biodiesel-argentina

Biodiesel y etanol, la industria de los biocombustibles en Argentina se prepara para el corte obligatorio

DSC_0097La industria del biodiesel exportará este año 1,1 millón de toneladas. Pero al mismo tiempo, desde enero, se incrementará el mercado interno.

Foto: archivo Nextfuel Argentina

Fernando López King.

A mediados de noviembre, las 18 fábricas de biodiesel habilitadas deberán comenzar a abastecer a las compañías petroleras para que puedan cumplir con la obligación de mezclarlo con el combustible fósil, a partir del 1º de enero de 2010. Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno señaló que el corte obligatorio será el inicio de una nueva etapa para esta industria, en la que se llevan invertidos 500 millones de dólares.

Según estimaciones de mercado, para cumplir con la disposición oficial del corte obligatorio en las naftas con biodiesel y bioetanol se requieren 650 mil toneladas anuales de biocombustible. Dentro del panorama de la industria local, hay ocho pequeñas y medianas empresas que reúnen una oferta de 230 mil toneladas. El resto será aportado por las grandes firmas exportadoras.

El cupo

El régimen arranca con un cupo fiscal para 2010. Las empresas con capital accionario mayoritario en manos de productores agropecuarios o del Estado —como lo establece la ley 26.093—, tendrán prioridad para calificar para el cupo definitivo.

El resto será distribuido a prorrata entre las empresas que inicialmente participarán del programa (me refiero a las dieciocho antes citadas)”.

Precisamente, en noviembre, las fábricas deberían comenzar con el abastecimiento a las compañías petroleras, de manera que puedan cumplimentar el corte.

La demanda

Por otra parte, en noviembre también se llevará a cabo la licitación de Enarsa para la instalación de 1.000 Mw de energía renovable, en el marco de un programa oficial. De ese total, hay un segmento para la generación de 150 Mw con biocombustibles.

“Esto abre un potencial de demanda de biodiesel del orden de 150.000 a 200.000 toneladas anuales, en tanto y en cuanto haya ofertas para este tipo de generación eléctrica. Dicho volumen de biodiesel será adicional a las 650.000 toneladas requeridas por el corte entre gasoil y biodiesel”, explicó Molina.

La capacidad de producción de biodiesel en todo el país es del orden de los 2,2 millones de toneladas. Se invirtieron 500 millones de dólares para levantar esas instalaciones. Si bien en estos momentos hay una pausa en las inversiones en proyectos nuevos, varios de los que están en carpeta avanzarán pronto ni bien se normalice la situación económica y financiera del país y del mundo.

Exportaciones

Las exportaciones de biodiesel serán de 1,1 millón de toneladas este año. Molina explicó que durante el primer trimestre la actividad fue muy baja, producto de la crisis y las enormes existencia de biodiesel estadounidense subsidiado que se había acumulado en Europa.

Pero luego el comercio internacional se recuperó y en el último trimestre, la actividad de la industria alcanzó niveles de ocupación de entre 80 y 90 %.

De esta manera, el promedio ponderado de ocupación de las fábricas en todo el año será del orden del 60%, un valor que Molina consideró “muy importante si tenemos en cuenta el paro inicial”.

Es mas, para el año próximo el nivel de actividad “puede alcanzar valores promedio récord, superiores al 90%, si se mantienen las condiciones internacionales y tomando en cuenta también que entrará en vigencia el corte de gasoil con biodiesel en el mercado interno”.

El aumento del precio del petróleo registrado en los últimos meses mejoró la situación relativa del biodiesel, pero igualmente, para que este combustible sea competitivo se necesitan políticas públicas activas en todo el mundo, con exenciones fiscales y/o subsidios.

Molina aclaró que el grueso de la demanda de biodiesel deriva de las disposiciones oficiales que obligan a usarlo, principalmente en la Unión Europea.

“Los mercados voluntarios se vieron muy afectados por la caída del consumo de gasoil y los bajos precios relativos del petróleo y sus derivados, registrados durante una parte significativa del año en curso”, dijo.

En estas circunstancias, la competitividad del biodiesel argentina fue un factor decisivo al momento de hacer valer las preferencias de los consumidores extranjeros.

El etanol

En tanto, en relación al bioetanol las inversiones planeadas en principio fueron del orden de los 200 millones de dólares. Sin embargo, la crisis económica-financiera mundial desaceleró el ritmo de inversiones.

De esta forma, durante 2010 la oferta de etanol será parcial y no alcanzará para abastecer los aproximadamente 282.000 metros cúbicos que demandarán “las petroleras para cortar las naftas con un 5% de etanol”, indicó el director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno.

En rigor, los ingenios deberán comenzar con las entregas de bioetanol a partir de 15 de noviembre, de manera que se pueda iniciar el corte el 1º de enero de 2010, y en función de ello, están evaluando alternativas para presentar al gobierno nacional.

Fuente: La Capital

1 Comment

1 Comment

  1. MARTIN

    noviembre 13, 2009 at 10:35 am

    Respecto a la licitación de ENARSA, para el segmento de 150 MW de generación, no creo que sea apropiado pensar en utilizar biocombustibles líquidos.
    Para este propósito hay que pensar en biocombustibles sólidos (biomasa), de gran presencia en la zona de aserraderos (Misiones) y otros centros forestales del país.
    Utilizar biodiesel para generación eléctrica sería un desperdicio, ya que no se estaría aprovechando una de sus principales ventajas respecto a otras energías renovables: la factibilidad de utilizarlo como combustible para medios de transporte convencionales.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido