tempate

BIODIESEL A PARTIR DEL TEMPATE

El tempate reduce entre 50% y 70% emisiones de CO2.

Investigación de Universidad Francisco Gavidia prueba con biodiesel combustible que contamina menos que el diésel.

Susana Joma /Un estudio científico que es desarrollado desde hace tres años por la investigadora de la Universidad Francisco Gavidia Claudia Cecilia Leiva Bautista ha confirmado el valor que tiene la planta de tempate para producir biocombustible a partir del procesamiento de sus semillas. Además del potencial económico y medioambiental que tiene su explotación.

Aunque en los últimos años en el país se ha hablado mucho sobre el potencial de esta planta, los últimos resultados de esta investigación local muestran que el combustible que se produce utilizando aceite contenido en las semillas de tempate disminuye entre un 50 y 70% la emisión de dióxido de carbono.

Con este tipo de combustible se reduce la emisión de partículas sólidas, que resultan de la combustión interna en el motor. Esa situación le da más ventaja sobre los combustibles fósiles: la gasolina y el diésel, cuya combustión genera altos niveles de dióxido de carbono (CO2) y partículas que quedan suspendidas en el aire y afectan la salud de la población.

El dióxido de carbono es un gas que influye en la destrucción de la capa de ozono, lo cual trae consigo elevaciones en la temperatura de la Tierra. A partir de ello se producen cambios drásticos en el clima que generan eventos extremos de lluvia o sequía, como los que afectan a El Salvador y otras naciones.

Leiva Bautista realizó una serie de mediciones para comparar la carga de CO2 proveniente de l escape de un automotor en el que se utilizó el biocombustible producido con aceite de semillas de tempate y de otro vehículo donde se empleó el diésel.

Previo a profundizar en el uso del tempate para producir combustible natural, la investigadora ya había experimentado la elaboración de combustible hecho a partir de aceite de frituras, de la planta popularmente conocida como higuerillo, entre otros. Sin embargo, ella se muestra muy convencida del potencial del tempate.

Eso no es para menos, porque se trata de una planta que puede crecer en suelos con condiciones extremas: áridos o húmedos y no requiere de cuidado. Además, puede contribuir para reforestas y fertilizar los suelos.

Eso implica que en el caso de que sea necesario cultivarlo de forma masiva, para producir el biocombustible no se requiere utilizar el suelo fértil que sí es demandado para los cultivos destinados a alimentar a la población. Esto evitaría que el país caiga en déficit alimentario.

“Investigué el rendimiento en la producción de biodiésel, la factibilidad energética de producir diésel y los costos”, comentó Leiva Bautista, quien es ingeniera química graduada de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) y cuenta con un Máster en Gestión Ambiental Industrial de la Universidad de Cantabria, España.

“Es rentable porque, según mis cálculos, el precio de venta al público del biodiésel por galón es $2.60 y el costo de producción es de $2.13 por galón (…) Ahora el galón de diesel vale más de tres dólares”, detalló. Sin embargo, lamenta que este no pueda ser explotado en el país por falta de una normativa. Externó que en la producción de biodiésel se tiene un rendimiento del 93%, lo cual considera que es alto. Esto es más factible si la energía que tiene el biodiésel para mover el motor es mayor que la energía que se invierte para producirlo.

“También la energía que se utiliza para producir este tipo de combustible tiene que ser renovable, porque de nada sirve que esté usando energía generada a partir de petróleo”, aseguró. En la producción de combustible a partir del aceite de la semilla del tempate también surgen subproductos que pueden ser de gran utilidad en la actividad humana. Esto, siempre y cuando sean tratados para eliminar los tóxicos que están presentes en algunas especies de tempate, como la que Leiva Bautista utilizó en su investigación.

Entre los subproductos a los que se refiere está la llamada “torta”, que es una especie de masa formada por los restos de las semillas que han sido procesadas para extraer el aceite. Esta puede ser utilizada para dar de comer al ganado. Falta investigar su potencial para alimentación de los humanos. Según explicó, en México ya dan uso a este material, ya que utilizan una variedad de tempate que no tiene tóxico. Otro subproducto es la glicerina que también resulta del proceso de producción. Esta puede ser tratada para eliminarle residuos tóxicos. Una vez hecho esto puede servir para fabricar cosméticos, según comenta la investigadora en un libro que recientemente publicó.EL SALVADOR.

1 Comment

1 Comment

  1. Bernardo Elhordoy

    noviembre 16, 2011 at 11:57 am

    He comenzado hace unos meses la fabricación de Biodiesel a partir del aceite vegetal usado.
    Me encontré con algunos inconvenientes por suerte algunos los he podido sortear. Estamos estudiando
    la posibilidad de producir Biodiesel de la semilla del TARTAGO (recino). Si tienen alguna información ó experiencia al respecto, les agradeceria nos lo hagan saber. Muchas gracias por vuestro tiempo, saludos cordiales
    Bernardo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido