biodiesel

Expoagro, el empuje del campo y 100.000 visitantes

EXPOAGRO-2010-BIODIESEL.gifLa visita del ministro de Agricultura y de políticos de peso ayudó a mejorar el humor del agro.

Foto: MULTITUD. LOS VISITANTES RECORRIERON LOS STANDS DE LOS MAS DE 700 EXPOSITORES QUE AGRUPO LA EXPOSICION EXPOAGRO 2010, PROTEGIDOS CON GORROS Y SOMBREROS.

¿Cómo se puede saber si una Expoagro fue exitosa? Hay muchas maneras, pero una de las más efectivas es pararse en el acceso, a partir de las 6 de la tarde, para ver salir una compacta columna de gente extenuada. Cuanto más cansancio lleven encima más exitosa habrá sido la muestra, pues significa que caminaron. Ayer, en el cierre de la Expoagro 2010, cansancio era lo que sobraba.

Hay otros recursos para medir. Detenerse en el recuerdo de aquel costillar que comenzó a asarse a las ocho de la mañana y del cual sólo quedan retazos. Observar la cantidad de bolsas con folletería en poder de cada visitante. Confirmar en el abrazo de dos productores amigos, pero de diferentes zonas del país, que estamos en un punto de encuentro. Mirar en dirección al estacionamiento, para descubrir que los vehículos llegan hasta el horizonte. Detectar la sonrisa pícara de un expositor que no quiere revelar cuánto vendió, pero se muestra satisfecho. Los chicos acurrucados y dormidos en carritos remolcados por sus padres son otra señal. De nuevo el cansancio.

La Expoagro 2010, que cerró sus puertas anoche en Baradero, cumplió sobradamente con todos aquellos parámetros y algunos más. Ayer fue recorrida por 49.300 visitantes, con lo que redondeó una concurrencia de más de 104.000 personas en cuatro días. Los que vinieron a hacer negocio o aprender pudieron hacerlo. Y los que solo querían divertirse y curiosear encontraron emociones de sobra.

“Mucho movimiento, muchas visitas, muchas cotizaciones y ventas”, resumió Daniel Polako, que comercializa maquinaria en Bahía Blanca. El diagnóstico se repetía entre los demás proveedores de insumos para el agro, sean semilleros internacionales o una simple fabriquita de pluviómetros plásticos. Desde el inicio de esta muestra se notó que la gran cosecha por levantar y la mejoría de los precios ganaderos traccionan más que la tensión política de estos días. El optimismo le ganó una pequeña batalla al pesimismo.

Ayudó a esa sensación la presencia en la inauguración del ministro de Agricultura, Julián Domínguez, el primer emisario directo del Gobierno que se acerca a esta muestra en varios años. La visita de muchos políticos de fuste, como Julio Cobos, Ricardo Alfonsín, Elisa Carrió, Eduardo Duhalde, Mauricio Macri y Francisco De Narváez, fue también útil. Cada uno en su vereda, coincidieron en que el agro tiene un gran potencial que no debe ser desaprovechado. Es lo que necesita escuchar, en este año de repunte, la gente de campo.

Casi 5% de los visitantes llegaron desde el extranjero: fueron exactamente 4.125. Expoagro parece haberse consolidado como una marca internacional. Según José María Alustiza, titular de la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola, el impulso de las exportaciones (que llegan a 32 países y representaron negocios por US$ 170 millones) fue una bendición para las 730 Pymes del sector, pues les permitió sobrellevar un 2009 en el que las ventas internas “cayeron 80%”. Ahora que los chacareros vuelven a comprar, los “fierreros” sueñan con crear 25.000 nuevos empleos.

“Hoy esta feria es de todos y más que nunca se la percibe como un espacio constructivo”, fue el balance de Eugenio Schsolssberg, gerente general de Expoagro. Su rostro mostraba marcas de cansancio. Como el de todos.

Por Matías Longoni

Fuente: Clarín

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido