biocombustibles

El Gobierno apura los incentivos para la producción de biocombustibles

LEYBIOCOMBUSTIBLESKirchner reglamentó la ley que hará obligatorio que las naftas se corten con aceites vegetales.

El Gobierno ha decidido darle el impulso final a la producción de biodiesel: el presidente Néstor Kirchner firmó ayer el decreto que reglamenta la ley 26.093 que promueve los biocombustibles. La ley, que fue sancionada en mayo de 2006, fue reglamentada un día después de que el Gobierno retomara el diálogo con el campo. Y justo cuando llegaron a Buenos Aires dos enviados del gobierno de Estados Unidos, país que está buscando socios para desarrollar biocombustibles y así reducir su dependencia del petróleo.

“La ley tendrá enormes beneficios ambientales y nos permitirá, junto con la energía nuclear, la eólica y el carbón, abrir nuestra matriz energética que era un problema en el 2003″, dijo el ministro de Planificación. La normativa prevé que, a partir del 2010, todos las naftas deberán tener un 5% de biocombustible.

De Vido se reunió ayer con el número tres del Departamento de Estados de los Estados Unidos, Nicholas Burns, y con el subsecretario para Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon, quienes llegaron de Brasil donde acordaron con el gobierno de Lula Da Silva producir etanol de caña en América Central.

El biodiesel puede ser la alternativa para que Estados Unidos se libere, al menos en parte, de su dependencia del petróleo. Esto le permitiría también poner distancia de los conflictos que tiene con quienes gobiernan en regiones donde hay crudo, como Irak, Irán o Venezuela.

Aunque por estos días es escaso el biodiesel que se produce en el país, se calcula que la Argentina podría ser el segundo productor de la región, después de Brasil. Si se cumple la ley 26.093 —que establece que todas las naftas deben ser “cortadas” en un 5% con biocombustibles—, en el 2010 se producirán 600.000 metros cúbicos de biodiesel y 260.000 de bioetanol.

Los biocombustibles son combustibles que se elaboran en base a organismos vivos o a sus desechos. Los más usados y desarrollados en el mundo son el biodiesel y el bioetanol, que reemplazaría a la nafta. Pero siempre se utilizan mezclados con naftas obtenidas de hidrocarburos.

El biodiesel se fabrica a partir de aceites vegetales, por eso su producción está vinculada a cultivos oleaginosos: soja, girasol o colza. Y el bioetanol se obtiene a partir de maíz, sorgo, caña de azúcar o remolacha.

La opción de que estos cultivos se reconviertan en un producto energético ha disparado los precios en los mercados internacionales, que apuestan al flamante mercado “agroenergético”.

“Los beneficios (de la ley) no son sólo para la soja, el girasol o el maíz, también para el cáñamo y al tártago, cultivos que se impulsarán desde Economía porque tienen un costo menor al de los commodities tradicionales”, aseguró De Vido.

Candelaria de la Sota  [email protected]

Fuente: Diario Clarin

   

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido