biocombustibles

El mundo “bio” bailó un tango

mundo-bio-bailo-el-tangoBIOCOMBUSTIBLES: CONFERENCIA INTERNACIONAL EN BUENOS AIRES.

Especialistas del sector de las energías renovables analizaron aquí el futuro de un negocio en expansión. 

Durante los días lunes, martes y miércoles pasado se llevó a cabo en Buenos Aires, por segundo año consecutivo, una importante conferencia, organizada por la firma británica Green Power Conferences, la que tuvo como socios estratégicos a la Cámara Argentina de Biocombustibles y a la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno, y el respaldo del IICA, del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, la Secretaría de Agricultura, el INTA, el INTI, Cancillería, la Fundación Exportar, la Agencia de Promoción de Inversiones, AAPRESID y ACSOJA, entre otras entidades.

Participaron de la misma reconocidos disertantes internacionales y nacionales del sector de energías alternativas en general y de biocombustibles en particular, entre ellos destacados funcionarios públicos de distintos países del mundo. En la inauguración, participaron la diputada nacional Rosana Bertone (presidenta de la Comisión de Energía de la Cámara Baja), Fernando Vilella (subsecretario de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires), Víctor Arrúa (a cargo de la Representación del IICA en Argentina), José Luis Esperón (vicepresidente ejecutivo del INTI), Fernando Peláez (presidente de la Cámara Argentina de Biocombustibles) y Héctor Huergo (Prosecretario de Redacción de Clarín y Presidente de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno).

El evento incluyó un work shop sobre jatropha, y una gran cantidad de conferencias y paneles de debate sobre los principales temas de la agenda actual y futura de los biocombustibles, tales como el estado de avance de la industria y comercio, los grandes “drivers” que orientan las acciones futuras de las mismas, las regulaciones sobre el sector, la cuestión del financiamiento de proyectos de inversión y de las empresas que ya están operando, la cuestión de la sustentabilidad y la certificación de cara a la Directiva Europea de Energías Renovables -que se aprobará próximamente-, y el potencial de la biotecnología en el mejoramiento de nuevos cultivos que pueden orientarse exclusivamente a la producción de bioenergía.

También se habló sobre la normalización de calidad, contratos de comercialización y transporte, barreras al comercio internacional, la formación de precios, la importancia de la cadena de valor de biocombustibles en la economía, el dilema “energía vs. Alimentos”, etc.

Se generó una interrelación entre los disertantes y los asistentes de muy buen nivel técnico, como así también se generaron reuniones de negocios que mostraron un clima propicio para potenciar el comercio.

Esta conferencia internacional se realizó en un momento clave para el desarrollo de los biocombustibles en Argentina.

Por un lado, desde el año pasado se llevan a cabo inauguraciones de importantes plantas de biodiesel, las que llevarán la capacidad instalada a fin de este año a 1,8 millones de toneladas anuales, con tecnología de última generación y orientadas a la exportación.

Por el otro, se esperan inminentes novedades con relación a la emisión de las normas complementarias por parte de la autoridad de aplicación de la Ley de Biocombustibles Nº 26.093, las que exteriorizarán la forma de presentar los proyectos que se orienten a atender la demanda de biocombustibles en el mercado interno por parte de las compañías petroleras (unas 800.000 tns. anuales de biodiesel y 244.000 tns. anuales de bioetanol), con relación a la entrada en vigencia del corte obligatorio de combustibles fósiles con un 5 % de biocombustibles, previsto para 2010, de manera de obtener los beneficios promocionales incluidos en esa ley, su decreto reglamentario Nº 109/07 y la Ley 26.334.

Para lograr que el mandato de corte antes descrito se lleve a la práctica, es fundamental que se establezcan las condiciones críticas que afectarán el negocio con toda transparencia, tales como las cuestiones de calidad, seguridad, medio ambiente y del precio que afectará las operaciones de venta de biocombustibles a las compañías petroleras.

La cuestión de la sustentabilidad

En este momento está muy avanzada en la Unión Europea la negociación para lograr la sanción de la nueva Directiva de Energía Renovables, la que establece importantes metas para el 2020, entre ellas, una participación de los biocombustibles de un 10% sobre el consumo de combustibles del sector transporte.

Entre las disposiciones que se debaten en la Comisión Europea, se destaca una que afectará el negocio de los biocombustibles futuros y se refiere a la exigencia de certificar a los efectos de cumplir las referidas metas, que los biocombustibles que se consuman en la Comunidad Europea sean sustentables en materia ambiental, económica y social.

Se establecerán mecanismos muy rigurosos, los que afectarán a los países exportadores, entre ellos, Argentina.

En este momento, distintas entidades publicas y privadas de Argentina están evaluando los términos de referencia de un estudio para establecer la contribución del biodiesel de soja en materia de reducción de gases de efecto invernadero, considerando que dicha contribución no fue tenida en cuenta en el borrador de la referida directiva europea. Y, por lo tanto, de no ser reconocida en un futuro esa reducción en forma estándar (como si se contempló para otros biocombustibles en el Anexo VII de la misma), los exportadores de este producto se verán obligados a certificar en cada embarque el balance de emisiones del producto transportado, hecho por demás costoso; o bien sufrir descuentos de precios que obrarán como una barrera para-arancelaria, lo que por cierto se busca evitar.

La reciente presentación de un modelo de agricultura certificada, que hizo AAPRESID en su último congreso, representa un importante aporte para el logro de este objetivo. Pero, sin embargo, se requiere establecer un proceso amigable con el medio ambiente y funcional a este objetivo en las etapas siguientes, como el transporte, acondicionamiento de granos, acopio, industrialización, distribución y consumo.

Por lo tanto, el trabajo a ser desarrollado para establecer el balance de emisiones del biodiesel de soja en Argentina y lograr, a partir de su información, una corrección en la nueva legislación europea a punto de sancionarse, será muy arduo, y requerirá una sólida coordinación de acciones entre el sector público y el privado.

Por Claudio Molina Especial para Clarín

Fuente: Clarín

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido