biocombustibles

Unitec: "Buscamos transformar azúcar en etanol"

etanol-unitec-bio-argentinaEmbarcados en la exportación de genética a Venezuela y en la búsqueda de nuevos mercados para la producción de carne, Unitec Agro no descarta la posibilidad de otros negocios, como la producción láctea con Nueva Zelanda.

Con una fuerte presencia en el norte del país, con campos en Chaco, Formosa y 12 años de existencia, Unitec Agro Corporación es una empresa que no se cansa de investigar y avanzar en nuevos proyectos. Es así que hace un mes y medio se puso en marcha Unitec Bio, el brazo de la empresa que produce biocombustibles con aceite de soja, ubicado en Terminal 6, Rosario.

Además, por medio de ARG Natural Beef, y a través de Cabaña Don Panos, realizan embarques de embriones y dosis de semen a Venezuela. Los primeros envíos fueron en marzo de este año. Infocampo conversó con Daniel Tardito, CEO de la firma, quien brindó un panorama acerca de los nuevos negocios y también hizo referencia a la fuerte sequía que se está viviendo hacia el oeste de donde ellos tienen sus campos.

-¿Cómo los está afectando la falta de lluvias en los campos de Chaco y Formosa?

La zona crítica de sequía está ubicada en el noroeste. La parte más complicada, tanto en el Chaco como en Formosa, es el oeste que son zonas normalmente más secas que el este.

En nuestros campos no tenemos problemas demasiado graves por dos razones: primero, porque no estamos en la zona más afectada, nuestros campos están hacia el este de estas provincias, es decir más hacia el borde del río Paraguay, y ahí las lluvias son normalmente más altas, y, segundo, nuestros campos están dotados de riego. Así y todo, en los sectores donde no hay riego y se hace ganadería estamos bastante al límite de agua en los perfiles. Además es toda una ventaja que no ha sido un invierno tan crudo como lo fue el anterior, porque si se hubiera dado esa combinación de bajas precipitaciones con un invierno duro, la situación sería complicada.

-¿Están avanzando de forma normal con las siembras? ¿Están­ sembrando más de un­ cultivo que de otro?

-Estamos casi normal, el trigo lo sembramos más temprano y estamos en plena siembra de soja; lo que observamos es que en campos de la zonas del oeste se empieza a retrasar la implantación, fundamentalmente lo que ha sido siembra de trigo y girasol. Por otra parte, estamos siguiendo el plan de siembra preestablecido, no tenemos ninguna variación al respecto.

-¿Se están preparando para la siembra de algodón? ¿Cómo hacen con el avance del picudo?

-Nosotros empezamos a sembrar algodón a fines de setiembre, estamos a la espera de las fechas de siembra. Respecto del tema del picudo ya es una realidad, participamos en las reuniones que se hacen acerca de la plaga, pero es un hecho que está presente y afecta a la zona. Nosotros participamos en todos aquellos eventos donde se traten temas relacionados a la producción agropecuario, tanto por el tema del picudo como lo referente a la política algodonera, siempre tratamos de aportar como un productor más.

-Con el proyecto de transformar sorgo y maíz en etanol, ¿cómo­ vienen?

-Nuestro proyecto en particular es transformar caña de azúcar en etanol, hemos hecho todo un estudio completo del desarrollo de la caña en el NEA, que si bien históricamente era una zona azucarera dejó de serlo hace unos años y fue migrando hacia el oeste de la Argentina y quedó allí, en Tucumán, Salta, Jujuy, y unos cañaverales en el norte de Santa Fe, en la zona de Villa Ocampo, Reconquista. Lo que hicimos fue reflotar, de alguna manera, todos los estudios para ver, con las nuevas tecnologías, qué se podía hacer y afortunadamente es una región potencialmente muy interesante. La idea principal es crecer en nuestros campos con cañaverales para transformarlos en etanol.

-¿Tienen pensado en cuántas hectáreas lo van a hacer y en qué zona?

-No está definido el total, pero siempre lo pensamos en nuestro núcleo de trabajo. Originalmente era un proyecto que orilla entre las 15.000 a 20.000 héctareas de caña para instalar una planta de producción de etanol. También lo que estamos estudiando son algunas faltantes de logística en la región, que son necesarias porque no sólo es plantar la caña y tener la planta procesadora, sino después cómo sacamos el etanol de la región. Por este motivo estamos esperando si se desarrollan el Ferrocarril Belgrano y el Puerto de Barranqueras, si no empieza a hacerse muy poco competitivo el costo del flete para sacar la producción hacia zonas de consumo, que son básicamente las zonas centrales del país, sobre todo para el etanol que el consumo más importante está en las ciudades.

-Respecto del anuncio que se había realizado hace unos meses acerca del dragado del Puerto de Barranqueras en la provincia del Chaco, ¿tiene conocimiento si se está avanzando?

-El proyecto técnico para la reestructuración estaba terminado. Esto es lo último que conocí del tema y creo que están por llamar a licitación. Ese desarrollo sería estratégico. Lo que pasa es que el desarrollo del puerto en sí mismo, si bien es importante, lo imprescindible sería que también se desarrolle el ferrocarril, porque un puerto es un lugar fantástico para cargar barcos si la carga llega de manera económica, y la única forma de hacer eso es que exista un ferrocarril que funcione, porque si el Belgrano funcionara no sólo captaría la producción de Chaco sino de Salta y Jujuy, todo podría ir a ese puerto. Si todo tuviera que ser transportado en camión, entre cargarlo, mandarlo al Puerto de Barranqueras para luego cargar un barco y volver hacia Rosario, Santa Fe o donde fuere pierde efectividad. El Puerto de Barranqueras es fundamental, ya que el más cercano que tenemos es el de Santa Fe, y con calada en serio se ubica un poco más arriba de Rosario, estamos a 500 km del puerto más cercano.

-¿Cómo va el funcionamiento de la planta de biocombustibles?

-La planta ya está en marcha, se ubica en Terminal 6, Rosario. Arrancó hace un mes y medio y está en plena producción. Procesa 230.000 toneladas al año de aceite de soja.

-¿Cuál es el destino de esa producción?

-Se destina todo al mercado externo. Vendemos todo lo producido a Europa.

-Pasando a la parte ganadera, están haciendo envíos de genética a Venezuela. ¿De qué se trata ese negocio?

-Ya hemos enviado semen, embriones que los estamos implantando en hacienda venezolana que utilizamos como receptora. También hacemos transferencia tecnológica, es así que enviamos a nuestros técnicos para entrenar a los profesionales venezolanos. Hace unos días cargamos por vía aérea 10 toros que van a ser los donantes de semen, exportamos animales vivos, que ya están en Venezuela trabajando. Nuestro trabajo es llevar semen, embriones, toros donantes, estamos armando centros en el país y entrenando a la gente, enseñándoles a inseminar, a hacer transplantes embrionarios, a sincronizar celos, al manejo del rodeo y al manejo del posparto.

-¿Está la idea de exportar a algún país más de Sudamérica o a algún otro continente?

-Estamos trabajando hace más de dos años con China, pero todavía sigue cerrada la barrera sanitaria, así que mucho más no pudimos avanzar, y estoy viendo algo en Marruecos. Estamos en la etapa del desarrollo de tratar de introducir la raza Brangus, que es la raza insignia de nuestra empresa, para generar nuevos mercados, no sólo en Marruecos sino en el norte de África. Además, en Venezuela estamos asociados con un grupo de Nueva Zelanda, que es el principal productor de leche del mundo. Estoy yendo con ellos a Venezuela para ver qué podemos hacer conjuntamente en el tema leche, esto es, todavía sumamente exploratorio.

-¿Cuál es tu apreciación con la realidad que se está viviendo en el país con el agro?

-La sensación que tengo es que de alguna manera, afortunadamente la situación se ha descomprimido. Tanto los productores como el Gobierno hemos entrado en una sintonía. Por lo menos estamos discutiendo los problemas y tratando de poner soluciones. Tengo la visión del vaso medio lleno, es como que más allá de todo lo que ha pasado hoy tanto el campo como el Gobierno están tratando de sumar y solucionar los problemas del trigo, de la leche, de la carne. Me parece que se empieza a ver la luz al final del túnel, somos optimistas. Yo tengo la sensación que el Gobierno le está poniendo buena voluntad y está tratando de solucionar los problemas, por lo menos es lo que se empieza a ver con todas estas reuniones que hay a nivel Gobierno con las provincias y las entidades del campo. El actual secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, es un hombre que viene del campo, del Inta, hay que darle tiempo a que todo esto se acomode. Yo creo que en un par de meses vamos a saber si realmente estamos en el camino. Es muy temprano todavía como para saber si ya salimos de la crisis, pero la sensación es que sí.

Fuente: Infocampo

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido