bioenergía

¿ESTA ARGENTINA PREPARADA PARA ENFRENTAR EL CALENTAMIENTO GLOBAL?

La próxima década será crucial para implementar acciones de adaptación al cambio climático, un fenómeno irreversible y acumulativo que ya tiene efectos en la producción, la economía, la salud y los negocios. Los desafíos más urgentes. 

Al Gore, el ex vicepresidente de los EE.UU., definió alguna vez a la crisis climática como “el desafío más significativo que la civilización humana haya enfrentado jamás”. Es un hecho científico que el cambio climático está entre nosotros y que ningún país está exento de la amenaza medioambiental. Tampoco la Argentina. Expertos en diferentes áreas consultados por We apuntan cuáles son los 10 principales desafíos para contrarrestarlo:

1. Energías renovables

El sector energético “es el que aporta mayor cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global, y particularmente en la Argentina, cuya matriz energética está basada en un 90% en combustibles fósiles: petróleo y gas natural”, destaca Juan Carlos Villalonga, de Greenpeace. En el documento Una política Energética Verde para la Argentina, el especialista señala que “para 2025, el país debe cambiar su matriz energética hoy fuertemente dependiente de los combustibles fósiles, por una de alto componente de energías limpias y renovables”. Esto incluye el redireccionamiento de los subsidios, hoy orientados a los hidrocarburos, hacia formas de energía más limpias y eficientes, como la eólica, cuyo potencial es enorme.

2. Sistemas de producción integrados

Se necesita una nueva revolución industrial, que priorice la utilización de energías renovables, y la concepción de los productos pensando en su reutilización. El concepto de diseño C2C (de la cuna a la cuna), gana adeptos en el mundo, dado que en lugar de seguir los procesos lineales en los que un producto se crea y se descarta, se construye un ciclo, como el de la naturaleza. El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrolló un plan para ser aplicado en los municipios que contempla: eficiencia energética, procesamiento de residuos urbanos e industriales, diseño de unidades productivas pequeñas y descentralizadas, para que cada comunidad pueda abastecerse de productos básicos, evitando los costos de transporte y logística.

3. Planificación Urbana

Para 2050, el 70% de la población mundial vivirá en centros urbanos. Los problemas de transporte, consumo energético y generación de residuos se multiplicarán para entonces. La ciudad de Buenos Aires presentó su propio plan ambiental durante la Conferencia de Alcaldes por el Clima, que incluye una meta de reducción de emisiones del 30% para el período 2010-2030. El plan contempla el recambio de luminarias de alumbrado y semáforos por LED (un sistema de iluminación que consume cinco veces menos energía que las lámparas incandescentes), la utilización de biodiesel de aceite vegetal en el transporte de pasajeros, la ampliación de bicisendas, redes de subtes e impulso a los automóviles híbridos y eléctricos.

4. Salud

Como consecuencia del aumento de las temperaturas globales, se está extendiendo el área de influencia de enfermedades tropicales. “Se calcula que en los próximos 20 años habrá entre 220 y 400 millones de casos adicionales de malaria, 3.500 millones de casos de dengue, y también se extenderán otras enfermedades infecciosas como la leishmaniasis”, señala el climatólogo Osvaldo Canziani, ex integrante del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC). Asimismo, los cambios en la distribución, cantidad y calidad de los pólenes, así como la contaminación ambiental, ya están provocando una mayor prevalencia de asma y alergia y un empeoramiento de los síntomas.

5. Producción agrícola

Un incremento de temperatura mayor a los 2° y la ocurrencia de eventos climáticos extremos impactará de lleno en la actividad agrícola, beneficiando a algunas zonas y cultivos (especialmente la soja genéticamente modificada), y perjudicando a otros. Según el informe del Banco Mundial Desarrollo con menos carbono: respuestas latinoamericanas al desafío del cambio climático, una disminución en las precipitaciones en las regiones áridas y semiáridas de Argentina, podría causar una grave escasez de agua en los próximos años. Asimismo, se espera que entre un 47 y 100% de las zonas de mayor riesgo de inundaciones en Argentina y Uruguay tengan una exposición aún mayor a precipitaciones intensas. El informe también prevé, “una reducción promedio del rendimiento de 4% en trigo, 9% en maíz y 14 % en soja en el norte del país”, y un aumento del rendimiento para los tres cultivos, promediando 14% en trigo, 19% en maíz y 67% en soja para la región sur.

6. Instrumentos Financieros

En la Cumbre de Copenhague, se cerró un acuerdo impulsado por los EE.UU., Brasil, India, China y Sudáfrica -con la oposición del bloque del ALBA (Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Cuba) y Sudán-, que estableció un fondo de u$s10.000 millones entre 2010 y 2012 y u$s 100.000 millones anuales a partir de 2020 para financiar programas de mitigación y adaptación en los países menos desarrollados (Argentina no está incluida). La cifra resulta exigua si se la compara con los u$s700 mil millones que desembolsó el gobierno norteamericano para salvar a un grupo de bancos tras la crisis subprime.

7. Exportaciones libres de carbono

Una tendencia creciente en el comercio internacional es exigir a los productos el etiquetado de la huella de carbono, donde conste las unidades de carbono equivalentes consumidas en la producción y transporte de la mercadería. Esto pondría en desventaja a las exportaciones argentinas, por su lejanía de los mercados centrales. Según FLACSO, un tercio de los productos que exporta el país tienen una intensidad de carbono alta (carnes, aceites, textiles). Las mayores emisiones de gases de efecto invernadero en el país no provienen de la industria, sino del sector energético y de las actividades agrícola-ganaderas. Reducir la intensidad de carbono de las exportaciones demandará reconvertir la matriz energética, y los sistemas de cultivo y alimentación del ganado.

8. Pobreza

El cambio climático “acrecentará las desigualdades sociales y la pobreza”, afirma la economista Cecilia Ugaz, representante del PNUD de la ONU. Las principales amenazas que traerá el aumento de las temperaturas en la próxima década son: la caída de la productividad agrícola, la inseguridad del agua, mayor frecuencia de lluvias, sequía e inundaciones, desaparición de ecosistemas y reaparición de enfermedades que se creían controladas.

9. Consumo

Las nuevas generaciones son más conscientes del cambio climático y surgen pequeñas acciones, como el llevar la propia bolsa para hacer las compras en lugar de utilizar bolsas de plástico contaminantes, o exigir, además de precio y calidad, que el producto que se está comprando no dañe el medio ambiente.

10. Oportunidades de negocios

El cambio climático plantea limitaciones al crecimiento de las economías, pero también oportunidades, desde reconvertir la producción agrícola-ganadera, hasta textiles, muebles, juguetes, electrónica y viviendas sustentables. Otro mercado a desarrollar es el de los seguros ambientales. Si bien en 2002 se sancionó la ley de Ambiente, que obliga a las actividades riesgosas a contratar un seguro de cobertura para garantizar la recomposición del daño que pudiera producir, su exigencia aún no es generalizada.

Por Maria Gabriela Ensinck

Fuente: El Cronista

2 Comments

2 Comments

  1. sandro

    septiembre 8, 2010 at 9:58 am

    me encanta este tema siempre lo trabajamos con los profesores

  2. León Chancalay

    septiembre 14, 2010 at 10:42 am

    EL CAMBIO GLOBAL DEL CLIMA ES El RETO DEL SIGLO XXI?

    Entre el día 3 al 5 Noviembre se desarrolló en Mendoza el curso
    denominado Recursos Hídricos y Cambio Climático; La Gestión Integral de los Recursos Hídricos ante Escenarios Climáticos Cambiantes, donde participaron diferentes Profesionales Argentinos expertos en distintas especialidades y de diferentes organismos Provinciales, Nacionales e Internacionales de Investigación como IANIGLA-CONICET (Instituto Argentino de Nivología Glaciología y Ciencias Ambientales), ICA Cuyo (Instituto de Ciencia Ambientales Universidad de Cuyo), Arg Cap Net (Red Argentina de Capacitación y Fortalecimiento de la Gestión Integrada de los Recurso Hídricos), Secretaría de Medio Ambiente de Mendoza , INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), el INA(Instituto Nacional del Agua), UNLitoral (Universidad Nacional del Litoral), UNCuyo (Universidad Nacional de Cuyo) participantes algunos de ellos del Informe del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change) estuvieron disertando en el mismo.
    Comprender y transmitir este nuevo fenómeno que crea uno de
    los desafíos más importantes y trascendentes del hombre de nuestros tiempos, que sin duda van a modificar estructuras económicas, políticas y sociales, y porque no decirlo el desafío a la supervivencia de nuestra especie. Asimilar y visualizar estos nuevos retos nos serviría para adaptarnos, aprovechar nuestros recursos y fortalezas como comunidad para poder competir en un nuevo orden generado por el Cambio Climático y los Recursos Hídricos que se perciben como los ejes de los Conflictos Sociales del Siglo.
    No creo que podamos frenar, detener o aletargar cambios que se
    observan se encuentran en aceleración, los aumentos continuos de temperatura, la tormentas de tierras, la evapotranspiración cada vez más importante que se va realizando en nuestra zona es solo una simple y pequeña muestra de lo que nos toca transitar. No podemos dejar la oportunidad de observar nuestro Presente y poder percibir el rumbo del futuro.
    El reloj de nuestra Historia está en marcha y no podemos perder
    tiempo en egoísmos personales, sectoriales, económicos o filosóficos que no nos permitan vislumbrar que la única manera de poder seguir compartiendo este reto de Vivir va mas allá de diferencias particulares, buscando las coincidencias que nos lleven a unir esfuerzos, el desafío de poder construir una mejor comunidad para las nuevas generaciones debe ser sin duda el Plan Estratégico de Nuestro Tiempo.
    La Argentina posee diferentes problemáticas ocasionadas por la
    acentuación de los fenómenos meteorológicos, regiones con sequías como es la zona mediterránea, o de precipitaciones excesivas como en la cuenca alta del Paraná, o el caso más relevante la pérdidas de los Glaciares en la Cordilleras de los Andes y Antártida.
    Hay una gran preocupación científica de estas anomalías que
    penden sobre nuestras cabezas como la Espada de Damocles, buscar una certidumbre de cuál será el comportamiento del Clima es sin duda el desvelo de muchas mentes.
    Estos Días de compartir junto a Científicos, Especialistas
    Argentinos en este Curso, que mas que Curso fue un Seminario de Cambio Climático Global en Mendoza, nos alienta a sentir que hay mucha más gente comprometida con el futuro NUESTRO y de las próximas generaciones de lo que uno cree.

    El Agua como los recursos no renovables deben ser proclamados
    como estrategia nacional y tienen que ser protegidos rigurosamente con leyes realizadas en defensa de nuestros intereses como País y con un planeamiento de desarrollo sustentable para hacerlo. No es posible que se siga dilapidando este Bien Social y esta energía, que mueve la economía mundial y dejemos en manos de cualquier empresario o empresas extranjeras hacer genocidios ambientales en el territorio nacional, arrebatando nuestras riquezas, nuestro Paisaje, nuestras Sociedades, destruyendo nuestro pasado y haciendo ablación de nuestro futuro.
    La Ley de protección de Glaciares es solo una herramienta a corto
    plazo que plantea ver como agoniza la fuente de Vida que tienen los Andinos, creo que debemos ir por mas, por tratarlos de preservar como hacen los Franceses, tapándolos para disminuir la pérdida por la radiación solar en tiempo estival, no permitir excursiones deportivas o turísticas a esa zona, y mucho menos asentir prospecciones de cualquier industria, Y si no existieran ya los Glaciares, periglaciares o los escombros de glaciares debemos también ir por el conteiner que los cobijaba. No proteger la Montaña o alta montaña significa condenar a la extinción de la vida a esas latitudes, ya que es un medio natural de recolección de agua a través de las precipitaciones níveas y líquidas.
    Este cambio Global Climático nos está demostrando que debemos
    comenzar ya, como decían los griegos este es nuestro kayros, para empezar el cambio en el pensamiento social, para lograrlo, cada sujeto de esta sociedad debe ser protagonista de los acontecimientos. Deberemos realizar nuestra Alquimia interior de nuestro Ser, de Nuestras Vidas para provocar un verdadero cambio de las comunidades?. En esta sociedad donde Observamos LA DEFORESTACION DE VALORES CARDINALES, donde hay un súper desarrollo Tecnológico acompañado de un sub desarrollo moral, que desequilibra la balanza en contra del Hombre mismo, Sera que El AMOR por el prójimo, el AMOR a nuestra Tierra, el AMOR a nuestro ambiente, el AMOR a nuestros padres, el AMOR a nuestros antepasados, el AMOR a nuestra descendencia, el AMOR por nuestra especie, salvará al hombre de su propia destrucción?
    Tengamos FE y Esperanza, pero seamos partícipes activos de esta
    realidad, con nuestro futuro, con el proyecto de una Vida Digna.

    León Chancalay
    San José de Metán- Salta-Argentina
    [email protected]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir