biocarburantes

Europa castigó a la Argentina y subió los aranceles al biodiésel

LA CANCILLERÍA RECURRIRÁ A LA ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE COMERCIO

Aplica aranceles de 22% a 26% y pone en riesgo una exportación por US$ 1.000 millones. ¿Represalia por YPF?  

Los 28 países de la UE ratificaron ayer la propuesta de la Comisión Europea del pasado mes de mayo de imponer aranceles a las importaciones de biodiésel argentino. Europa considera que el biodiésel del país se vende a precios de dumping, por lo que aprobó un arancel de entre 300 y 340 dólares por tonelada.

Indonesia también se ve castigada, aunque su arancel será algo menor, en 200 dólares.

El arancel estaba en vigor de forma provisional desde junio, pero hasta ahora se pagaba algo menos de 150 dólares por tonelada. Las nuevas tarifas serán aplicables a finales de noviembre o principios de diciembre, cuando se publiquen en el boletín oficial de la Unión Europea.

La bronca viene de largo pero se agravó con la expropiación de YPF a la petrolera española Repsol. Desde entonces la relación comercial entre el país y la UE se ha deteriorado. Oficialmente, los dos casos no están conectados.

Pero fuentes comunitarias explican desde hace meses que el ambiente de la relación comercial no es precisamente el mejor y que el caso YPF terminó de ensuciarlo.

Argentina anunció ya en mayo que llevaría a la UE ante la OMC por estos aranceles, que considera injustos. Y la UE respondió denunciando ante el organismo de comercio mundial que las trabas a las importaciones en Argentina son contrarias a las normas internacionales.

La Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO) dijo que “la aplicación de esa medida hará colapsar a la industria argentina de biodiésel repercutiendo en toda la cadena sojera, ya que el país fabrica su biodiésel a partir de la soja”.

Bruselas, por su parte, dice que lo hace para proteger a la industria europea del “dumping” comercial de los productos argentinos de biodiésel.

Para los productores del país, el mercado europeo quedará “plenamente cerrado a las exportaciones argentinas, generándose una pérdida superior a los US$ 1.000 millones anuales ”, porque los aranceles, calculan, representan entre el 22% y el 26% de la exportación. Los aranceles estarán en vigor por períodos renovables de cinco años.

CARBIO estima que este arancel tiene su fundamente “ en razonamientos abusivos, técnicamente insostenibles y basados en cálculos artificiales que suponen niveles de renta no realistas para ningún tipo de industria”.

Por Idafe Martín Bruselas. Especial Para Clarin

Fuente: Diario Clarín

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido