biocombustibles

En Argentina prevén ingresos extra de 200 millones de dólares por exportación de biodiésel a Estados Unidos

Tras dos años de idas y vueltas, la industria del biodiésel tuvo el visto bueno para empezar a exportar al país del Norte a partir de una certificación que evitará el pago de impuestos. Este lo colocaba en inferioridad de condiciones frente a los productores locales.  

Actualmente se exporta a norteamerica entre 300.000 a 400.000 toneladas utilizadas para mezclar con otros combustibles que luego es usado en las calderas de las casas. Sin embargo este envío se hace con el pago un alto arancel.  

Para evitar esto, era necesario la aprobación de los créditos ambientales (RIN, por sus siglas en inglés). Dichos certificados son autorizados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). El documento le permite al importador tener ventajas impositivas. Desde 2012, la Cámara Argentina de Biocombustible (Carbio), buscaba su autorización pero el mismo terminaba en la nada frente a los fuertes lobbies de la Asociación de Productores de Soja y la Asociación Nacional de Biodiésel de Estados Unidos, que en su momento presionaron mediante los congresista la posible quita de gran parte del presupuesto al organismo ambiental.  

Pero mediante un comunicado oficial la EPA convalidó ayer la petición de Carbio para un “Requerimiento Alternativo para el Monitoreo de Biomasa Renovable”. Desde la Cámara se mostraron muy cautos por temor a que surja otra vez “un movimiento” que termine por derrumbar las buenas noticias. Algo que sufrió Europa.   Para el asesor de Carbio en temas internacionales, Gustavo Idigoras “se trata del primer esquema extranjero que el gobierno estadounidense otorga a un país fuera de su territorio”.

Lo cierto es que la buena noticia podría permitir ingresos al país en torno de lo u$s200 millones, dado que se abre el mercado para que petroleras como Chevron o Exxon Mobil importen el producto nacional que frente a la industria norteamerica es más barato. Exportar desde el puerto de Rosario en comparación con Oregon, significa una diferencia de flete de u$s50 por tonelada a favor de la Argentina.

Hoy el intercambio comercial con los EE.UU. es deficitario. De ingresar más biocombustible, éste revertiría la situación volviéndose una balanza favorable.   Argentina es el primer productor mundial de biodiésel sobre la base de soja. La apertura muestra la sustentabilidad y competitividad de la industria local.

FUENTE: BAE NEGOCIOS

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido