algae

"La Argentina está destinada a proveer Biocombustibles"

UADE-Alberto-DandreaEl experto en Biotecnología de la UADE analiza la última cumbre en Venezuela y apuesta al desarrollo en nuestro país de biodiésel a partir de microalgas.

D’Andrea es defensor de la producción de biodiésel a través de las microalgas.

Qué nos quedó de la cumbre que se hizo en Venezuela para tratar el tema biocombustibles?

Me parece que el tema tiene, en este momento, altísima movilidad y expectativa. Hay todo un reacomodamiento, a la luz de las nuevas noticias y los nuevos desarrollos. No habrá pasado inadvertida en la Cumbre la presencia del gobernador de Chubut, Mario Das Neves.

Uno podría preguntarse qué hacía él allí, integrando una comitiva realmente reducida. Lo que pasa es que el gobernador sabe que la Argentina tiene una gran posibilidad de convertirse en el primer país en producir biodiésel a partir de aceite de microalgas, que abundan en su provincia.

Un salto importante.

Algo que nos tiene que sorprender es que el hombre, cuando surgen cambios dramáticos como éstos, empieza a instrumentarlos con las tecnologías que tiene más próximas. En la Argentina para hacer biocombustibles tenemos a mano los cereales o la caña de azúcar. Estados Unidos y Brasil apuntan al bioetanol. Europa apunta más al biodiésel. Quizás el futuro para nosotros es desarrollar biodiésel a partir de las microalgas.

Lo bueno es que hay muchas formas de llegar al producto…

Hay tres caminos para producir biocombustibles, Lo más común es obtener bioetanol a partir de aceites de cereales como el maíz, o desde la caña de azúcar, o producir biodiésel a partir de la soja. Hay una segunda línea en desarrollo, que es la obtención a partir de celulosa, mediante enzimas de árboles y arbustos que no son materia comestible y que hay en gran cantidad, como para abastecer a toda la población mundial de biocombustibles. Pero hay un problema tecnológico: es un proceso bastante más complejo. El problema se está resolviendo, y países como Estados Unidos prevén desarrollos importantes.

Le faltó el tercer camino.

La tercera vía para obtener biocombustibles, de la cual yo soy un gran defensor, es mediante la utilización de microalgas. Ahora se está potenciando mucho esta fuente, que crece en forma acelerada. En nuestro país, la empresa Oil Fox hará una planta grande en San Nicolás porque ya produce biodiésel a partir de soja y tiene capacidad para vender diez veces más que su producción actual, y por eso necesita nuevas fuentes para multiplicarla.

¿Cuál es la ventaja de las mícroalgas?

Primero, consumen dióxido de carbono. Por lo tanto, baja el calentamiento global, y ahí hablamos de bonos verdes, y si yo las transformo en aceite y biodiésel, mantengo neutro el ciclo. Aparte, la biotecnología puede hacer muchas otras cosas con ellas: aumentar sus rendimientos, encontrarles nuevas aplicaciones. Ya se utilizan también en cosmética y farmacéutica. A las microalgas se las maneja a nivel nutrientes, para que en peso seco den un 50 ó 60 por ciento de aceite.

Así no se le quita comida a la gente.

Mire, en estos días leí en los medios que algunos profesionales dicen que producir biocombustibles a partir de cereales va a dejar sin alimentos a la población mundial, y que por lo tanto es una mala idea. Esa es una verdad parcial, porque si bien sería cierto, de ninguna manera se va a poder reemplazar el combustible fósil por biocombustibles a partir de alimentos. Por eso se están explorando estas nuevas alternativas.

Bueno, puedo imaginar una semilla de maíz o de soja, o el bagazo de caña. Pero no tengo la menor idea sobre cómo obtener una microalga para producir biodiésel, La Patagonia tiene muchas microalgas. El plancton marino está lleno y pueden extraerse del fondo del mar. Nuestro país es un gran exportador de microalgas. También pueden cultivarse en grandes estanques, ya que se desarrollan en sólo tres días, La tecnología ya está muy avanzada en Israel y en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) de los Estados Unidos, y puede ser aplicada aquí. El gobernador de Chubut fue a la Cumbre a decir que la Argentina está en condiciones de desarrollar esta producción. Además, como Oil Fox no puede asegurarse a cinco o seis años la provisión de la soja que necesita para producir biodiésel, debido a las constantes oscilaciones de ese producto en el mercado, quiere reemplazar esa semilla por aceite de microalgas. Así que las perspectivas son excelentes.

Brasil tiene caña de azúcar y Estados Unidos, maíz. Por eso producen bioetanol. ¿La Argentina no aparece como un país sin estrategia siendo tan permeable a cualquier corriente del exterior?

 Mucha gente en la Argentina ya se ha dado cuenta que producir biocombustibles es una oportunidad histórica. Contamos con muchos recursos e inversores dispuestos para hacerlos. En realidad, es un movimiento mundial, y todos los países, el nuestro incluido, están buscando cuál es ‘el yuyo o el grano local que les da más aceite para producir biocombustibles. Todo recién se está acomodando, y cada uno utiliza, como dije antes, lo que tiene más a mano.

Y, según usted, nuestra gran posibilidad está en las microalgas.

Qué le parece.

El rendimiento que pueden tener las microalgas es exponencialmente mayor a todo lo que se conoce en cereales. Un trabajo reciente revela que seiscientas mil hectáreas de soja dan la misma cantidad de aceite que apenas trescientas de microalgas. Son ideales, porque crecen rápido, no necesitamos de tierras fértiles para cultivarlas, y en la universidad las estamos investigando por este gran potencial que tienen. En la UADE fuimos los primeros en gritar fuerte acá, en la Argentina, que había que volcarse a las microalgas. Por eso me causó tanta alegría ver qué está pasando en Chubut en este momento. Ya hay contratos firmados para que en esa provincia se produzca el aceite y en San Nicolás, el biodiéselY piense, también, en el factor social, Muchas poblaciones que no tienen recursos, ni suelos ni combustibles fósiles pueden hacer sus tanques y sus propios cultivos de microalgas, hasta en pequeños equipos domiciliarios.

Sería realmente revolucionario.

Yo siempre digo que esto es algo que, puesta la tecnología a punto, se va a distribuir en todo el país y en todo el mundo, como si fuera un contagio. El requisito que uno necesita para desarrollar las microalgas es, fundamentalmente, tener luz y algo de temperaturas. Hablo de producir microalgas en desiertos, por ejemplo. Y acá hay que echarle mano a la biotecnología para adaptar especies distintas a diferentes condiciones ambientales. Creo que la Argentina, ya sea a partir de su gran producción de cereales como de su caña o de las microalgas, está destinada a ser un gran proveedor mundial de biocombustibles.

¿Conviene desarrollar biocombustibles a partir de distintas fuentes, o es antieconómico?

Estas empresas que piensan trabajar con el aceite de microalgas no cierran la posibilidad de incorporar aceites de cereales, dependiendo de la gran demanda que pueden llegar a tener. Es decir que la planta de biodiésel funciona con aceite, y éste puede ser desarrollado desde microalgas, o algún cereal, o cualquier planta.

Los brasileños han aprovechado muy bien su industria alcosacarosa para desarrollar el bioetanol desde 1973.

Los brasileños lograron esa situación porque, en realidad, no tenían combustibles. La necesidad los llevó a tener la constancia para hacer algo contra el mundo, digamos. Ellos se arreglaron con eso. Pero le recuerdo que el bioetanol es un producto altamente inflamable, y el biodiésel tiene su punto de ignición a los 400 grados centígrados, con lo cual es mucho más seguro, Es más, cuando uno carga bioetanol necesita tener dispositivos muy especiales, porque se volatiliza y hay olores muy fuertes. En San Pablo, por ejemplo, no se puede caminar por la calle por el fuerte olor a alcohol que hay en el ambiente. El biodiésel tiene una esta bilidad mucho mayor, incluso para las estaciones de servicio.

De una u otra manera, vamos en una dirección positiva.

FICHA PERSONAL Alberto Luis D’Andrea es doctor en Ciencias Químicas de la UBA y profesor de Enseñanza Secundaria, Normal y Especial en la especialidad Química.

Es asimismo director de la Licenciatura en Biotecnología de la Universidad Argentina de la Empresa desde el año 2005.

Fuente: El Federal

2 Comments

2 Comments

  1. Matias Nicolas Romero

    septiembre 13, 2008 at 9:56 pm

    Sr. la verdad muy buena alternativa para nuestro Pais.
    En particilar soy oficial tecnico electro mecanico uno de los encargados de la logistica en mobilidad terrestre de la PREFECTURA NAVAL ARGENTINA y estoy haciendo un trabajo relacionados a los biocombustibles para la implementacion a futuro en nustros mobiles ya q el noventa porciento de ellos funcionan actualmente con gas-oil. y el biodisel seria una muy buena alternativa.
    Me interesaria mucho informacion sobre el tema.-
    Desde ya muchas gracias
    OACCTGEM. Matias Romero

  2. Carlos Staropoli

    septiembre 5, 2011 at 1:07 pm

    El uso de las mircroalgas para la elaboraciòn de biocombustibles ha despertado en mi un gran interés pues intuyo un gran futuro que nuestros gobernantes tendrán que administrar con sabiduría. Dios asi lo quiera.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido