10 diciembre, 2013

Enviar articulo:





     

Mezclar el gasoil con más biodiesel implica un aumento del consumo interno que no llegará a absorber todo el excedente de producción. Impone continuar en la búsqueda de nuevos mercados en 2014.

Si bien el incremento del corte de gasoil al 10% para 2014 proyecta un fuerte aumento del consumo en el mercado interno, que sería del 60% (alcanzando las 1.380 miles de toneladas) y con respecto al 2013 generará un aumento del consumo interno, no será suficiente para absorber todo el excedente que hasta 2012 estaba siendo exportado a Europa, previene la coordinadora de Análisis Sectorial de abeceb.com, Carolina Schuff.      

Destaca al respecto que España, destino del 80% del total de las exportaciones argentinas de biodiésel, dejó a las empresas argentinas sin la posibilidad de acceder a los cupos que otorga ese país para los próximos dos años, lo cual hará que, por más que las empresas locales decidan exportar, a pesar del arancel por dumping, no tengan la puerta abierta.

Ante la imposibilidad de exportar el biodiésel a Europa, el pedido de las cámaras y empresas relacionadas al sector apuntaba a incrementar el consumo en el mercado interno mediante una suba del corte con el gasoil. Al mismo tiempo se planteaba la necesidad de buscar nuevos destinos en donde colocar el biocombustible, señala como marco del anuncio, al que asigna doble objetivo: absorber parte del biodiésel que no sea exportado a Europa y reducir las importaciones de gasoil, de manera de achicar el déficit energético.

Sobre este último punto, el ministro de Economía, Axel Kicillof, dijo que el ahorro neto de divisas estará en torno de los USD 50 millones. Esto tiene que ver con que se reducirán las importaciones de gasoil, pero al mismo tiempo serán menores las exportaciones de aceite de soja, que ahora serán usadas para producir biodiésel. Con el incremento del corte al 10%, para 2014 proyectamos un fuerte aumento del consumo en el mercado interno, que sería del 60% (alcanzando las 1.380 miles de toneladas) con respecto al 2013. Por su parte, la producción tendría un leve aumento en torno al 4% y se ubicaría en 2,1 millones de toneladas. La suba de la producción estará acotada por la caída que se espera para las exportaciones en 2014, las cuales presentarían una baja del 42% (700 mil toneladas).

Esta medida es un aliciente para la industria de biodiésel, aunque la situación europea exacerba la necesidad de la búsqueda de nuevos destinos a partir de 2014 porque se continuará observando un exceso de capacidad instalada. En este sentido, se destaca el crecimiento de las exportaciones de biodiésel a Estados Unidos en el 2013. Las ventas presentaron una fuerte aceleración a partir del mes de agosto y se mantendrían en niveles elevados al menos hasta diciembre del corriente año.

De manera alternativa, el aumentar el corte por encima del 10% requerirá un análisis más global dentro de una política energética integrada y contemplando el resto de las cadenas de valor. En el caso de las automotrices, habrá que analizar la capacidad de los motores actuales y en proyecto de incorporación en el corto plazo de absorber un corte superior. En el caso de la industria de refinación, el impacto en cuanto a costos logísticos e inversiones en plantas de mezcla.

La medida      

Tras la aprobación definitiva del arancel europeo por dumping al biodiésel argentino, el Gobierno anunció el aumento del corte con el gasoil, con el doble objetivo de compensar la menor demanda externa de biocombustible y reducir las importaciones de gasoil.

El 2 de diciembre de 2013, el gobierno anunció un incremento del corte del biodiésel con el gasoil, que pasará del 8% actual al 10%.

La medida se hará efectiva a partir del 2014, y a diferencia de las subas anteriores del corte, se incluyeron las usinas termoeléctricas, las cuales ahora estarán obligadas a utilizar una mezcla similar a la de los automotores. La medida implica un incremento del consumo en el mercado interno de 450 mil toneladas.

Permitirá, por un lado compensar parcialmente la caída de las exportaciones con destino a Europa y por otro, reducir las importaciones de gasoil. A partir de enero de 2014, tanto los automotores como las centrales eléctricas tendrán que mezclar un mínimo de 10% de biodiésel en el gasoil que utilizan como combustible. En el primer caso, el corte pasará del 8% actual al 10%, lo que supone un incremento del consumo interno de unas 210 mil toneladas de biodiésel, según cálculos oficiales.  Más novedoso es el aumento del corte al 10% en el caso de las usinas, ya que el uso del biodiésel como porcentaje del total de gasoil que consumen las generadoras no alcanza actualmente el 2%. El nuevo corte implica una suba de unas 240 mil toneladas de consumo en el mercado interno. Esta medida fue anunciada tras conocerse hace unas semanas la decisión de la Comisión Europea de ratificar el dumping al biodiésel argentino, con un incremento de los aranceles propuestos originalmente. Mientras que en la medida provisional de mayo, la autoridad europea establecía aranceles de entre el 6% y 10%, el dumping definitivo aprobado en noviembre fijó aranceles de entre 22% y 26%.

La reacción del mercado no se hizo esperar, y las exportaciones a Europa experimentaron una fuerte caída, que en los primeros diez meses el año ya alcanza el 58%.MERCADO.

Deje un comentario

Ultimos articulos