argentina

La Asociación Maíz Argentino también representará al sorgo

sorgo-biodieselAmbos cultivos comparten mercados, usos y proveedores.
En la última reunión del Consejo Directivo de la Asociación Maíz Argentino (Maizar), los representantes de la cadena coincidieron en la necesidad de incorporar el cultivo de sorgo en el marco institucional de la entidad. 

Al maíz y al sorgo los une algo más que su condición de granos forrajeros. Comparten usos, mercados, productores, semilleros, investigadores y el mismo viento a favor que los está llevando a recuperar protagonismo. 

“Desde la Asociación Maíz Argentino (Maizar), concluimos hace pocos días que es necesario formalizar la incorporación del sorgo y todos sus actores como parte de la gran institución que representa a la cadena del maíz en nuestro país”, explicaron desde la institución. De esta forma, Maizar se denomina ahora Asociación Maíz y Sorgo Argentinos y es el ámbito desde el cual se trabaja también por este tradicional cultivo.

Desempeño. El sorgo viene creciendo en forma sostenida y acompaña el auge del maíz y el impulso que acarrean los biocombustibles. En la última campaña se sembraron 620 mil hectáreas de sorgo. Hace tres años, el área apenas alcanzaba las 474 mil. Para la próxima siembra, si el tiempo acompaña, se espera que puedan cubrirse 650 mil hectáreas con sorgo.

El pico productivo de este cultivo en el país se produjo durante la década de 1980. Puntualmente, la mayor superficie sembrada (2,52 millones de hectáreas) se concretó en la campaña 1982/83. A partir de entonces, comenzó a perder competitividad frente a los demás cultivos, para ser particularmente marginado al ritmo del crecimiento del cultivo de soja en el país.

En la Asociación coinciden en que a la luz de los nuevos precios que tienen los granos, el sorgo puede convertirse en un cultivo interesante con posibilidades de recuperar importancia en el país. Sus usos son muy similares a los del maíz, puesto que es un grano forrajero por excelencia, de muy buena aceptación y demanda en el mercado internacional. A su vez, es utilizado para consumo humano y la elaboración de biocombustibles. En varios países de África y Centro América, resulta un insumo muy importante para la alimentación.

Desde Maizar sostienen que con el nuevo escenario de precios que hay a nivel mundial se abre una buena perspectiva para este cultivo. La superficie a implantar con sorgo va a crecer en Argentina porque en muchas zonas tiene características fitogeográficas, vinculadas a la lejanía de los puertos, que son muy aptas para producir sorgo. Con los nuevos precios, pueden comenzar a considerarse los fletes. Además, el sorgo es un cultivo muy útil en la rotación, sobre todo en planteos con soja, donde deja un alto nivel de rastrojo muy bueno para la estructura del suelo. Los criaderos vienen duplicando campaña tras campaña la cantidad de semillas que introducen al mercado.

Fuente: La voz del interior

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido