julio de vido

Se cumplen diez años de su implementación del Plan Energético en Argentina

Lo lanzó el ex presidente Néstor Kirchner a través del Ministerio de Planificación Federal que conduce Julio de Vido.

El Plan Energético lanzado el 10 de mayo de 2004 por el presidente Néstor Kirchner y llevado adelante por el Ministerio de Planificación Federal posibilitó en estos últimos 10 años la reactivación de la industria, generó miles de empleos y permitió que una parte importante de la población accediera a servicios básicos como electricidad y gas natural por redes, según el gobierno.

Otro hito en materia energética –que no formó parte del plan inicial puesto en marcha en 2004–, fue la recuperación de YPF en abril de 2012 por una decisión de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, con el objetivo de lograr el autoabastecimiento del país en el mediano plazo.

El Plan Energético Nacional constó de cinco ejes: obras en el sistema energético nacional; exploración y refinación de hidrocarburos; reactivación de la actividad nuclear integración; energética regional, y energía eólica.

“En 10 años hemos cumplido todos los hitos y todas las pautas que nos planteara el presidente Néstor Kirchner en aquel discurso de asunción de aquel 25 de mayo de 2003”, dijo el viernes en Neuquén el ministro de Planificación, Julio de Vido.

“En conjunto con los trabajadores y a 10 años de un plan energético inédito en esta Argentina, no se recuerda en el país un plan a 10 años que se haya cumplimentado en todos esos años como ha hecho la presidenta con el dictado de la ley de soberanía energética, la recuperación de YPF y ahora las importantes inversiones que han devenido en función de esos planes”, agregó el ministro, citado por la agencia Télam.

En esta última década 3 millones de hogares accedieron al servicio de energía eléctrica y otros 2 millones al suministro de gas natural por redes.

A esto se suma la conexión al sistema eléctrico nacional (Sadi) de 10 provincias que se encontraban aisladas, lo que requirió la construcción de 5.500 kilómetros de líneas de alta tensión y la instalación de 8.727 Mw (Megavatios de Potencia) para cubrir un pico de demanda que creció 68%.

El incremento del transporte eléctrico de alta tensión (AT) permitió incorporar la red a todo el sistema patagónico, así como a las provincias de Catamarca, La Rioja y San Juan, entre otras.

A lo que también hay que agregar 8.727 Mw de potencia que se instalaron, correspondientes a la terminación de Yacyretá, que sumó 1.800 Mw a producción anterior; la Central San Martín, con 830 Mw más; la Central Belgrano, otros 830 Mw más; la Central Ensenada, con 560 Mw; la Central Brigadier López, con 280 Mw.; la Central Pilar, de 500 Mw; entre otras iniciativas.

La distribución de electricidad también creció fuerte. Sólo en el área metropolitana (Amba) –donde operan Edenor y Edesur–, se incrementó 43 por ciento.

Las inversiones, mayoritariamente del Estado nacional, que se destinaron a los segmentos de generación, transporte y distribución, también correspondieron a empresas privadas y cooperativas, que permitieron mejorar calidad y sumar nuevos usuarios.

El segmento de generación que había crecido fuertemente, en especial la “térmica”, en la década del 90, sumó otras dos nuevas centrales: la Manuel Belgrano en Buenos Aires y la San Martín en Santa Fe, que aportan 1.600MW al SADI.

En el caso del gas, la incorporación de 2.000.000 de hogares al servicio de distribución por redes requirió de 35 millones de metros cúbicos de gas adicionales por día.

Se tendieron 3.000.000 de metros de nuevas redes en 18 provincias, se construyeron 2.500.000 metros de gasoductos troncales, 328.000 metros de ramales de distribución; 20 plantas compresoras a lo largo de todo el país.

Para facilitar el acceso a mayor cantidad de habitantes se construyeron el gasoducto Patagónico, el gasoducto Cordillerano, en la Patagonia; el Juana Azurduy, en Salta, y el Magallanes II, en paralelo con el existente que une Tierra del Fuego con el continente.

En estos 10 años se incorporaron al sistema de gas natural por redes 150 municipios, que se suman a las más de 1.000 ciudades argentinas que tienen este servicio, lo que permitió que otros 2.000.000 de hogares se agregaran a las 6.000.000 viviendas ya conectadas.

Otro segmento de la Energía desarrollado en la década es el nuclear. El Gobierno lanzó en 2006 el Plan Nuclear Argentino, que compromete la terminación de la central Atucha II (740Mw); la puesta en valor por otros 30 años de la Central Embalse (Córdoba); y la futura construcción de la Cuarta Central, junto con el desarrollo del Reactor Carem.EL CIUDADANO.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido