodiésel será difícil a partir de 2014, indica la coordinadora de Análisis Sectorial de abeceb.com, Carolina Schuff.  

Para el cierre de 2013 se espera que las exportaciones totales de biodiesel caigan en torno del 40% con relación al año anterior. Y esto sólo con un arancel impuesto que iba entre el 6% y el 10%, según cada empresa.

La industria argentina del biodiésel no cuenta con muchas opciones para sostenerse ante el arancel por dumping que impuso la Unión Europea (UE) al biodiésel argentino.

El sector dependerá ahora, por lo menos por dos o tres años, del consumo interno local a través del corte con los combustibles fósiles y de la capacidad que tenga para introducirse en nuevos mercados, sobre todo del mismo contienen americano.

La posibilidad de recuperar la plaza europea para las empresas argentinas de este biocombustibles permanecerá incierta por lo menos por los próximos dos años.

Ese es el tiempo mínimo que se calcula para que haya una resolución de la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre el reclamo hecho por autoridades argentinas como protesta por la medida de la UE y para revertir la misma, alegando precisamente que no se está cometiendo dumping. Entidades argentinas como CARBIO (Cámara Argentina de Biocombustibles) y las empresas exportadoras, están reclamándole al Gobierno que se incremente el corte del biodiesel con el gasoil (actualmente en el 8%), de manera que el mercado interno pueda absorber parte del biodiesel que ya no podrá ser exportado.

En este sentido, se plantea que puede haber un corte diferenciado para los automóviles y otro mayor para el transporte público y la maquinaria agrícola. La medida arancelaria hará que muchas de las principales empresas exportadoras del biocombustible experimenten una merma de su rentabilidad.

Ante esta situación, existe la opción de vender directamente la materia prima del biocombustible, lo que sería posible porque a pesar de que Europa quiere reactivar su industria local de biodiesel, no cuenta con el insumo necesario para abastecerse. Puede surgir entonces la posibilidad de que Argentina le exporte aceite de soja (principal insumo para la producción de biodiesel en el país) el cual posee un precio muy similar al del biodiesel.

Asimismo, hay nuevos mercados que la Argentina podría explorar en busca de destinos para la exportación. En 2013 se han incrementado las ventas externas de biodiesel a otros destinos distintos de los países europeos, como el caso de Perú. Y se está negociando la apertura del mercado de Estados Unidos, a través de la aprobación de un certificado ambiental necesario para poder realizar la mezcla con gasoil en ese país. Si bien estos destinos no podrán reemplazar a Europa, son países alternativos que podrían ayudar a colocar parte del excedente.

En definitiva, el impacto que produce la medida aplicada por la UE es realmente significativo.

Fuente: Mercado

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido