energía solar

El avión solar Impulse 2 completó la vuelta al mundo

Solar Impulse 2, el avión sin combustible cruzó el Pacífico y completó una nueva etapa en su vuelta al mundo

El solar Impulse ha completado en este tiempo una travesía de 40.000 kilómetros, en 17 vuelos, para lo que ha necesitado más de 500 días.

Han sido exactamente 505 días. Son los que ha necesitado el avión Solar Impulse II para dar la vuelta al mundo en un reto que comenzó el 9 de marzo de 2015 en Abu Dabi y que finalmente ha culminado con el aterrizaje de la aeronave en el emirato casi un año y medio después. Atrás queda un viaje de más de 35.000 kilómetros en 17 etapas en el que el tiempo no ha sido lo importante.

Si Phileas Fogg en la novela de Julio Verne ‘La vuelta al mundo en 80 días’ logró la proeza en menos de tres meses usando el tren o el barco como medios de transporte y en la actualidad es posible completar el recorrido en avión en apenas unas horas, lo que mueve este prodigio tecnológico es que no precisa de combustible fósil. Gracias a la energía solar ha sido capaz de ir cubriendo cada una de las etapas en un viaje que ha pasado por Omán, India, Myanmar, China, Japón, Estados Unidos, España -Sevilla ha sido su única parada en Europa- y Egipto.

“Tenemos que ser capaces de aconsejar a los gobiernos y tener más impacto en la industria”, contó durante la última etapa Bertrand Piccard, uno de los pilotos de la aeronave y el precursor de la iniciativa que tiene como objetivo el impulso de energías limpias. “Es una nueva era en la aviación. Hemos tenido que inventar algo completamente nuevo: vuela sin combustible, Durante la noche gastamos la batería que previamente se ha cargado con la luz solar”.

André Borschberg ha sido el otro piloto con el que Piccard se ha ido alternando a los mandos del Solar Impulse II en todo este tiempo. Si fue Borschberg el encargado de empezar el viaje y llevó la aeronave desde Abu Dabi a Mascate en marzo de 2015, ha sido ahora Piccard el que ha recorrido los 2.763 kilómetros que separan El Cairo de la capital del emirato en una travesía que ha durado 2 días exactos y que ha dejado las baterías al 42% en el momento de su llegada.

El avión alcanza una velocidad de entre 45 y 55 kilómetros por hora y es capaz de llegar a los 8.500 metros de altitud. Pesa 2,3 toneladas y es muy sensible a las condiciones climatológicas, aunque puede presumir con orgullo de garantizar un “futuro limpio”, tal y como aseguró el propio Borschberg en una entrevista a El Mundo. De hecho, su única limitación es la del descanso de los pilotos porque no necesita ni repostar ni ningún tipo de energía diferente a la de la luz del sol.

Un viaje lleno de contratiempos

Finalmente los dos pilotos han logrado completar su vuelta al mundo, sin embargo hubo varios momentos a lo largo del viaje en los que pareció que no lo iban a conseguir. Uno de los más delicados fue en Hawai, lugar en el que el Solar Impulse II tuvo que permanecer casi 300 días después de la dura travesía por el Pacífico, que dejó varias averías en la aeronave. Tras despegar de Nagoya (Japón) el 28 de junio de 2015 y volar durante 5 días (más de 117 horas) hasta el archipiélago estadounidense, tuvieron que anunciar que era necesario posponer el resto del viaje hasta la primavera. Uno de los principales problemas era que las baterías habían sufrido daños irreversibles, por lo que la pareja tuvo que renunciar a completar su gesta en el año 2015.

El 21 de abril de 2016 y con Piccard pilotando, el Solar Impulse II despegó de nuevo y dejó por fin Hawai con destino a San Francisco, pero aparecieron nuevos problemas, especialmente cuando más cerca estaba de su destino final.

En El Cairo, su penúltima etapa, los suizos se vieron obligados a estar casi dos semanas. Primero debido a problemas de salud de Piccard, y después por una tórrida ola de calor sobre Arabia Saudí, que provocó temperaturas superiores a los 45 grados. Cuanto más calor hace, más potencia necesita el avión solar para mantenerse en el aire y poder avanzar, por lo que hubo que esperar a que las condiciones climáticas fueran las adecuadas.

Un futuro limpio

Ahora, con la gesta completada, es el momento para que Piccard y Borschberg descansen, aunque no por mucho tiempo. Preparan ya el Comité Internacional de las Tecnologías Limpias, una ONG con la que buscan reunir a los principales actores internacionales en el campo de las energías verdes con el fin de ayudar y asesorar a los Gobiernos en sus políticas energéticas.

“El mundo va en la dirección equivocada. Estamos destruyendo el planeta, la naturaleza y los recursos naturales. Envenenamos a miles de niños que respiran el aire que no deberían. Debemos hacer las cosas diferente”, concluye Piccard.

JAVIER TAEÑOEl Cairo/EM

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido