biodiesel

ARGENTINA BUSCA NUEVOS DESTINOS PARA EXPORTAR SU BIODIESEL

En busca de nuevos compradores.El mes pasado se inauguraron dos nuevas plantas de biodiésel.Luego de las restricciones de la Unión Europea al ingreso de biocombustibles procedentes de nuestro país, las exportaciones han bajado significativamente y preocupa la situación en las fábricas. Ya se buscan nuevos destinos del biodiésel. 

La Unión Europea era el principal comprador de los biocombustibles argentinos; sin embargo, tras las restricciones aplicadas en el viejo continente la Argentina pasó de comercializar 150.000 toneladas promedio en el primer semestre del 2012, a 60.000 promedio en lo que va del 2013. Opinan sobre esta situación dos referentes del sector.

Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno (Aabh), y Víctor Castro, con igual jerarquía y puesto en la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio). Sobre cuáles son las restricciones aplicadas por la Unión Europea, Molina dijo que, “han planteado una investigación anti dumping y otra anti subsidio contra el biodiésel producido en Indonesia y la Argentina, que hasta el momento para la primera de ellas se ha traducido en la aplicación de derechos compensatorios provisorios, los que varían según las empresas involucradas entre el 7 y 10%.

Para noviembre y diciembre deben decidir si aplican o no los referidos derechos compensatorios para el caso de anti dumping, con carácter definitivo”. Castro además amplió que, “el inicio de esas dos investigaciones se produjo por pedido de los productores de biodiésel europeos con el claro objetivo que las importaciones argentinas se frenaran. Ellos tienen capacidad para producir más de 20 millones de toneladas y consumen entre 10 y 12 millones de toneladas, con lo cual también tienen una sobrecapacidad excedente que ubicar como nosotros”.

La intriga principal que desprende este inconveniente para la industria argentina es saber a dónde se redireccionarán esas exportaciones que por ahora no tienen destino. “Se están desarrollando trámites con la Agencia de Protección Ambiental (EPA), de Estados Unidos, a efectos de registrar el biodiésel argentino y abrir este mercado, el que actualmente opera de manera marginal, no calificando bajo los parámetros dispuestos por la EPA, hecho que produce un importante descuento de precio”, detalló Molina y agregó que, “se incrementaron las operaciones con Perú, oeste de África, y se intenta colocar biodiésel argentino en otros países latinoamericanos”.

Por su parte, Castro aclaró que, “las opciones de ventas al exterior que se manejan son muy variadas y hay algunos países que están comprando, pero de todas formas no son significativas en relación al volumen. Todavía se registran operaciones con la Comunidad Europea y desde julio las operaciones de exportación han resurgido, claro está, a costa de un gran esfuerzo económico por parte de los exportadores argentinos, que colocan el producto con descuentos significativos”.

Otro de los interrogantes es la relación que mantiene el precio del barril de petróleo crudo con los biocombustibles. Actualmente el barril se mantiene en alza, y ronda el histórico valor de u$s108. Al respecto, Molina dijo que, ” el precio alto del petróleo mejora la competitividad de los biocombustibles, pero no de una forma lineal. Con el nuevo paradigma energético y la influencia que en los costos agrícolas tiene el petróleo, gas y sus derivados, la suba del petróleo lleva a una suba de los costos agrícolas y por ende genera nuevos precios relativos, que influyen en la competitividad de los biocombustibles”.

Víctor Castro explicó que el precio del petróleo es significativo a la hora de hablar de biocombustibles, porque influye en la cotización de este último. Pero además aclaró que, “en la Argentina se podría utilizar más biodiésel en vez de importarlo, y eso no sólo es por una cuestión de precios, sino porque es energía renovable que se produce en el país y no contamina, como sílo hace la combustión del petróleo”. “El año pasado la Secretaría de Energía había anunciado que el corte de biodiésel en el gasoil se iba a elevar de forma paulatina, del 7 al 10%, pero esa medida después fue retrotraída por una unidad que se creó en julio y quedó sin efecto.

Hoy en día está aproximadamente en el 8%, pero aun así debemos seguir insistiendo con que las mezclas se realicen con más participación de biocombustibles, no sólo para afrontar las bajas que venimos registrando, sino porque ambientalmente es más seguro, detalló Castro.

Algunos números

Entre 35 y 40% se estima que es la capacidad ociosa de las industrias de biodiésel argentinas en los últimos meses, a pesar del repunte. De 150.000 toneladas promedio en 2012, la Argentina pasó a comercializar menos de la mitad, con 60.000 toneladas promedio en lo que va del año. El 7% del gasoil contiene biodiésel, pero desde la Cámara Argentina de Biocombustibles esperan que el porcentaje se incremente.

Facundo Mesquida

FUENTE: INFOCAMPO

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido