General

¿INGRESARA BOLIVIA EN LA CARRERA DE LOS BIOCOMBUSTIBLES?

Israel Salvatierra – Disponer de una legislación que vele por los pequeños productores y mantenga los monopolios alejados, más una cadena de valor capaz de integrar a todos los actores del sector de biocombustibles y distribuir de manera equitativa los ingresos son temas que Cecilia Tehulé, consultora participante del estudio de biocombustibles realizado por el Centro de Competitividad de Cainco, identifica como prioritarios al hablar de producción de biocombustibles.

“El tema de los biocombustibles es algo positivo siempre que se tenga una buena legislación que proteja a los pequeños productores, campesinos, que no permita entrar a los monopolios que quieren posicionarse en el mercado y llevarse la renta; es positivo siempre que se tenga una cadena de valor que incorpore a todos los actores y distribuya equitativamente el ingreso, siempre que creemos polos de desarrollo que den posibilidades a todos por igual, es positivo pero hay que tener cuidado”, remarcó la experta, cuya labor principal fue analizar el impacto social que podría tener en Bolivia la producción de biocombustibles.

El Centro de Competitividad de la Cámara de Industria Comercio, Servicios y Turismo (Cainco) presentó el miércoles de la pasada semana los resultados de un estudio realizado por seis consultorías, acerca de los factores que determinan la factibilidad de la producción de biocombustibles en Bolivia.

Los resultados, frutos del trabajo de un periodo de un año, serán difundidos posteriormente para ser puestos en manos de quienes están encargados de la toma de decisiones del sector público y privado, indicó David Marancembaum, ejecutivo administrativo del Centro de Competitividad de Cainco.

Para la culminación del trabajo se vieron comprometidos los consultores, Daniel Ardaya, Miguel Barba, Rubén Dabdoub, Gustavo Quinteros, Cecilia Theulé y Alberto Solares.

MATERIAS PRIMAS

Daniel Ardaya, dijo que recogió y sistematizó información existente en cuanto a materias primas áreas y lugares de producción, marcando cuatro grandes macro regiones en Bolivia, el trópico, chaco, valles y altiplano.

“En ese entendido hemos hecho una discriminación y relevamientos de información secundaria para ver qué materias primas se pueden utilizar inmediatamente, a mediano y a largo plazo” expresó el entendido.

Indicó que esta información recopilada a nivel nacional ha sido contrastada con información referente a la actividad de biocombustibles procedente de otros países, con el objetivo de conocer el desarrollo conseguido por las naciones vecinas.

“Esa realidad nos podría ayudar para avanzar más en el país”, aseveró Ardaya.

POTENCIALIDADES

Por otro lado Miguel Barba, consultor de este estudio habló de las potencialidades y producción de biocombustibles en Bolivia, durante su exposición se mostraron a detalle los aspectos técnicos de las posibles materias primas que tiene Bolivia para la producción de energéticos, sus características, calidad, balances energéticos y ambientales de cada materia prima y una relación con el costo de producción.

“Además trato de desmitificar el tema de la producción a gran escala mostrando que existen opciones de pequeña, mediana y gran escala”, indicó Barba.

AUTOGENERACIÓN Y AUTOABASTECIMIENTO

Precisó que las opciones de mediana y pequeña escala no son conocidas en Bolivia, pero podrían ser de utilidad para proveer de energía a los lugares donde actualmente no llegan las diferentes redes dispuestas por las instituciones del sector.

“Plantas de pequeña o mediana escala podrían ser de utilidad en lugares alejados o pequeñas poblaciones, donde una línea de alta tensión o un gasoducto es impensable por el pequeño grupo de usuarios y por el alto costo, sería una solución para llegar con energía a través de materias primas del lugar, para que ellos puedan producir su propio biodiesel y generar con motores a biodiesel su propia energía”.

NUEVAS TENDENCIAS

Rubén Dabdoub, encargado de presentar las tendencias del mercado nacional e internacional relacionadas con el tema de biocombustibles, dijo que la implementación de cultivos integrales que permitan la seguridad alimentaria y energética simultáneamente es un criterio tomado por países que optaron por la producción de biocombustibles.

“Están produciendo en un mismo cultivo fréjol y macororó, maíz y girasol, también macororó y maíz”, precisó Dabdoub.

Indicó que mientras en Bolivia persiste la costumbre de asociar la producción de biocombustibles a la soya y caña de azúcar, en el mundo la tendencia en materias primas está evolucionando hacia el desarrollo de materias primas de tercera generación obtenidas de deshechos y residuos orgánicos. Además aclaró que para que Bolivia entre a ser un país competitivo en lo que se refiere a la producción de biocombustibles deben confluir mejoras en las áreas, legales, educativas, tecnológicas y de financiamiento.

DEL ASPECTO LEGAL

Alberto Solares fue el encargado de recopilar información. Presentó el análisis y propuesta legal sobre los biocombustibles, tomando en cuenta el marco institucional como un nuevo escenario jurídico que, a juicio de Solares requerirá leyes en tres niveles, nacional, departamental y municipal, tomando en cuenta la estructura autonómica a la cual apunta la nueva Constitución Política del Estado.

“No solamente se limitará al análisis, hemos preparado tres propuestas de ley, una a nivel nacional, otra departamental y una municipal porque con las autonomías son diversos niveles de gobierno territorial los que tienen que ver con este tema. En este momento no podrían ser normadas por una única ley nacional, si no necesariamente por desarrollos legislativos a nivel departamental y municipal”, recalcó Solares.

Respecto a la seguridad alimentaria, aspecto hasta ahora cuestionado por el gobierno de Evo Morales, los expositores dicen que es posible obtener seguridad energética y alimenticia de manera simultánea con el uso de biocombustibles, tomando en cuenta los porcentajes de producción que se exportan de caña de azúcar y soya que superan el 60% luego de cubrir el consumo interno, sin contar con un posible uso de otras variedades no aptas para el consumo como el piñón o la jatropha.

Fuente: Hidrocarburos Bolivia

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
0 Compartir
Twittear
Compartir
Pin
Compartir