Obama no apoyaría industria de etanol

biodiesel-obama-etanolDistanciamiento entre el Estado y los empresarios.El negocio no sólo está creciendo en ventas sino en producción, razón por la cual no necesitarían ayuda del gobierno de EE.UU.

La administración de Barack Obama está buscando reducir los recursos que le da a la industria del etanol. / AFP

La industria de etanol de Estados Unidos está experimentando una nueva alza en sus ganancias, lo cual la pone en una posición extraña mientras intenta atacar los planes de la administración Obama de reducir el apoyo que le da el Gobierno.

El maíz Plentiful, la principal fuente de etanol en Estados Unidos, y la demanda extranjera por la caña de azúcar de Brasil, que es rica en etanol, les han permitido a quienes lo refinan, como Archer Daniels Midland, Green Plains Renewable Energy y Valero, tener un significativo aumento en la producción y en sus ingresos por biocombustibles. Estados Unidos es el productor de etanol más grande del mundo.

Su robusta salud financiera contrasta con el tono sombrío que los grupos industriales han adoptado frente a la propuesta de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) de reducir por primera vez los requisitos para la mezcla de etanol.

Growth Energy, un grupo de lobby por el etanol, advirtió el mes pasado que la propuesta de la EPA tendría un “impacto adverso significativo” sobre la industria, forzando el cierre de plantas, el despido de miles de personas y la desaparición de miles de millones de dólares en ingresos.

Green Plains, que vende anualmente más de 1.000 millones de galones de etanol, tuvo un aumento en sus ingresos netos durante el cuarto trimestre del año pasado y espera que la primera mitad de 2014 sea el período más fuerte de su historia.

“Los márgenes del etanol se han expandido y la demanda es la mejor que hemos visto hasta ahora”, le dijo al Financial Times Todd Becker, director ejecutivo de Green Plains. Mientras el mandato del Gobierno se alinea con los mejores intereses de la industria, “como compañía, nuestra perspectiva es que podemos competir en cualquier ambiente”, añadió.

La división de biocombustibles de Archer Daniels Midland, que produce más de 1.700 millones de galones de etanol al año en seis plantas, tuvo un aumento en sus ganancias para el cuarto trimestre que las llevó a US$134 millones, frente a la pérdida de US$94 millones que tuvo el año anterior. “Estamos esperando fuertes márgenes en 2014”, dijo este mes a los analistas Juan Luciano, su director de operaciones.

Por su parte, Valero, que también es la compañía más grande de refinamiento de petróleo, reportó unas ganancias operativas de US$269 millones para su división de etanol en el cuarto trimestre, las más altas en su historia.

El fuerte desempeño se presenta a pesar de la parálisis en el mercado doméstico. El Departamento de Energía pronostica que los conductores consumirán aproximadamente 135.000 millones de galones de petróleo este año, lo cual deja espacio para aproximadamente 13.500 millones de galones de etanol mezclado en la cantidad usual de 10%. EPA ha propuesto por primera vez reducir el mandato de maíz para etanol a 13.010 millones de galones este año. El requisito legal es de 14.400 millones.

Las exportaciones netas de etanol han llenado este vacío, aumentando 24% en 2013, y se venden a países como Canadá, Filipinas, Brasil y Emiratos Árabes Unidos.

Por: Gregory Meyer (Nueva York) / Financial Times

FUENTE: EL ESPECTADOR

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido