chopo

Chopos transgénicos, un paso de gigante hacia biocombustibles más rentables

Un equipo internacional de investigadores ha creado un chopo transgénico cuya lignina es fácil de degradar, un avance científico que, entre otros aspectos, contribuirá a producir biocombustibles mucho más rentables.

El estudio, resultado de la colaboración entre las universidades de Wisconsin-Madison, Michigan State y British Columbia, cuenta con la participación del investigador español del Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (Irnase) Jorge Rencoret.

“Los materiales lignocelulósicos son la principal fuente de materiales renovables de la Tierra y se encuentran en las paredes celulares de las plantas”, ha dicho a Efe el investigador del Irnase y coautor del estudio.

Aunque el porcentaje varía según la planta, esta estructura está formada por celulosa (aproximadamente un 50 %), lignina (20-30 %) y hemicelulosa (20-30 %).

La celulosa y la hemicelulosa (los carbohidratos de la planta) son los componentes “más interesantes” para la industria, que los emplea en la fabricación de pasta de papel, biocombustibles, reactivos químicos y otros productos.

Sin embargo, “para fabricar cualquiera de estos productos, hay que degradar la lignina previamente, que actúa como un pegamento natural y une a los carbohidratos formando una especie de conglomerado”, según Rencoret.

Imagen microscópica de una hoja de chopo transgénico, resultado de una investigación publicada en Science. Imagen facilitada por el profesor Shawn Mansfield de la Universidad de British Columbia (UBC).

Hasta el momento, este proceso es muy costoso y requiere el uso de grandes cantidades de energía y reactivos químicos.

El grupo de investigación de materiales lignocelulósicos del Irnase lleva años estudiando las características de la lignina, “precisamente para encontrar métodos que nos ayuden a degradarla”.

Una alternativa prometedora para reducir estos coste consiste en obtener plantas transgénicas con ligninas más fáciles de degradar.

En este trabajo, se ha logrado manipular genéticamente un híbrido de chopo con una lignina más fácil de degradar.

El experimento, que se puso en marcha en varios tipos de planta, funcionó con el chopo, “con lo que el éxito fue doble, ya que este árbol tiene una cantidad de biomasa considerable (aproximadamente el 60 % de su tronco es celulosa).

Fuente: EFE futuro

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido