energías renovables

BIOCOMBUSTIBLES EN ARGENTINA, ALTERNATIVA ECOLOGICA PARA LA RENTABILIDAD INDUSTRIAL

CLAUDIO-MOLINA-ETANOL.gifEl Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, Claudio Molina, desarrolló una exposición sobre la instrumentación de la producción de la caña de azúcar como fluido alternativo al petróleo. Cualidades económicas sustentables y un menor impacto en el medio ambiente. Articulación estatal. 

DISERTACION. Organizada por la Fundación Iron y el COPIT, el evento se desarrolló en el auditorium de la FET.

El mundo comienza a desarrollar la transición de un esquema en materia energética que hasta el momento dependía de la utilización de recursos renovables pero que, atendiendo a los nuevos requerimientos de la matriz económica, social y ambiental, deparó la necesaria de la instrumentación de otras alternativas que otorguen mayor sustentabilidad y factibilidad.

Es por ello que para abarcar la temática concerniente a estos aspectos, se desarrolló en la jornada de ayer la conferencia sobre “Bioetanol: Panorama del mercado”, cuyo disertante principal fue Claudio Molina, Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocimbustibles e Hidrógeno.

Tal evento fue organizado por la Fundación IRON y el Consejo Provincial de Ingeniería de Tucumán, cuyos referentes principales Susana Fierro y Eduardo Costas, respectivamente, estuvieron presentes durante la exposición.

EL SIGLO dialogó con Molina quien detalló los principales lineamientos que sustentan el abordaje sobre el tópico aludido.

¿Estamos ante la presencia de una nueva instancia en materia de fraccionamiento y desarrollo energético?

Hay un nuevo paradigma energético, un cambio que nos viene dando la vieja economía del petróleo que al ser un bien no renovable pierde espacios, por lo que la humanidad necesita nuevas energías que tengan por características ser recursos renovables. La cuestión central que moviliza este tema es la amigabilidad de estas nuevas energías con el medio ambiente. Los biocombustibles son una alternativa muy eficiente para complementar y sustituir progresivamente el uso de combustibles principalmente en el transporte, siendo las emisiones generadas por ellos una de las principales causas de gases de efectos invernadero causante del calentamiento global.

¿Cómo será la manera en que deberá encararse la metodología de cambio en este sistema?

La otra cuestión es estratégica, la necesidad de sustituir el petróleo hace que tengamos que avanzar sobre otros combustibles, y para que ello resulte fiable, no hay mejor solución que los biocombustibles. Y en ese marco el 2010 fue un antes y después porque se ha implementado el Programa Nacional de Biocombustibles, basado en el corte de los combustibles minerales con el de origen biológico. Así, el resultante se da, en el caso de las naftas, con etanol y en el caso del gasoil mediante la utilización del biodiesel. En relación a este último ítem, la provincia de Tucumán despunta en la temática, por su tradición como capital del azúcar y alcohol.

¿Cuál será la aplicación que se desarrollará a partir de la producción de biocombustible, teniendo en cuenta la factibilidad económica?

La implicancia económica es muy importante porque estamos en presencia de una cuestión central que es la energía, que moviliza al mundo. Toda la actividad económica internacional se basó en los últimos 160 años en un precio de petróleo muy barato que permitió desarrollarnos por las vías del transporte y la complementación, en el caso de la petroquímica, para el desarrollo de bienes durables.

Esa implicancia en el cambio de paradigma debe movilizar recursos, trasformación de materia prima en origen, agregar valor a la economía tradicional del azúcar a través de una nueva alternativa productiva. El destino del alcohol ya no será para los usos tradicionales, como las bebidas, agroquímicos, cosméticos, sino para combustibles.

En cuanto a la rentabilidad, puede decirse que el precio del azúcar llegó a niveles máximos históricos, incrementándose la cadena de valor del azúcar significativamente. Producir alcohol y azúcar, transitoriamente resultó rentable.

¿Qué grado de viabilidad poseen las industrias azucareras al momento de este tipo de tratamiento?

La mayoría de las industrias se han involucrado directamente, para facilitar esta situación el Gobierno ha otorgado un cupo denominado cupo fiscal que le permite a los ingenios producir alcohol y colocar su producción en las compañías petroleras que hacen el corte, con lo cual hay, por un lado, programas de inversiones muy intensivos, por otro lado, una mayor demanda de empleo. Los dos grandes drivres de las implicancias económicas: Inversiones y empleo.

La complementariedad Estado-empresas privadas juega un papel importante…

Es clave, sin el apoyo estatal o un precio de referencia que sea remunerativo no se puede llevar adelante, no sólo en Argentina sino también en el mundo. La articulación tiene que ser intensiva para la resolución de los problemas, que en este plano son muchos. Hay que coordinar muy bien, estamos ante la presencia de un mercado regulado por lo que sin incentivos fiscales no se puede concretar esta iniciativa porque el precio del petróleo a nivel internacional, aún estando alto, todavía permite producir combustibles minerales que son más baratos que los biocombustibles. Si le sacamos los impuestos, que son muy elevados, a los combustibles derivados del petróleo siguen siendo bastante más baratos. Es un proceso que recién empieza, que va a llevar muchos años, pero en ese camino, en algún momento, la ecuación se va a revertir.

Si no producimos ahora con una visión a largo plazo como lo hizo Brasil, seguramente nos podemos encontrar que perdimos otra vez el tren de la historia.

¿Hay una tendencia que conduce a la extinción de los recursos no renovables?

Una vida sin petróleo es prácticamente imposible. Lo que puede ocurrir es que termine la economía del petróleo, como en su momento fue la del carbón y no nos vamos a quedar sin esos recursos, lo que habrá será un traspaso hacia otras alternativas. Pero sustituir al petróleo, al carbón, gas natural, es imposible, lo que hay son complementos que van creciendo en cuanto a su participación en materia energética. Hay una diversificación de una matriz energética en marcha, lo que ha sido una política de Estado implementada por el Gobierno nacional, que debe trascender a todos los gobiernos con el objeto de consolidarse.

FUENTE: EL SIGLO WEB

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido