biocombustibles

La cumbre de las potencias en Japón: buscan un pacto para frenar el calentamiento global

cumbre-g-8-cambio-climaticoFoto: Reuters Acuerdo del G-8 por el cambio climático.

Por primera vez EE.UU.se comprometió a reducir la emisión de gases contaminantes; críticas de los países en desarrollo.

Los líderes del G-8 plantaron árboles ayer en la sede de la cumbre tras coincidir en la reducción del 50% de gases contaminantes para 2050.

TOYAKO, Japón.- Los líderes de los ocho países más ricos del mundo se comprometieron ayer por primera vez a reducir “por lo menos” en un 50% las emisiones de gases contaminantes para 2050, para intentar poner freno al gran desafío del calentamiento global.

Pese a las críticas de las economías emergentes y de los grupos defensores del medio ambiente, que la consideraron insuficiente, la iniciativa tuvo el apoyo de Estados Unidos, país que por primera vez acepta un compromiso global y vinculante sobre un acuerdo climático.

Integrado por Rusia, Italia, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Japón, Canadá y Estados Unidos, el Grupo de los 8 (G-8), reunido en Toyako, un remoto enclave montañoso en el norte de Japón, quiere que el acuerdo se extienda a los 200 Estados que participaron de las negociaciones sobre el cambio climático que comenzaron en la cumbre de Bali de 2007, auspiciadas por las Naciones Unidas.

“Pasamos a un nivel vinculante. Es un verdadero progreso”, dijo el presidente francés, Nicolas Sarkozy. La canciller alemana, Angela Merkel, subrayó: “La comunidad internacional ya no podía escapar a sus responsabilidades”.

Pero mientras los líderes del G-8 saludaban el acuerdo, sus pares de las grandes economías emergentes reunidas en Sapporo y representadas en el G-5 por Brasil, México, China, la India y Sudáfrica lo calificaron de poco ambicioso.

Para el grupo, las negociaciones para la reducción de emisiones deben tener una carga equitativa que asegure “potencial de desarrollo sustentable equitativo para todos los ciudadanos del mundo y que tenga en cuenta la responsabilidad histórica y las capacidades respectivas como un acercamiento justo”.

Los países del G-8 aún son responsables del 40% de las emisiones de CO2, a pesar de que sólo albergan el 13% de la población mundial.

Como anfitrión de la cumbre, Japón estaba interesado en que se produjera el acuerdo para superar el del anterior encuentro en Alemania, donde los dirigentes sólo se comprometieron a “considerar seriamente” el recorte. Fue también un punto para la canciller alemana, Angela Merkel, que, según un diplomático de la Unión Europea (UE), presionó al presidente norteamericano, George W. Bush, para que éste accediera a fijar una meta.

En el debate hubo dos puntos de coincidencia clave, según la misma fuente: que cada dirigente se haya comprometido a avanzar en su país en la lucha contra el cambio climático y que el acuerdo será inútil si sólo las economías desarrolladas lo cumplen.

Durante la conferencia de prensa para informar sobre el acuerdo se le preguntó al director para Asuntos Internacionales del Ministerio de Exteriores japonés, Koji Tsuruoka, si el acuerdo es un hito o un paso más en la batalla. El funcionario fue cauteloso: “Es un gran avance y estábamos necesitados de un gran avance”.

Para los europeos lo trascendente del pacto es que allana el camino para las negociaciones sobre cambio climático que comenzaron en Bali en diciembre de 2007 y que deben concluir a finales de 2009 en Copenhague.

El tratado que surja de esa cumbre reemplazará al Protocolo de Kyoto, que expira en 2012 y por el que los países industrializados (menos Estados Unidos, que no lo ratificó) se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre el 25% y el 40% para 2020 sobre la base de las de 1990.

Sin embargo, ayer no se especificó si se utilizará la tabla de emisiones de aquel año o de la actualidad para alcanzar la reducción del 50 por ciento.

Al presentar el acuerdo, el primer ministro japonés, Yasuo Fukuda, dijo inicialmente que el acuerdo es sobre la base de las emisiones de 1990, pero luego rectificó y dijo “sobre los actuales niveles”. Las contradicciones dejaron en evidencia el arduo debate y las duras negociaciones dentro del grupo.

Los negociadores trabajaron hasta la madrugada de ayer en el texto definitivo para que los jefes de gobierno y de Estado lo aprobaran al mediodía.

Además de no consignar una base para cuantificar el porcentaje de reducción, el texto recoge las diferencias entre los países para aplicar las metas del recorte de emisiones a mediano y largo plazo. Estados Unidos y Canadá van con bastante retraso respecto de Gran Bretaña, Francia o Alemania.

Un “avance sustancial”

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, se declaró “feliz” y destacó que el acuerdo “mantiene al mundo en camino para lograr un acuerdo mundial en 2009”, en referencia a la conferencia de la ONU sobre clima en Copenhague.

Estados Unidos describió el nuevo acuerdo como un “avance sustancial” que reivindica la política de Bush. “Esto representa un avance sustancial respecto del año pasado”, dijo Dan Price, viceasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca para Asuntos Económicos Internacionales, y opinó que finalmente el G-8 le había dado la razón a Bush en cuanto a que el grupo por sí solo no puede combatir el cambio climático y a que es necesaria la colaboración de otros países de industrialización creciente.

Se refería al G-5 y a Australia, Corea del Sur e Indonesia, que, sumados al G-8, emiten el 80% de los gases contaminantes del mundo. Estos 16 Estados continuarán el debate climático hoy durante una sesión ampliada.

También ayer, los países más industrializados del planeta reclamaron esfuerzos para detener el alza en los precios del petróleo, y de los alimentos, tras advertir que esa escalada alcista plantea un “serio desafío” al crecimiento económico mundial.

A instancias del primer ministro británico, Gordon Brown, los líderes acordaron convocar a un foro mundial de energía, que se celebrará en Japón en septiembre para discutir la eficiencia energética y las nuevas tecnologías.

Agencias AP, AFP, DPA, Reuters y ANSA

Fuente: La Nación

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido