biodiesel

Como el agro, las pickups también arrancan un año con cambios

biodiesel-carbio-7 días por el campo.Las “chatas” apuntan a crecer fuerte. Ya salió el ránking de las más vendidas del 2015. En biocombustibles, el Gobierno subsanó un costoso error. 

Luis Zubizarreta es presidente de CARBIO, la entidad que agrupa a las empresas de biocombustibles.

Mirando el ránking y más modelos. 

El agro argentino arranca el 2016 con aires renovados. Las nuevas reglas de juego abren el camino para que el negocio vuelva a crecer. Y parece que el mismo sendero piensa recorrer una producción muy vinculada al campo, como la de las pickups. Muchas de las principales marcas mundiales producen en el país y otras comenzarán a hacerlo este año.

¿A qué se debe que en la Argentina exista ese polo de producción de “chatas”?Un conocedor de la industria explicó a Clarín Rural dos motivos que ayudan a comprenderlo. Por un lado, hay un mercado interno importante para ese tipo de vehículos (en el que el campo juega un rol clave) y, además, América Latina (el mercado natural para las exportaciones locales) necesita un mínimo de 200.000 pickups al año.

En la Argentina, los tres “popes”, todos con fabricación local, son Toyota, Volkswagen y Ford. La Hilux, de la marca japonesa, fabricada en Zárate, fue la líder del año pasado: cerró con 2.298 camionetas vendidas por mes, en promedio, según datos que difundió esta semana ACARA (la asociación de concesionarios). Le siguió la Amarok, de la firma alemana, con 1.598 mensuales en promedio. Y tercera entre las grandes quedó Ford, con su Ranger, con un promedio mensual de 1.520 unidades. Cuarta fue, la S-10, de General Motors.

En ese mercado, nadie quiere quedarse atrás, y todos esperan que el campo vuelva a invertir fuerte en tecnología y fierros, como en años anteriores, y las camionetas sean uno de los destinos del dinero. La Hilux y la Ranger tienen nuevos modelos para mostrar, que lanzaron sobre el fin del 2015, pero este año se sumarán más competidores de peso en el segmento, como Renault, Nissan y Mercedes Benz, que van a hacer en la fábrica de la primera, en Córdoba, una pickup que tendrá un chasis común y que luego cada marca terminará con diferentes características. Según se prevé, los modelos locales estarán listos para fines del año próximo.

Los de Toyota también redoblan la apuesta. Este mismo mes se pone en marcha la ampliación de la fábrica en Zárate, que tendrá una capacidad de producción de 140.000 camionetas anuales (mayoritariamente Hilux, aunque también producirá SW4, relanzada en diciembre), pensando en destinar 70% a la exportación y 30% para abastecer el mercado interno.

Con un ojo en el Boletín Oficial

La industria automotriz y la de los biocombustibles tuvieron esta semana una preocupación en común. Las dos miraban en detalle, cada mañana, el Boletín Oficial, para detectar si finalmente se publican decretos que desde ambos sectores estaban esperando. Los fierreros querían ver finalmente allí, para que entrara el vigencia, la baja en los impuestos a los autos considerados “de lujo”, que afectaba a algunos vehículos de producción nacional, como las SW4 de Toyota. En este caso, la aplicación de la norma, que finalmente durante la semana fue publicada, implicó una baja de más de 100.000 pesos en el valor del vehículo.

Los hombres del biodiésel, agrupados en Carbio (Cámara Argentina de Biocombustibles), que preside Luis Zubizarreta, de Dreyfus, también tenían la misma preocupación y gastaban sus celulares llamando a los secretarios de los ministros que debían firmar los decretos que no aparecían en el Boletín Oficial. En el caso de esta industria, el tema pasaba porque el decreto con el cual el Gobierno eliminó las retenciones al maíz, al trigo, al girasol, la carne y los cultivos regionales (además de bajarlas para la soja), incluyó un error que elevó a 32% las retenciones para productos como el biodiésel, que hasta entonces se regían por un sistema de retenciones móviles que las ubicaba en el 3%. Ante la preocupación del sector, que casi paralizó por un par de semanas la carga de buques, ya que el error en el decreto había cambiado el esquema tributario, desde el Gobierno reconocieron la equivocación y prometieron corregirlo rápidamente.

La norma se demoró algunos días, ante la ansiedad de los del biodiésel, pero finalmente el decreto correcto salió publicado en la mañana del jueves en el Boletín Oficial, con la firma del presidente Mauricio Macri y los ministros Alfonso Prat Gay y Francisco Cabrera, además del jefe de Gabinete, Marcos Peña. Así, el error quedó convertido solo en una anécdota.

Por Sergio Persoglia

Fuente: Diario Clarín

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido