argentina

Destacan ventajas competitivas de la región para la generación de biocombustibles

CONGRESO-AMERICANO-BIOCOMBUPrimer Congreso Americano de Biocombustibles. 

Buenos Aires, 10 de mayo de 2007.– América Latina y el Caribe tienen ventajas competitivas en agricultura, tecnología y mano de obra para el desarrollo de biocombustibles en la región, pero necesitan del acceso al financiamiento a largo plazo y de políticas públicas que fomenten su crecimiento, concluyeron funcionarios argentinos y del resto de Latinoamérica en la apertura del Primer Congreso Americano de Biocombustibles. 

El vicepresidente Daniel Scioli destacó la “gran oportunidad” que la Argentina tiene frente al desarrollo de biocombustibles, y sostuvo que “se debe aprovechar”, pero sin descuidar “la defensa del medio ambiente”.  

“Estamos plenamente convencidos que la alternativa de biocombustibles nos convertirá en líderes globales de abastecimiento de energía renovable”, destacó Scioli, no obstante lo cual subrayó que es preciso “generar conciencia sobre la necesidad universal de crecer protegiendo el patrimonio natural”. 

Remarcó que “frente a los desafíos de la nueva agenda global no hay que limitarse a fronteras de ningún tipo”, y destacó que “frente al calentamiento global, el mundo es una patria toda”, y subrayó que “la defensa del ambiente es la bandera que nos une y representa”.  

“La respuesta tiene que ser contundente. No se trata de detener el desarrollo, sino de garantizar el desarrollo sustentable. Si no, el pan de hoy es el hambre de mañana”, sostuvo Scioli, quien consideró que “el biocombustible es el resultado de una ciencia con conciencia”. 

Por su parte, el director ejecutivo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Héctor Morales, anunció que la entidad regional tiene pensando destinar “3.000 millones de dólares” a financiar proyectos privados de desarrollo de biocombustibles, y destacó que Latinoamérica “va  camino a convertirse en un destacado protagonista en el mercado” de generación de esta fuente de energía.

“Hay muchísimas oportunidades en este sector” de biocombustibles, aseguró Morales, y puntualizó que “hay mucho por hacer en el sector rural”. 

El funcionario indicó que “la región está en condiciones singulares para aprovechar el potencial de los biocombustibles”, y destacó que “el banco puede ser un allegado en esa labor”.  

En tanto, la vicepresidenta de la Corporación Andina de Fomento (CAF), Claudia Martínez, afirmó que “la industria de biocombustibles es una realidad creciente en América latina”, pero consideró que “esto implica retos y desafíos para sustentar su desarrollo”. 

En ese sentido, Martínez señaló que “se necesita un gran proyecto de zonificación agroecológica en cada país para analizar cuáles van a ser las tierras aptas para la generación de materia prima”, y también destacó que se requieren de “estudios sobre subsidios y regulaciones”.  

Además, indicó que es preciso llevar adelante “estudios de factibilidad en los países que quieran entrar al mercado”, y asimismo propuso realizar “análisis ambientales que tengan una visión integral de la oferta de tierras y agua” para el cultivo de soja. 

La presidenta de la Agencia de Desarrollo e Inversiones, Beatriz Nofal, sostuvo que la Argentina “no debe dejar pasar la oportunidad” que representa la posibilidad de convertirse en protagonista del mercado de los biocombustibles, y aseguró que esta fuente de energía alternativa tiene “un impacto medio ambiental favorable”.  

“Argentina tiene gran extensión de superficies aptas para la producción, alrededor de 30 millones de hectáreas están cultivadas y hay abundancia de calidad de recursos naturales”, destacó Nofal, quien remarcó que “Argentina es líder mundial en la producción de aceites vegetales”.  

Además, indicó que a nivel interno existe un “alto potencial de mercado dado por la capacidad de sustitución del diesel por el biodiesel”. 

En su presentación, la jefa de la División de Finanzas e Infraestructura del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Silvia Salgari, destacó las ventajas competitivas de la región sudamericana para la generación de combustibles y, aunque reconoció que “hay riesgos” en esta producción, aclaró que pueden ser “identificados y manejados”.  

Puso, además,  a disposición de los “buenos proyectos” de biocombustibles las distintas herramientas de financiamiento de ese organismo de crédito, ya que advirtió que “los estimados indican que se van a necesitar  2000.000 millones de dólares para aumento de capacidad en los próximos 14 años en el mundo”.  

La directiva del BID señaló también las ventajas en las “condiciones climáticas” y en los “costos de mano de obra que siguen siendo muy competitivos”. 

También, identificó “cuatro pilares” en el BID para apoyar proyectos de biocombustibles. Por un lado, “la generación y diseminación de conocimiento”, por otro su “papel como articulador entre el sector público y el privado; también, su “rol de financiador que es el más tradicional” y el cuarto “su rol de canalizador de inversiones y de garantías”.

“Los biocombustibles son una excelente oportunidad para la región. Hay riesgos, pero deben ser identificados y manejados. Se debe mantener, además, la vanguardia en tecnología. Para ello el BID pone toda su capacidad de financiamiento para que ningún buen proyecto quede sin ver la luz del sol”, concluyó Salgari.  

Por su parte, el presidente de FIAD, Juan Carlos Iturregui, destacó los beneficios de la generación de biocombustibles en América Latina y el Caribe, región que dijo “está en una coyuntura idónea” y en donde “los biocombustibles pueden apalancar el desarrollo”.  

Descartó, también, la polémica generada en torno a que la producción de biocombustibles puede dejar sin comida a lo países productores de granos, al señalar que “puede haber comida para todos y biocombustibles para todos y los beneficios que ello trae”.  

Durante se presentación Iturregui se refirió a varias cifras de inversión necesaria y proyectada para el sector de biocombustibles y también a la situación en la que se encuentran varios países del mundo para su desarrollo. 

De acuerdo a estas cifras, indicó que “el consumo de energía aumentará 30 por ciento en la siguiente década” y advirtió que “de no cambiar esta tendencia los países industrializados fomentarán el calentamiento de la tierra”. 

“Se aproxima la nueva generación de biocombustibles. Se percibe una industria de biocombustibles en crecimiento vertiginoso. Latinoamérica y el Caribe están en condiciones de captar inversiones de 100 a 125.000 millones de dólares por año”, evaluó Iturregui.  

En este sentido, dijo que “hay una oportunidad de captar inversión directa y la Argentina está en muy buenas condiciones en la región”, en donde “la economía del campo está en juego en el buen sentido de la palabra, ya que puede experimentar vuelo como nunca se ha visto”.

En tanto, el presidente de la Fundación Campo en Acción, Julio César Gutiérrez, destacó que en la Argentina y en la región “hay muchas oportunidades de crecer” en materia de biocombustibles, pero advirtió que deben “apurarse, porque en Estados Unidos y Europa están creando plantas sin tener las materias primas que pretenden llevárselas de nuestros países”. 

Reclamó, además, “fuentes de financiación e inversión en proyectos de desarrollo de biocombustibles” y la necesidad de “generar Pymes, especialmente en el interior del país”. 

Necesitamos promover al biocombustible como una alternativa de negocios y conocer la importancia que tienen para el desarrollo regional y de la Argentina”, concluyó el titular de la Fundación Campo en Acción.

 

Emilio López King

Enviado Especial por http://www.biodiesel.com.ar/

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido