biocarburantes

Terminal Puerto Rosario, acto por el 6° aniversario de la concesión

tpr-rosario-biodiesel“Rosario debe ser un puerto federal para liberarse del centralismo porteño”.

Salazar Boero llamó a las provincias del NOA y del NEA a operar por la ciudad en beneficio de sus economías y denunció trabas del gobierno nacional.

“El puerto de Rosario deberá ser grande o no será nada”. Con esa frase, que disparó un encendido aplauso, Guillermo Salazar Boero, el presidente de Terminal Puerto Rosario (TPR), concluyó su discurso en el acto por el 6º aniversario de la concesión.

Un puerto en franco crecimiento, que este año moverá 100.000 teus y podría llegar a los 200.000 en 2009, atrajo a la celebración –que se hizo en Metropolitano y que terminó en una gran fiesta a puro baile con Los Palmeras– al gobernador Hermes Binner, al intendente Miguel Lifshitz y a importantes empresarios de la ciudad, como el presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, Jorge Weskamp.

“Nuestro objetivo era tener un puerto oceánico, un puerto que le permita a los exportadores salir al mundo directamente desde Rosario sin pasar por Buenos Aires. Y lo logramos con la llegada de MSC”, resaltó Salazar. MSC opera con dos barcos por la terminal local a casi dos frecuencias por semana (ver aparte).

“Pero no es la única. Tendremos 3 o 4 líneas más operando en el corto plazo”, resaltó desde el estrado. Luego, en diálogo con punto biz, Salazar Boero dijo que las que están sobrevolando el puerto son Compañía Sudamericana de Vapores, China Shipping, ambas dos ya adelantadas por punto biz, a la que le sumó Evergreen, otra de las extranjeras fuertes en el negocio de contenedores.

Si bien el titular de TPR no arriesgo plazo de desembarco, aclaró que están en conversaciones y que las líneas están mostrando mucho interés.

Pero más allá de los anuncios de obras, negocios y desembarcos, el eje del discurso de Salazar Boero fue más político y estratégico. “Queremos convertir al puerto de Rosario en un puerto federal, un puerto que pueda ser usado por provincias del NOA y del NEA y que trabaje junto con las economías regionales de todo el interior para que puedan exportar sin tener que pasar por Buenos Aires”, resaltó.

En ese sentido, TPR –en alianza con el Enapro– están saliendo al interior para posicionar fuerte al puerto local, ya que a las empresas del interior les conviene operar por Rosario ya que ahorran costos, fletes y tiempo con respecto al puerto de Buenos Aires que está muy colapsado en sus accesos y operatoria. Así recorrieron provincias como Tucumán y San Juan, con quienes ya se tejen alianzas estratégicas, y van por Mendoza y Salta.

Pero Salazar alertó que el lobby del puerto de Buenos Aires conspira contra el desarrollo de la terminal local. Y puso un ejemplo de u$s 1 M. Resulta que la Aduana se llevó el único scanner que tiene para el interior y dejó a la terminal sin elementos de control, una tarea del gobierno y no del puerto cuyo negocio es la carga y descarga de mercadería.

Pese a las gestiones para que la Aduana vuelva a traer el scanner, TPR decidió invertir u$s 1M de su bolsillo para comprar uno propio y ponerlo a disposición de la aduna local. “No es mi función, pero mi miedo es que no me deje exportar”, se quejó el presidente del puerto

Y mientras el gobierno nacional no invierte en Rosario y sí descuida la Aduana local, como lo hace con el Senasa, prefiere invertir u$s 200 M para la construcción de un nuevo puerto en La Plata (financiado con subsidios provinciales y nacionales) para una terminal de cargas generales que compita con Rosario por las cargas generales del interior que están huyendo del puerto de Buenos Aires.

No es casual que el gobierno nacional, con poco apoyo en el interior y sí fuerte injerencia en el conurbano, esté volcando (y vaya a volcar más cuando lleguen las elecciones legislativas y luego presidenciales) más fondos en Buenos Aires.

“Hay que armar un lobby público privado para convertir al puerto de Rosario en algo trascendente. El puerto de Rosario será grande o no será nada”, dijo. Tanto el titular del Enapro, Ángel Elias, como Lifschtiz y el propio Binner recogieron el guante a la convocatoria que lanzó Salazar.

“Históricamente, el puerto es sinónimo de autonomía y rebeldía frente al centralismo porteño”, resaltó Lifschtiz. Y al ser consultado por punto biz sobre el caso del scanner, Binner resaltó: “No me sorprende es fiel a la historia centralista de este país, que en el pasado tuvo que hacer un tunel subfluvial entre Santa Fe y Ente Ríos porque la Nación no habilitaba un puente que conecte ambas provincias”.

Tras el acto, Salazar repitió ante los medios que “el centralismo porteño no ayuda al desarrollo del puerto” y llamó a “todas las provincias a juntarse para aprovechar el puerto de Rosario en beneficio de sus propias economías regionales”.

La pelea por un puerto federal es a largo plazo. “Hay que ir por un puerto más grande porque no alcanza con que un grupo de empresas de Santa Fe lo usen, lo tienen que usar todas las provincias, sobre todo las del NOA y del NEA, y nosotros estamos invirtiendo en infraestructura y atrayendo líneas para estar a la altura de la situación”, arengó.

Por Mariano Galíndez

Gentileza de Punto Biz para Nextfuel Argentina/biodiesel.com.ar

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir