industria aceitera

El impacto de la crisis en la industria aceitera Argentina

 Indicadores agrícolas. El complejo sufre un déficit de oferta y aún hay 15 millones de toneladas de soja en los acopios. En este escenario, el precio estará influenciado por el clima en EE.UU. y la demanda local.  

Los cultivos de soja y de maíz en Estados Unidos confirman el atraso que tuvieron en la siembra. Por ejemplo, 22 por ciento del maíz se encuentra en madurez fisiológica contra 73 por ciento a igual fecha de la campaña anterior. Y este atraso se traslada a la cosecha que hoy llega a cuatro por ciento del área, contra 24 por ciento del año pasado.

En el caso de la soja, el blanqueo de las pérdidas de rendimientos efectuada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) en sus últimos dos informes, han tenido un fuerte impacto alcista en el mercado. El precio actual de la soja (noviembre) en Chicago es 495 dólares, recuperado de las fuertes bajas sufridas durante agosto.

Movimiento local  

En este caso, el mercado les está dando a aquellos productores que todavía tienen soja disponible sin vender, una segunda oportunidad.

El pasado 6 de agosto, la soja disponible cotizaba en nuestro país a 296 dólares y hoy está cotizando a 339, con una mejora de 43 dólares impensada para estos momento s. Mientras tanto, en el ámbito de la industria aceitera, se ha sumado Cargill al cierre de su planta procesadora de Puerto San Martín por tres meses; se trata de la primera planta en importancia en capacidad de procesamiento.

Otras empresas han adelantado el cierre de sus plantas para efectuar tareas de mantenimiento como es el caso de Vicentín. Como anticipo de lo que puede ser, por primera vez en muchos años, la crisis del sector aceitero por falta de soja disponible para poder procesar.

Esta situación de la industria aceitera es hoy un factor de fuerte peso e impacto para la futura tendencia del mercado, y es tanto o más importante como lo que pueda suceder en Chicago.

El sector sufre una inusual crisis de oferta, a pesar que en estos momentos hay en manos de productores 15 millones de toneladas de soja.

Vemos entonces que el mercado está entrando en una etapa muy susceptible e influenciada no solamente por factores externos sino también por factores de índole local. De ahí que el pronóstico de precios en el caso de la soja disponible, para el corto plazo, es muy incierto y donde las chances de baja son mucho mayores a las chances de suba.

La suba de la soja está hoy directamente relacionada por algún impacto negativo del clima en los Estados Unidos.

Puede ser una helada temprana que frene el proceso de llenado de grano en cultivos que muestran un fuerte atraso en su evolución, o un exceso de lluvias en el momento de la cosecha que provoque atrasos en su recolección y pérdida en los rendimientos.

Por el lado de la industria aceitera local, una retirada de más empresas del mercado disponible puede llegar a impactar en forma bajista sobre los precios.

Maíz

En el caso del cereal está siendo también influenciado por los mismos factores potenciales que pueden impactar en los rendimientos proyectados. Pero a diferencia de la soja, el Usda aumentó en forma sorpresiva su estimado de producción de la cosecha estadounidense.

El mercado todavía está digiriendo este ajuste y surgen dudas si se trata de un informe en cierta forma tendencioso.

Lo será hasta que los fondos vendidos puedan salir de su posición en un mercado en baja y veamos que dice e Usda en sus próximos informes de octubre y noviembre.

Mientras tanto, en nuestro país el mercado mantiene tendencia sostenida; el disponible cotiza en niveles de 158 dólares, el mismo precio de abril 2014.

Estamos ante un mercado sin pases, consecuencia de que la mayor oferta de maíz disponible está deprimiendo el mercado; y un precio futuro que todavía no contempla la potencial baja de la superficie de siembra de la nueva campaña.

Por Pablo Adreani*

 *Analista del mAyer en Rosario

 Soja

Por la mercadería disponible, las fábricas locales no realizaron ofrecimientos abiertos. Por la oleaginosa de la nueva campaña, el valor propuesto fue 290 dólares por tonelada. En el mercado de Chicago, el poroto ajustó con bajas, ante las buenas condiciones climáticas para el cultivo en Estados Unidos.

Maíz

La exportación ofreció pagar 150 dólares por tonelada con descarga entre abril y mayo. En Chicago finalizó con subas, ante un clima húmedo en el Medio Oeste que desacelera la cosecha temprana del cereal.

Trigo

Por la descarga en octubre, la molinería ofreció pagar 240 dólares, mientras que por el cereal con descarga en diciembre (nueva campaña) el valor exhibido fue 210 dólares. En el mercado de referencia (Chicago), el cereal ajustó con subas, debido a la caída del dólar, que genera un valor más competitivo del cereal estadounidense.

FUENTE: LA VOZ

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido