biocombustibles

Castilla y León lidera en España la fabricación de biocombustibles sólidos

El plan impulsado por la Junta espera alcanzar el 8% de consumo energético procedente de biomasa frente al 2% actual   22.10.13 -JULIO G. CALZADA | VALLADOLID.

La comunidad autónoma de Castilla y León lidera en España la fabricación de biocombustibles sólidos, los también denominados pellets, las pequeñas cápsulas de madera prensada que se utilizan en las nuevas calderas de calefacción. Las siete plantas dedicadas a la producción de estos biocombustibles suman una capacidad global de 200.000 toneladas por año de estos productos cuya utilización reduce los costes frente al uso de combustibles fósiles o electricidad y además, logra una rebaja de la emisión de gases contaminantes a la atmósfera. El dato ha sido difundido en la apertura de la octava edición de la Feria Expobioenergía abierta hasta el jueves, 24 de octubre en la Feria de Valladolid.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván y el de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, han sido los encargados de la apertura de esta muestra a la que acuden un total de 444 empresas procedentes de 19 países para mostrar los avances en el uso de combustibles alternativos, sobre todo para calefacción. Villanueva ha hecho especial hincapié en la consolidación de este certamen, organizado por la agrupación de empresarios Aveboim y el Cesefor. “Un cluster importante para el desarrollo de estas iniciativas”, ha dicho el titular de Economía del Ejecutivo regional.

Referente nacional  

Silván ha destacado por su parte tras el recorrido por esta muestra que Castilla y León es en la actualidad un referente en el sector de la bioenergía, la actividad referida a la generación de energía a partir de la biomasa. El consejero ha señalado en este sentido en gran potencia de la comunidad autónomoa en este sector derivado del gran potencial de recursos de los que dispone, dado que se trata de la autonomía con mayor superficie agrícola, el 47% del total y de mayor superficie forestal, que se corresponde con el 51% del total. El miembro del Ejecutivo que preside Juan Vicente Herrera ha precisado en este sentido que Castilla y León cuenta con un importante volumen de materias privas y residuos agrícolas y forestables susceptibles de su utilización con fines energéticos, que se traducen en una disponibilidad de más de 70 millones de toneladas de biomasa al año. Pero el consejero ha resaltado de manera especial el hecho de que el sector represente en la actualidad 1.500 empleos en la comunidad y sobre todo, que haya crecido en cerca del 25% en el último año, lo que da muestras ha expresado, “de su fortaleza y de su potencia” ha comentado el consejero de Fomento y Medio Ambiente.

4.400 instalaciones en la región  

Como consecuencia de esta capacidad, Castilla y León dispone en la actualidad de cerca de 4.400 instalaciones de bioenergía destinadas a la producción de electricidad, energía térmica o a la generación de biocombustibles para su utilización en motores de combustión interna y de explosión .

Esta potencia ha hecho que Castilla y León se sitúe en la actualidad en el segundo puesto en la clasificación por comunidades autónomas por detrás de Andalucía en la producción de biomasa térmica, de la que se cuenta con 4.361 instalaciones registradas con una producción conjunta de 572 megavatios térmicos. Con estas cifras, la comunidad se coloca muy por delante del resto de comunidades ya que supone una producción que triplica a la de la siguiente en la clasificación (Cataluña). Se anota además un incremento constante tanto del número de instalaciones como de la potencia acumulada.

830 municipios con sistemas en funcionamiento  

En el caso de las instalaciones en bloques de viviendas, Castilla y León contabiliza el 40% del total instalado en España, con 79 bloques en los que se utiliza esta energía para la generación de calor que se utiliza en calefacción y en suministro de agua sanitaria. Antonio Silván apreció además que Castilla y León ocupa el quinto puesto, por tanto entre los primeros, respecto al número de municipios que cuentan al menos con una instalación de biomasa, lo que supone que el 37% de los municipios de la región, un total de 830, disponen de sistemas de biomasa en edificios y dependencias públicas como sedes administrativas, colegios, residencias o instalaciones deportivas entre otras.

La comunidad ocupa además la séptima posición en el conjnto nacional en generación eléctrica mediante el uso de biomasa con 12 instalaciones con una potencia conjunta de 25 megavatios, y eso, apunta Silván, de que esta iniciativa se ha visto frenada por la suspensión de incentivos a la instalación de estos elementos, pero aún así se cuenta con dos plantas de biomasa sólida situadas en Soria y Briviesca (Burgos) con una capacidad de 20 megavatios y otras diez plantas de biogás asociadas a los Centros de Tratamiento de Residuos (CTR) que suman 5 megavatios más. Esta capacidad se verá incrementada con el inicio de la actividad de la planta de Gestamp en la Ciudad del Medio Ambiente (CMA) de Soria

La principal fortaleza  

Los combustibles sólidos son ahora la principal fortaleza de la región con siete plantas capaces de fabricar 200.000 toneladas por año de pellets y otras tres plantas especializadas en la producción de briquetas. Destaca en esta ocasión la provincia de Burgos, con una capacidad de producción de pellet de 140.000 toneladas por año. “Castilla y León realiza un importante esfuerzo en desarrollar y consolidar la biomasa y el sector de la bioenergía” ha afirmado Antonio Silván, quien la indicado ante los medios de comunicación que Castilla y León es la única comunidad autónoma española con un plan plan específico de bioenergía. “Solo trece estados y diez regiones de un total de 271 cuentan con un plan semejante”, ha recordado el titular de Fomento y Medio Ambiente. “El Plan de Bioenergía prevé impulsar el consumo energético de biomasa hasta alcanzar el objetivo de que el 8% del consumo energético de Castilla y León se cubra con biomasa”, ha añadido. El grado de cumplimiento del plan se acerca al 50% del objetivo de instalación de potencia térmica previsto, que es de 1. 250 megavatios térmicos y ya están instalados 572 megavatios.

Apuesta estratégica  

Las ventajas del aprovechamiento energético de la biomasa son además una apuesta de carácter estratégico del Ejecutivo regional, dado el valor medioambiental que supone y las oportunidades de desarrollo rural y de empleo que representa.

Silván ha analizado así que el impulso de la biomasa y del sector de la bioenergía como fuente limpia y renovable gana peso y reporta “indudables beneficios” ha asegurado. Así ha enumerado las ventajas energéticas como complemento de los sistemas tradicionales y alternativa, ya que reduce la dependencia del exterior y facilita el suministro al tiempo que controla el encarecimiento de las fuentes energéticas importadas. En el caso del medio ambiente, la bioenergía es respetuosa con el entorno y reduce el efecto invernadero, ya que respeta el equilibrio natural de la atmósfera y al tiempo, supone una mejora en la gestión de los montes ya que conlleva tareas de limpieza de bosques, lo que previene el riesgo de incendios forestales.

Los beneficios anteriores se unen a la ventajas que supone como sector en crecimiento y con un carácter estratégico para Castilla y León, de manera que la comunidad se constituya en referencia nacional e internacional en base a su capacidad de producción de biomasa mediante el aprovechamiento de la riqueza agrícola y forestal y se convierta así en un motor de desarrollo del territorio. A la vez, mejora la posición de la reción en un sector incipiente, el de la fabricación de pellet, de calderas y la formación de instaladores.

Rentabilidad y eficiencia  

Fomento destaca en este sentido que como fuente de energía “rentable y eficiente” reporta otros beneficios socioeconómicos, como la generación de actividad, riqueza y empleo tanto en el sector primario de la generación de materias primas como en el de los servicios energéticos. “Se produce localmente, se aprovechan recursos locales, lo que permite la creación de empleo en el medio rural y, por tanto, fijar población”, argumentan en Fomento que ve en este conjunto de actividades una alternativa de dinamización para el sector agrario mediante la plantación de cultivos energéticos útiles para la producción de biocombustibles y biocarburantes y a la vez, en un sistema de mantenimiento de las empresas forestales frente a la reducción de otros sectores relacionados con la madera. Todo ello, sin olvidar el ahorro y la eficiencia energética mediante una reducción de los consumos y los costes de las familias, de las empresas y de las administraciones públicas.

La apuesta por la bioenergía en Castilla y León se lleva a cabo desde la Junta a través de distintos instrumentos el primero de los cuáles es el Plan de Bioenergía que prevé que un tercio de la biomasa que se movilice en el futuro sea forestal, procedente tanto del monte como de la industria de la madera. El segundo de los instrumentos es el Programa de Movilización de Recursos Forestales que establece incrementos de la oferta de aprovechamientos de la biomasa y la adaptación de los modelos de gestión forestal a las posibilidades de este negocio.

58 millones de inversión  

La Junta aplica además un programa para la implantación de calderas de biomasa en edificios públicos para la que se ha previsto una inversión de 58 millones de euros en más de doscientas actuaciones. La iniciativa consiste en la sustitución de calderas de gasóleo por otras que queman madera o pellet en centros públicos sanitarios, educativos y de servicios sociales, fundamentalmente en el mundo rural. Se espera así lograr un ahorro de entre el 20% y el 30% del coste en combustible y que a la vez sirva para demostrar a los ciudadanos las ventajas de la utilización de la biomasa.

Antonio Silván precisó finalmente los proyectos ejecutados y expuso que se han instalado los correspondientes al ITACyL, Instituto en Roa de Duero, un colegio en Tordesillas y el Centro de Salud en Medina de Rioseco. Se encuentran ahora en ejecución o lo estarán en breve las mejoras en la red de calor del Ayuntamiento de Cuéllar, la red de calor para varios edificios de la Universidad de Valladolid, dos centros en León, otros dos en Barco de Ávila, diez centros correspondientes al Ayuntamiento de Palencia y la Residencia Fuentes Blancas, en la provincia de Burgos.EL NORTE DE CASTILLA.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido