biocarburantes

Para EE.UU., el precio de los commodities llegó a su techo

maiz-commodities-biofuelsTras el máximo de marzo.
Obligará a la Argentina a una revisión de los ingresos fiscales por retenciones.

Los precios de las materias primas se estabilizarían siempre y cuando siguieran creciendo China y la India.

WASHINGTON.- La Argentina deberá hacer un esfuerzo fiscal adicional el año próximo si quiere mantener el superávit y despejar las dudas acerca de si podrá afrontar sin sobresaltos el pago de la deuda.

Si se cumplen las proyecciones del Ministerio de Agricultura norteamericano (USDA, según sus siglas en inglés), los precios de las materias primas agrícolas no se derrumbarán, pero se quedarán en precios mucho más cercanos a los actuales que a los siderales que tuvieron poco tiempo atrás. 

Los relevamientos indican que desde el máximo registrado en marzo los precios del trigo cayeron 42%; los del maíz, 33% desde junio, y los de la soja, 23% desde principios de julio. Aunque los técnicos del gobierno norteamericano que hablaron con LA NACION no esperan un desplome sostenido de las cotizaciones, tampoco confían en que haya una recuperación significativa de los valores.

Esto obligaría al país a calcular que los ingresos provenientes de las retenciones agrícolas ya no tendrán alzas significativas por mejoras de los precios y que las variaciones tendrán más que ver con las cantidades exportadas. Para el gobierno de EE.UU. será crucial el valor que tenga el petróleo, lo que pondrá un piso a las cotizaciones del resto de las materias primas.

Las proyecciones están hechas sobre la base de que el mundo continuará en crecimiento, lo que sostendrá la demanda de China y la India. En particular, China podría estar evitando el camino de una mayor ralentización de su economía aplicando tecnologías de mejor aprovechamiento de la energía, ya que en la última década su incremento anual de la demanda de petróleo importado fue alarmante.

“Para hacer las proyecciones hay que tomar un supuesto y nuestros economistas aceptan una probabilidad razonable de que el crecimiento mundial continúe. Por supuesto que hay riesgos y hay alguna gente que cree que el escenario puede ser otro; nosotros no estamos previendo un escenario de hundimiento de la economía”, explicó uno de los responsables del estudio.

Los riesgos de una fuerte desaceleración en Europa, de una estanflación norteamericana y de las obvias consecuencias para el resto de la economía son citados por muchos especialistas que creen que aún es desconocida la profundidad de la crisis de las hipotecas de mala calidad.

Si la economía mundial no sufre una desaceleración muy importante, entonces los precios de las materias primas alimenticias habrán caído, pero marcado un nuevo piso del que no descenderán fácilmente, tal como ocurrió luego de los bajos precios de principios de los 70.

Los precios de las materias primas alimenticias fueron empujados en los últimos tiempos por caídas de la producción en algunos países como Australia, altos precios del petróleo, producción de biocombustibles, crecimiento económico rápido en muchos países en desarrollo que comenzaron a demandar más comida, crecimiento de la población en países en desarrollo, la depreciación del dólar, lento crecimiento de la productividad agrícola y la intervención de fondos especulativos de cobertura en los mercados de futuros.

Esas alzas fueron amplificadas por las políticas de los países exportadores, que restringieron o prohibieron las ventas al exterior, como en el caso argentino, y por los países importadores, que en la desesperación por cubrirse anticiparon fuertemente sus compras, generando más demanda.

Por Jorge Oviedo Enviado especial

Fuente: La Nación

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido