España, caña de azúcar híbrida para copiar la fiebre del bioetanol de Brasil

biodiesel-etanol-spainLa empresa Alkol desarrolla éstas especies híbridas como alternativa al uso del petróleo y anticipándose a las directivas de la Unión Europea para el año 2020.Al Costa, responsable de la empresa Alkol, sosteniendo una rama de caña de azúcar. ALBERTO DI LOLLI.

La escalada en el precio de los combustibles fósiles junto a las previsiones sobre el agotamiento de los yacimientos conocidos a corto y medio plazo empuja a investigadores, gobiernos y empresas a buscar alternativas a la que ha sido la fuente de energía hegemónica en materia de transportes durante el último siglo: El petróleo.

Entre las principales opciones para el sector de la automoción, y que ya gozan de respetables niveles de éxito demostrado, se encuentra el del bioetanol. Un compuesto químico que se obtiene a partir de la fermentación de los azúcares procedentes de cultivos, especialmente de las explotaciones de maíz y de caña de azúcar.

Es precisamente esta última la que ya goza de unos mayores niveles de implantación en países como Brasil dónde, desde hace 30 años, se ha estado apostado por el desarrollo de esta industria y, desde el año 2007, la mayoría de los coches montan motores bivalentes, también conocidos como “flex”, que permiten mezclar cualquier proporción de gasolina y bioetanol para su funcionamiento.

Dentro de esta lucha por buscar una alternativa sostenible y barata frente a los combustibles fósiles también participa España. En nuestro país, uno de los principales pioneros en esta materia es Al Costa y su empresa Alkol, que desarrolla especies híbridas derivadas de la caña de azúcar que resulten cultivables y rentables en territorio nacional.

Aprovechando su experiencia de más de 20 años en el sector de biocombustibles en Brasil, Al Costa ha decidido regresar a España para explotar aquí sus conocimientos aprovechando además las normativas en el sector de los biocombustibles que la Unión Europea establece para el año 2020. «La UE ha establecido que, a partir del año 2020, sólo el 7% de la producción de biocarburantes puede provenir de la caña de azúcar», explica Costa. «Además, la posición geográfica de España y sus características climáticas hacen imposible que el cultivo de la caña de azúcar pueda hacerse con garantías en la península, salvo en zonas donde se ha explotado tradicionalmente como las localidades granadinas de Motril y Salobreña, donde su cultivo tiene una historia de más de 1.000 años de antigüedad», añade.

Desde su laboratorio de investigación situado en el parque científico de Madrid, Costa explica como desde Alkol trabajan en «conseguir desarrollar nuevas plantas que sean un cruce entre la caña de azúcar y especies vegetales locales». «Así, al tratarse de una especie híbrida, a efectos del cómputo europeo, no se incluye dentro del porcentaje destinado a caña de azúcar, aunque ofrezca unas características similarmente interesantes en materia de productividad y rendimiento energético». «El objetivo», prosigue, «no es que nosotros nos dediquemos a la explotación y comercialización de cultivos, simplemente estamos buscando desarrollar las especies y sus semillas para luego poder vendérselas a los agricultores y cobrar dinero por los royalties de su explotación».

«Estamos en contacto con los ayuntamientos de Motril y Salobreña, además de varios municipios en las comunidades autónomas de Murcia y Extremadura para poder comprobar y desarrollar de forma empírica la definitiva», comenta Costa. «En un plazo de tan sólo cuatro años habremos logrado terminar de perfeccionar la especie y de comprobar que idoneidad para el cultivo en la península ibérica», añade.EL MUNDO/ESPAÑA.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido