biocombustible

LA ASOCIACION ARGENTINA DE GIRASOL ASAGIR, PRESENTO EL 5º CONGRESO ARGENTINO DE GIRASOL

BIODIESEL-ASAGIR-GIRASOL.jpgLa Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR) presentó en Expoagro la quinta edición de su Congreso que se llevará a cabo el 1 y 2 de junio en Buenos Aires. Con un fuerte enfoque en el productor, la entidad busca rescatar al cultivo que presenta una de las peores campañas de los últimos 30 años.

Argentina ha sido históricamente uno de los países líderes en girasol. Hace apenas 2 años, la Asociación Argentina de Girasol (ASAGIR) anunciaba que había desarrollado un plan que le permitiría al país llegar a las 6 millones de toneladas de producción.

Hoy, por retenciones desmedidas, costos elevados y sequía al momento de la implantación, el cultivo ha perdido espacio en la superficie agrícola nacional y en el mercado mundial, del que era proveedor referente. Con una campaña que apenas superará las 2 millones de toneladas de producción (lejos quedaron las 4,6 del ciclo 2007/08), y una superficie sembrada que registra una caída del 39% respecto a 2008/09, el panorama de la oleaginosa está complicado.

Desde ASAGIR creen que es el momento de rescatar al cultivo y por eso se encuentran preparando el 5to Congreso Argentino de Girasol, que se realizará el 1 y 2 de junio en el Auditorio de la Universidad Católica Argentina (UCA), en la ciudad de Buenos Aires.

El problema está claro: si se quiere recuperar a este cultivo emblema, es necesario hacerlo competitivo. Por eso, bajo el lema “Con la mirada en la competitividad”, el encuentro se propone como un espacio de interacción de toda la cadena, un lugar donde se podrá discutir cómo mejorar la situación productiva y comercial del girasol, de modo de devolverle su rol protagónico en las rotaciones agrícolas y en las economías de vastas regiones del país.

“El Congreso está orientado a que toda la cadena le hable al productor para explicarle por qué el girasol continúa siendo un cultivo necesario para la Argentina, decirle cuál es la mejor forma de producirlo, cuáles son sus ventajas y oportunidades de comercialización y mercado”, contó Carlos Feoli, coordinador técnico de ASAGIR y responsable académico del Congreso.

Siguiendo este objetivo, en el Congreso habrá paneles integrados por reconocidos productores de todo el país que relatarán sus experiencias y debatirán acerca de su producción girasolera, de cómo la llevan adelante y por qué aún siguen apostando al cultivo.

Razones para no perder el optimismo

“Hasta 2005, fuimos los primeros exportadores mundiales de aceite y pellets de girasol”, sostuvo el vicepresidente de ASAGIR, Orlando Vellaz. “Si volvemos a producir 6 millones de toneladas y las industrializamos, manteniendo el consumo interno, volvemos al primer puesto”, agregó.

Desde ASAGIR sostienen que las razones de este optimismo surgen rápidamente: El mundo seguirá demandando aceites de calidad y muestro competidor más importante (el de canola) irá en proporción creciente a la industria del biodiesel. Europa, el principal comprador, no la está pasando bien, pero mejorará en un par de años, mientras tanto los “nuevos ricos” irán conociendo la excelencia del aceite de girasol argentino.

Las últimas dos campañas no fueron buenas en Argentina, por el clima y la discriminación tributaria que sufrió el cultivo. Dicen por allí que la gente no vuelve más al girasol. Pero con una mínima retención que sólo proteja el valor agregado de la industria y sin trabas en la comercialización, desde ASAGIR sostienen que el precio al productor crecería 48% y se podría intentar el regreso a las mejores zonas productivas de las que fue desplazado, por la persistencia de políticas erradas y las complicaciones climáticas, siempre más acentuadas en zonas marginales.

“Todo esto es posible”, sostuvo Feoli. “Estamos trabajando para reducir la brecha entre rendimientos posibles y rendimientos alcanzados por los productores. Hay mejoras tecnológicas que permitirían, en poco tiempo, aumentar en 5 quintales el rinde promedio país, siempre que se adopten las mejores técnicas y se vuelva a buenos potreros”, continuó.

En el 5to Congreso, la cadena discutirá cuáles son esas tecnologías y de qué forma se puede integrar una cadena de valor que llegue con el mejor producto y en el mejor momento a los mercados mundiales, asegurándole al productor un margen competitivo con el de los restantes cultivos y permitiéndole que vuelva a incorporar al girasol en rotaciones para modelos mixtos compatibles con un mejor uso del suelo y un buen aprovechamiento del potencial tecnológico que se está gestando.

De esta forma, la cadena del girasol se prepara para devolverle a este cultivo argentino la competitividad que nunca debió haber perdido. Además, sienta las bases para ser sede de la 18th International Sunflower Conference, el encuentro mundial que reúne a todos los países productores de girasol, que se realizará en 2012 en nuestro país.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido