aceite-de-soja

En el palco hubo buena onda, pero en la tribuna críticas a política del biodiesel

Punto biz en la inauguración de la planta de Evonik.Las autoridades de Evonik, la empresa alemana que ayer inauguró su fábrica de metilato de sodio en Puerto San Martín, cruzó elogios con el gobierno nacional en el acto central.

Tanto Patrik Wohlhauser, de comité ejecutivo responsable para Sudamérica, como Jan Van den Bergh, presidente de la devisión comercial Advanced Intermediates, resaltaron el apoyo del gobierno nacional y se mostraron muy optimistas con el “largo plazo” del negocio. Por su parte, el secretario de Planeamiento Estratégico del Ministerio de Industria, Horacio Cepeda, devolvió gentilezas al resaltar la pujanza de Evonik y aclaró que parte del financiamiento de la inversión ($80M) fue con un crédito del Bicenteario.  

Pero en el auditorio empresario -que reunió a las principales empresas y también a pymes del biodiesel- prevaleció la crítica constante contra las políticas del gobierno. Quien sintetizó el espíritu fue el director de la Asociación de Biocombustibles e Hidrógeno (ABH) Claudio Molina, quien analizó la difícil situación en el mercado de biodiesel en el país y criticó las medidas tomadas por el gobierno desde 2012 a la fecha.

“El mercado europeo se cerró y la zona del Gran Rosario debería estar muy preocupado ante el derrumbe del precio del aceite de soja porque arrastra los precios de todo el complejo y argentina no sólo pierde en dólares por las exportaciones sino que pierde por el menor ingreso de retenciones”, expresó Molina.

¿Qué tiene que pasar para que esta situación se destrabe?

El ministerio de economía en lugar de ayudar sigue poniendo trabas y se fueron las esperanzas de repuntar al corto plazo. Esperemos que cuando la presidenta de la Nación retome sus actividades pueda tomar cartas en el asunto porque sino el problema político no se destraba.

¿Cómo hará Evonik ante un escenario como el citado para poder despegar y que le cierre el negocio?  

Esta es una industria de metilato dependen el 100% del funcionamiento de la industria del biodiesel y estos proyectos son apuestas a largo plazo, nadie puede poner una planta de metilato si no se mira a largo plazo; el tiempo pasa, los funcionarios cambian, el gobierno cambia y renacen las alternativas. Estamos hablando de una política pública, la de biocombustibles que se creó en el seno de este gobierno que venía de otro signo político entonces es paradójico que un ala de gobierno esté tan en contra de los biocombustibles porque piensan que el biodiesel es una tontería como sostiene un secretario y esto ha partido un poco la visión del gobierno en materia de biocombustibles.

¿Qué números prevén sobre exportaciones a comparación del año 2012.Se especula con una fuerte caída?  

Vamos a tener un 40% menos en exportaciones como mínimo, el mercado local va a estar un poquito por arriba pero llegaremos a 1.800.000 toneladas contra  2.400.000 del año pasado que hubiesen sido 3 millones si no hubiesen cambiado las políticas de este gobierno. Las pérdidas son millonarias y en argentina la mala praxis de los funcionarios no se castiga.

Vamos a tomar conciencia de esto cuando las empresas reestructuren personal y los sindicatos tomen nota de esto de los errores que se han cometido en materia de esta política y habría que preguntarle a la ministra de industria porque destruyó la industria de biodiesel.  Pero los sindicatos, como el de aceiteros del departamento San Lorenzo que concentra sus trabajadores en las principales industrias del cordón manifestaron que esto es un lobby empresarial para presionar al gobierno.Respeto mucho a los sindicatos y los invito a que vean otra perspectiva, a mí los números no me cierran como Patagonia que si no tiene cupo en el mercado local y no le den las cuentas para exportar tengan que estar cerrando. A Patagonia no le dan cupos porque la designan como una empresa grande y al mismo tiempo no puede exportar porque no puede competir con las empresas que están sobre el río, esto no es una movida, si lo fuera sería distinto. Acá hay una realidad de que la industria está funcionando a un 40% de su capacidad instalada, con esa capacidad ociosa no se puede operar.

¿Cuál es el camino a corto plazo?  

Hay que retomar el camino al corto plazo para asegurar un aumento en corte del 10% en el mercado local e ir al 20% en el corte de la generación eléctrica en el agro y en el transporte automotor de cargas; bajar las retenciones y ponerlas en el nivel que estaban en julio del año pasado, es fundamental. No se está mirando que hay un impacto que está trayendo la falta de transformación de aceite en biodiesel por lo cual hay una sobreoferta de aceite de soja que impacta negativamente en todo el complejo.PUNTO BIZ.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido