biocombustibles

El campo apoya con reservas el decreto sobre biocombustibles

biodieselLa ley 26.093 quedó reglamentada ayer por el decreto 109. El sector productivo considera que es una buena señal, pero que faltan ajustar varios aspectos 

La ley 26.093, de Biocombustibles, quedó reglamentada ayer por el decreto 109. El sector productivo considera que es una buena señal, pero que faltan perfeccionar varios aspectos.

Luego de varios meses de la promulgación de la Ley Nacional de Biocombustibles, 26.093, el 12 de mayo de 2006, el Gobierno publicó ayer su decreto reglamentario 109. Representantes del sector agropecuario manifestaron su conformidad por el “hecho de contar con el decreto que reglamenta la ley”, pero al mismo tiempo destacaron que “hay numerosos aspectos perfectibles”.

El viernes último se realizó el acto de la firma del decreto, con la ausencia del mentor del proyecto de ley, el senador Luis Falcó, y la participación de directivos de diversas entidades como Acsoja, Maizar y Aapresid, entre otras.

El decreto reglamentario establece que la autoridad de aplicación será ejercida por la Secretaría de Energía del Ministerio de Planificación Federal, excepto en cuestiones de índole tributario o fiscal para los cuales cumplirá ese rol el Ministerio de Economía.

Las plantas que ya se encuentren en funcionamiento o en proceso de prueba a la fecha de aprobación del decreto deberán cumplir con lo establecido por la ley 26.093 en un plazo de 90 días.

“Para un país que empezó a hablar de biocombustibles entre 1999 y el 2000, hoy tener una ley es un hecho sumamente importante. Pero no es la mejor ley, hay cuestiones que se deben perfeccionar”, indicó Gastón Fernández Palma, responsable de Biocombustibles de Aapresid.

Destacó como aspectos importantes que requieren ser evaluados:

falta estabilidad fiscal;

el cupo fiscal: la rentabilidad está marcada oficialmente y esto le quita transparencia a la inversión;

mercado interno: si bien la producción está libre de impuestos internos, este marco puede ser cambiado;

faltan condiciones de estabilidad para las inversiones, los cultivos son el insumo para la elaboración de biocombustibles y hay un marco de incertidumbre para la producción, ya que hay variables que inciden en el esquema de costos como las retenciones que pueden verse alteradas, y
 

-mercado externo: faltan reglas de juego en este tema.

El mundo está ávido de este energía sobre la base de recursos renovables.

Por otra parte, el director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles, Claudio Molina, realizó un análisis en el cual coincidió con que la restricción de comercializar toda la producción en el mercado interno no es lógica y representa una importante barrera de incentivo para el desarrollo de los biocombustibles.

La autoridad de aplicación podrá regular otros destinos, volúmenes que no gozarán de los beneficios de la ley 26.093, si existieran excedentes en el mercado local.

“Hubiera sido muy fácil otorgar la promoción en función de la relación existente entre ventas internas y exportaciones”, señaló.

© BAE Diario
Fuente:Infobaeprofesional.com

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido