biocarburantes

Acor culmina su apuesta por el biodiesel en su planta de Olmedo

biodiesel-acor-olmedo-spainLa planta cuenta con dieciséis silos, con capacidad de almacenamiento de 10 toneladas de colza cada uno, algo menos de girasol.Pablo Requejo.

Este año transformará 30.000 toneladas de girasol y colza.

La fábrica puede llegar a procesar hasta 160.000 toneladas.

La azucarera de Acor en Olmedo vive estos días una actividad febril. Pero ya no está sola al lado de la nacional 610. Su vecina y ‘hermana’ planta de biodiésel también se encuentra en periodo de recepción de girasol, después de la llegada de la cosecha estival de colza.

Entre una y otra semilla recibirá este año prácticamente 30.000 toneladas procedentes de los campos de Castilla y León, en la que será su primera campaña completa, después de iniciar su actividad en pruebas el pasado año. Muy lejos aún de su capacidad de procesado, que llega a las 160.000 toneladas.

Por el momento, los socios de la cooperativa y el resto de los agricultores de la Comunidad no se acercan ni de lejos a la producción de oleaginosas que requiere la fábrica, por lo que ya el pasado año hubo que comprar fuera. De esas 30.000 toneladas, algo menos de 10.000 son de colza. “Se introduce, pero muy lentamente”, asegura el director de la planta de biodiésel de Acor, Javier Areños, quien achaca esa tímida implantación de cultivos al bajo precio del cereal de hace dos años.

Pese a todo, la búsqueda de alternativas a la remolacha, limitada por la organización común del mercado (OCM) del azúcar, va encontrando respuestas en las nuevas instalaciones de Acor. Los productores reciben este año entre 215 y 220 euros por tonelada de girasol y en torno a los 235 por la de colza, en función de la calidad.

Tras la inversión de 60 millones de euros, la planta está lista para producir hasta 100.000 toneladas de biodiésel al año y en torno a 12.000 de glicerina, el otro producto que se extrae a la vez que el aceite vegetal. El residuo seco se convierte en harina para piensos, con una capacidad de producción que sobrepasa las 90.000 toneladas.

Proceso completo

La fábrica de Acor en Olmedo es la única de España que realiza todo el proceso, desde la recepción de la semilla a la comercialización final. Y la única de Europa al menos de nueva construcción, ya que en otros países lo que se ha hecho en determinados casos es implantar el procesado del biodiésel, también llamado metiléster, al lado de las industrias que producen el aceite vegetal previo. “Es un proyecto agrario, hecho pensando en los agricultores”, explica Areños para subrayar las diferencias con otras fábricas del sector. De hecho, puntualiza, si como en otros casos la planta se limitase a comprar en aceite en bruto para tratarlo después, bastaría con alrededor de un tercio de las instalaciones creadas por Acor.

En un futuro no se descarta, además, ampliar todos los servicios en espacios reservados al lado de cada paso de la transformación y que podría llegar a duplicar las infraestructuras.

La planta da empleo a medio centenar personas, que en su punto de máximo rendimiento sumará 8.000 horas de trabajo anuales.

Antes de alcanzar ese punto óptimo de producción se espera despejar más de una incertidumbre en el sector, con una situación que favorece la importación de biodiésel del exterior. El impuesto 0 de este producto para favorecer las energías renovables se ha convertido en un escollo para las fábricas nacionales, que viven “una situación delicada”. Sale más barato traer metiléster de otros países en los que esté subvencionado en origen, como Estados Unidos, Argentina o Malasia, que adquirirlo en el mercado nacional, precisa Areños.

De cada kilo de pipa de girasol un 42% se convierte en aceites y alrededor del 50% en harina. El combustible ecológico resultante de la parte grasa de la semilla pasa unos controles estrictos en la fase final de laboratorio. Aunque pueda parecer que el biodiésel es sólo cosa de unos pocos surtidores, su presencia en el mercado no es tan anecdótica. Cualquier diésel tiene que estar compuesto, según marca la normativa, por un 2,5% de combustible de origen vegetal. Su precio en el mercado se sitúa, en función de diferentes parámetros, entre los 630 y los 650 euros por tonelada.

C. Monje/Valladolid

Fuente: El Mundo/Spain/España

1 Comment

1 Comment

  1. Ana

    junio 12, 2012 at 5:12 am

    Estimados Señores he conocido su empresa y me resulta interesante el proyecto y servicios. Me gustaría trabajar con ustedes, creo que tengo el perfil que buscan.
    Me gustaría que me mandaran un correo para poder mandar mi curriculum.

    Les mando un saludo atentamente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido