biocombustibles

La ciudad de Santa Fe busca convertirse en un polo alco-oleoquímico

7455265El próximo martes, el Intendente Martín Balbarrey se reunirá con importantes referentes del sector de biocombustibles a nivel nacional para delinear las bases de este proyecto. 

En el marco de las tendencias de la economía bioenergética mundial y el escenario 2010 (desregulación y uso obligatorio de biocombustibles en gasoil y naftas), se debatirán políticas de investigación, producción y desarrollo que permitan transformar a la ciudad de Santa Fe, en un polo productivo innovador.

El Intendente Martín Balbarrey, será anfitrión de referentes nacionales y los más destacados científicos del país en esta materia, miembros del CERIDE e INCAPE y organismos dependientes de la Universidad Nacional del Litoral.

Entre los participantes figuran, Héctor Huergo y Claudio Molina , Presidente y Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Biocombustibles e Hidrógeno respectivamente; Fernando Vilella , Director del Programa de Agronegocios de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, Miguel Baltanás, científico del CERIDE y Carlos Querini , Investigador del INCAPE.

MARCO LEGAL

El viernes 9 de febrero, se realizó el acto de firma del Decreto Reglamentario de la Ley 26.093 de biocombustibles , el que contó con la presencia del Presidente de la Nación Dr. Néstor C. Kirchner, el Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios Arq. Julio De Vido, la Ministro de Economía y Producción Lic. Felisa Miceli, el Secretario Legal y Técnico de la Presidencia de la Nación Dr. Carlos Zannini, el Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos, Dr. Javier De Urquiza, además de otros funcionarios y representantes de cámaras y entidades.

Este acto fue muy importante desde el punto de vista simbólico, porque posicionó a los biocombustibles en el máximo nivel de la agenda del Gobierno, abriendo a partir de ahora la posibilidad de iniciar un camino de diálogo importante hacia el futuro. Sin lugar a dudas, fue loable de la actitud del Presidente de la Nación y de sus principales funcionarios.

Esta ley apunta fundamentalmente a incorporar estos combustibles renovables, de base agrícola, al mercado interno de nafta y gasoil. Establece el corte obligatorio de las naftas con un 5% de bioetanol, para el año 2010, lo que implica un consumo de 260.000 metros cúbicos de este alcohol, producido a partir del maíz o de la caña de azúcar. En cuanto al gasoil, contará con un 5% de biodiesel, elaborado a partir del aceite vegetal, también a partir del 2010, que es la fecha en que se estima que habrá producción suficiente como para abastecer la nueva demanda., por lo cual se requerirán 600.000 metros cúbicos de este biocombustible.

El gran desafío de construir una poderosa industria de biocombustibles en Argentina, comienza ahora. La gestión del Intendente Martín Balbarrey lo entiende así y la oportunidad es ahora. Los recursos renovables – combustibles de origen vegetal – deben ser aprovechados no solo como un paliativo a la cuestión del petróleo, que nos afecta desde la crisis de la OPEP de 1973.

La difusión de estos combustibles está inserta en el nuevo paradigma mundial, cada vez más tendiente a establecer nuevos límites al uso de los combustibles fósiles. Muchos especialistas estiman que los combustibles tradicionales se dejarán de utilizar mucho antes de su agotamiento debido a las crecientes restricciones ambientales. Los desarrollos y la difusión que está alcanzando, tanto en alcoholes como en aceites. En la Unión Europea , que ya plantea una participación del 6 % en la matriz energética para el año próximo, se están produciendo este año más de 1.700.000 toneladas de biocombustibles.

QUÉ ES UN POLO ALCO-OLEOQUÍMICO

La alcoquímica y la oleoquímica son ramas de la industria a partir de las cuales se obtienen una serie de productos destinados a reemplazar a los provenientes de la industria petroquímica tradicional, esta última, derivada del petróleo, recurso no renovable.

La alcoquímica es la industria que procesa bioalcoholes (bioetanol, biobutanol, etc.), los que se producen a partir de la fermentación y destilación de la sacarosa contenida en la caña de azúcar, remolacha azucarera, sorgo dulce, etc., o del almidón contenido en cereales (maíz, sorgo, trigo, etc.) o de la celulosa, previo tratamiento.

La oleoquímica tiene su foco en la transformación de aceites vegetales y grasas animales, a partir de distintos procesos, como la hidrogenación, esterificación, transesterificación e hidrólisis. En su etapa primaria pueden obtenerse productos sustitutos de los combustibles -como el biodiesel, por ejemplo- y en su etapa secundaria, a partir de la transformación de esteres o glicerol en otros de alto valor agregado, como lubricantes, jabones, plásticos, etc.

La importancia de establecer un polo alco-oleoquímico radica en que ambas ramas industriales ofrecen ventajas comparativas para el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, debido al alto valor relativo de los productos obtenidos y la gran disponibilidad de materias primas existente en Santa Fe.

Fuente: 16 de febrero de 2007 (derf, CR)

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido