energías renovables

Seis mitos de las energías renovables

El lunes pasado Keith Johnson publicó un interesante artículo en el Wall Street Journal, repasando qué tanto se sostienen los argumentos a favor y en contra de las energías renovables frente a los recientes avances de la ciencia.  

Mito #1: Son una fuente insignificante: a pesar de años de subsidios, el viento es fuente del 5% de la generación y 4% de la producción de electricidad en los EE.UU. Esto significa la décima parte de lo que se produce con carbón. Sin embargo, si se combina todos los renovables (hidro, geo termal, biomasa, solar y viento), se tiene el 14% de la producción nacional frente a los 19% que produce la energía nuclear. Pero recordemos que EE.UU. tiene el segundo sistema eléctrico a nivel mundial, genera el 20% de la energía del planeta. La generación eólica de EE.UU. significa mayor generación que lo que genera Australia, Arabia Saudita o México. Equivale a la mitad de la generación de Francia o Brasil.

Mito #2: Pueden reemplazar a los hidrocarburos fósiles: El National Renewable Energy Laboratory ha realizado un estudio que encuentra que para el año 2050 el 80% de la energía de los EE.UU. podría ser provista por renovables. El problema es el costo de capital inicial, la inversión en líneas de transmisión (duplicar las existentes) y encontrar la locación adecuada.

Mito #3: Son una fuente muy cara: un reciente estudio en el Journal of Environmental Studies and Sciences, concluye que el costo de generación del carbón es de 3 centavos (cvts) el kilowatt-hora (kw-h), las nuevas plantas a gas generan a 6.2 ctvs; las eólicas a 8 ctvs y las fotovoltaicas a 13.3 ctvs. Pero, si incorporamos los costos para la sociedad de la contaminación por generación (problemas de salud, emisión de CO2) el carbón costaría 9 centavos (en una planta nueva a carbón el kw-h costaría 13.2 centavos) y el gas 7.5 ctvs. Mientras tanto se vienen descubriendo nuevas tecnologías que abaratan tanto la generación fotovoltaica como eólica. El Departamento de Energía ha determinado que el costo promedio nacional de la eólica es 4ctvs (llega a 2 ctvs en algunas regiones).

Mito #4: La variabilidad como maldición: El sol no siempre brilla y el viento no siempre sopla en un sitio en particular. La forma de abatir este obstáculo no es pensar en una planta aislada sino en un conjunto de “granjas” esparcidas por el territorio. Esto reduce el riesgo de la volatilidad solar o eólica. Lo costoso es el sistema de líneas de transmisión. En Texas, estado de la Unión con el mayor mercado de electricidad, construyeron 2,600 millas de líneas de transmisión y aseguraron que el 10% de la oferta en el mercado sea eólica (con un 96% de eficiencia).

Mito #5: El gas natural es su peor enemigo: la abundancia del gas esquisto ha cambiado el mercado de electricidad. La generación a gas se incrementó en 34% en el período 2009-2012. La generación eólica aumentó en 92% en el mismo período y la generación fotovoltaica se multiplicó por cuatro. La generación a gas es más barata y la generación eólica no podría competir sin subsidios. Sin embargo, si observamos las tendencias se podrida pensar en una complementariedad entre las dos tecnologías. En el corto plazo, el gas gana pero a largo plazo, la volatilidad del precios del gas (el sol y el aire son costo cero) nos hace pensar en complementariedad en un balanceado portafolio de generación.

Mito #6: Significa millones de “empleos verdes”: la administración Obama prometió millones de empleos “verdes”. El problema radica en la definición amplia de lo que es un empleo “verde”. Bajo esta definición, en los EE.UU. se tienen 3.4 millones de empleos “verdes” en el 2011. Una mejor idea nos lo dan el empleo directo de cada sector en el 2012: la industria eólica es de 81,000, de la fotovoltaica 119,000;  la geotermal 20,000 y la hidro-eléctricas reconoce entre 200,000 and 300,000. Lo cierto es que los números no han cambiado desde el 2008 de manera significativa.

Antes de ser tan generosos de venderle gas a Chile (reunión Piñera Ollanta en NY) pensemos en nuestra matriz energética.

Por Miguel Santillana

FUENTE: SEMANA ECONOMICA.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido