biocarburantes

BIOCOMBUSTIBLES, AUMENTA EL NIVEL DE INVERSIONES Y SE ACERCA OTRO CORTE EN NAFTAS

CURSO-DE-BIODIESEL-ARGENTIN.gifSólo esta semana se anunciaron proyectos por casi u$s60 millones. Y se prevén nuevos desembolsos por u$s300 millones en el mediano plazo. Los protagonistas del sector auguran continuas inyecciones de capital hasta 2011. La presencia del biodiesel en los surtidores se elevaría a 7% antes de diciembre.

El status de la Argentina como productor de biocombustibles de relevancia mundial sigue acumulando potencia.

Sucede que a la entrada en vigor, a principios de año, del corte con etanol y biodiesel para las naftas, que aceleró la demanda local de estos productos, ahora se suman la continua puesta en marcha de proyectos orientados a elevar aún más la producción de aceites orientados al mercado de los combustibles.

Sólo esta semana, el interés por desarrollar destilados a partir de cultivos como la soja concentró anuncios por casi 60 millones de dólares.

La primera iniciativa, derivada de una acción coordinada por la Cámara de Agroalimentos y Biocombustibles de Córdoba (Cabiocor), las firmas Man Diesel y CaribNRG, y la estatal Enarsa, comprende la construcción de una planta generadora de energía en la localidad mediterránea de Villa María.

Dicho proyecto, orientado a la producción de electricidad, demandará una inversión superior a los 50 millones de dólares en un plazo de dos años. La segunda propuesta, en cambio, consiste en la instalación de una planta de producción de biodiesel en la ciudad de Zárate.

Promovida por la firma ALS Bioenergy, la iniciativa contempla la construcción y operatividad de instalaciones capaces de generar 60.000 toneladas anuales de combustible a base de granos de soja. La inversión: u$s9 millones.

Estos desembolsos, que comenzarán a hacerse efectivos en el mediano plazo, cuentan con antecedentes inmediatos como los u$s300 millones confirmados hace pocas semanas por la firma Green Pampas para levantar muelles, centros de acopio y servicios de infraestructura en la costa del río Paraná.

Desde la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), Fernando Peláez, titular de la entidad, señaló que los alcances de esta tendencia podrían perpetuarse incluso hasta principios del año próximo.

“Vemos inversiones muy fuertes entre el último trimestre de 2010 y la primera parte del año que viene. El biocombustible no es un sector que se ajuste a una tendencia pasajera. En ese período se sumarán hasta u$s200 millones en desembolsos orientados sólo al biodiesel. Una cifra similar podría aplicarse a la producción de etanol”, comentó a iProfesional.com.

“Pero también hay que tener en cuenta que las plantas demoran su tiempo en empezar a producir bio. Algo a tener en cuenta es que la mayoría de las empresas, que están apostando por este segmento, son de capital local. Los grandes fondos internacionales, que eran los más interesados hace cuatro años, hoy prácticamente están desaparecidos”, agregó.

Para Peláez, la posibilidad de que este año el corte del 5% vigente para el gasoil y las naftas se estire hasta alcanzar un 7% de participación en los tanques de los automóviles aparece como otro argumento que impulsará nuevas ampliaciones en las plantas de bio ya operativas.

“Que se incremente el corte puede ayudar a que suba la demanda de producto argentino en detrimento de la exportación de gasoil que se está haciendo. Aunque un cambio así tiene sus tiempos y sus ensayos, este año se podría llegar tranquilamente a un nivel de participación del 7%. Luego se verá si alcanzamos un 10%”, expresó.

El directivo puntualizó que esta serie de potenciales cambios en el mediano plazo se está analizando de manera conjunta con todos los protagonistas del sector privado: los propios fabricantes de biodiesel, automotrices y empresas petroleras, responsables de la distribución de este combustible alternativo.

Según Peláez, el corte actual del 5% le está garantizando a las plantas que operan el país la entrega de hasta 60.000 metros cúbicos sólo de biodiesel. En otras palabras, cerca del 30% de la producción local de este producto se consume dentro de la Argentina.

“La demanda interna está haciendo que, por ejemplo, poco a poco se sumen distintas plantas a la producción. Hasta el momento sólo entregaban las instalaciones que están operativas desde el año pasado. Bueno, a partir de inversiones, se está fomentando un nivel de elaboración que abastecerá tranquilamente para que se suba el corte al 7%”, señaló.

La posibilidad de seguir creciendo

En la actualidad, y según la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno (AABH), el segmento ya mencionado presenta las siguientes particularidades:

Por estos días, la capacidad para la producción de biodiesel es de 2,6 millones de toneladas.

El país tiene previstas exportaciones por 1,5 millones de toneladas de biocombustibles para 2010.

Durante este primer año de la entrada en vigencia de la ley, se destinarán al mercado interno 500.000 toneladas como parte del cupo para cortar el gasoil.

Peláez destacó que en la Argentina, “de aquí al primer trimestre de 2011 se van a realizar inversiones por u$s200 millones” que van a ampliar la capacidad instalada en unas 600.000 toneladas.

De este modo, en el corto plazo habrá posibilidades de producir 1,2 millones de toneladas extras que, según Claudio Molina, director ejecutivo de la AABH, tranquilamente podrían permitir llevar el nivel de corte a un 15%, haciendo un ajuste en las exportaciones.

Al respecto, este ejecutivo señaló que el sector proyecta seguir creciendo a tasas chinas y que los niveles de producción permitirán tener un muy buen equilibrio entre demanda interna y externa.

“Estimamos que, de las 3,2 millones de toneladas de capacidad que habrá en 2011 pasaremos, en dos años y medio, a unas 4 millones, mientras que, para el 2015, superaremos el techo de los 5 millones de capacidad instalada”, destacó a este medio.

Subir el corte no traerá efectos negativos

A la hora de analizar las particularidades del uso de biodiesel e incrementar el corte por encima del 5%, Molina aseguró que los automovilistas, “no van a tener que realizar ningún cambio en sus vehículos”. Y agregó que “sólo aquellas unidades anteriores a 1990 sí tendrán que incorporar pequeñas modificaciones”.

Además, destacó que “este biocombustible es un diesel premium. No tiene azufre y brinda un nivel de lubricación muy bueno para el motor, lo que posibilita un andar mucho más suave, sumado a que ayuda a reducir de manera sustancial la emisión de gases contaminantes”.

El directivo recalcó que las automotrices no van a tener problemas en aceptar este aumento del corte ya que “hay estudios que avalan las ventajas del uso del biodiesel”.

En esa dirección, hizo hincapié en un experimento que hizo la Universidad Técnica Nacional (UTN), que realizó más de 100.000 kilómetros con un vehículo con una mezcla conformada por un 20% de biodiesel con resultados muy alentadores.

A la hora de realizar proyecciones, Molina se mostró sumamente optimista: destacó que al igual que en 2009, la Argentina este año se consolidará en el primer puesto entre los exportadores de biodiesel y que, con el aumento de la capacidad, peleará por colocarse entre los principales productores mundiales.

Patricio Eleisegui

© iProfesional.com

FUENTE: INFOBAE

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido