biocombustibles

Locos por el biocombustible: multiplican por cuatro una millonaria inversión

Rosario-biodiesel-bio-energUn proyecto industrial al estilo europeo.
Les subieron retenciones y a las grandes cerealeras ya no les cierra tanto el tema. ¿Cómo readecuaron el negocio para que sea viable? ¿Quiénes son?

Integración productiva con cooperativas agrícolas y diversificación de subproductos para estar a tono con las tendencias ambientalistas, las claves de un proyecto que se construye aquí nomás.

Rosario Bionergy multiplica por cuatro el monto de la inversión que le permitirá ingresar en el prometedor rubro de los biocombustibles. La industria que construye su planta en Roldán desembolsará u$s 10 M, en lugar de los u$s 2,5 M que estaban inicialmente previstos, en el marco de una readecuación global del negocio.

Rosario Bioenergy es un emprendimiento de inversionistas nacionales y europeos, reunidos en torno a dos figuras visibles: el rugbier (ex Puma) Federico Pucciarello y el economista Juan Leguizamón.

Los dos crecieron en Rosario, se hicieron amigos y compartieron la pasión por la ovalada, y ahora se volvieron a juntar para desarrollar este nuevo emprendimiento. Pucciarello, que aún juega rugby profesional en Europa, contactó a empresarios europeos que comercializan combustibles, mientras que Leguizamón, que se ha desempeñado en el Ministerio de Economía, se encargó del armado de la unidad de negocios.

Se podría decir que la reorientación obedece al perfil europeo de los inversionistas. La problemática del biocombustibles es un tema más que discutido en el Viejo Continente, y de allí surgen líneas de pensamiento y acción que ponen mucho cuidado en el tema del medio ambiente. La decisión de ampliar el negocio se tomó luego de la visita a Rosario de los principales inversionistas.

La nueva versión de Rosario Bioenergy será cuatro veces más costosa pero al mismo tiempo significará una menor capacidad de extracción de aceite en la planta de Roldán. La capacidad de molienda que estaba inicialmente prevista en 500 toneladas de soja (= 100 ton de aceite de soja) se reducirá a un 30 por ciento. En lugar de sumar crushing en Rosario, Rosario Bioenergy invertirá en el norte del país (en principio Catamarca) para que las cooperativas que la iban a abastecer con el poroto de soja sean las encargadas de producir el aceite de soja base para manufacturar el biocombustible.

¿Por qué el cambio? Las regulaciones vigentes impiden (salvo a las petroleras) la comercialización de biocombustibles en el mercado interno pero no el autoconsumo. Con una estructura de negocio integrada, los camiones bajarán desde el norte cargados con aceite de soja y volverán con combustible, disminuyendo a la vez los costos de logística.

Además de invertir en plantas de crushing localizadas en el norte Rosario Bioenergy multiplicará las inversiones en tecnología que sumen valor agregado a la producción. El equipamiento permitirá por un lado optimizar la refinación del biocombustible con independencia de la composición que tenga el aceite base, y por el otro avanzar con derivados de la industria de la alimentación y otros subproductos.

“La idea es romper con la dicotomía entre alimentos y biocombustibles que se ha establecido con el avance de este negocio”, explicó Leguizamón en diálogo con punto biz. En tal sentido, resulta clave el desarrollo de los derivados, y a partir de este enfoque es que surgieron algunas alternativas interesantes:

• En base a un desarrollo del Conicet y la Universidad Nacional de Buenos Aires, se está trabajando para desarrollar un plástico de alta resistencia a partir de la glicerina, que se puede enterrar por sus características biodegradables. Desde el sector público ya se construyó un prototipo y ahora Rosario Bionergy asumirá el desarrollo de un segundo prototipo ya de características industriales, con un desembolso de u$s 1 M. Podría ser un producto de exportación.

• Reciclado de residuos líquidos: se trabaja con la Facultad de Bioquímica de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para desarrollar la producción de biocombustibles a partir de los residuos que genera la propia comunidad. En caso de concretarse, sería inédito a nivel mundial.

• Polo exportador de biocombustibles:se está trabajando con Terminal Puerto Rosario para generar capacidad de acopio para biocombustibles en las instalaciones locales. Permitiría absorber la producción de manufacturadores pequeños y medianos que no tienen armados canales propios de exportación. Y mediante un acuerdo con la Facultad de Ingeniería (UNR) se establecería een el puerto un centro de control de calidad.

Gentileza de Punto Biz para Nextfuel/Biodiesel.com.ar

2 Comments

2 Comments

  1. MARRO GERARDO

    agosto 8, 2008 at 5:19 pm

    LA JATROPHA SERA EL FUTURO DEL BIO.POR TRATARCE DE UNA PLANTA NO COMESTIBLE .SALUDOS ATT.

  2. Jeremias Prieto

    septiembre 17, 2009 at 12:09 pm

    Es bastante interesante la nueva tendencia a combatir con la contaminacion, y hablar de una gran inversion como esta, que apunta directamente con la produccion y el desarrollo de estos bioconbustibles con base en residuos, una alternativa organizada que podriamos decir que atraviesa un panorama bastante amplio y con vision a futuro. Soy de Catamarca, una vez mas el interior se vincula con un proyecto de produccion de esta emvergadura.

    saludos, comuniquen un poco mas sobre este nuevo proyecto

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido