biodiesel

Argentina podría ahorrar cien millones de dólares en el proyecto de Presupuesto Nacional si se alineara el tratamiento promocional tributario del gasoil importado al biodiesel nacional

Presupuesto 2014, se podría evitar la “filtración” de 100 millones de dólares.

El tratamiento impositivo preferencial al gasoil importado, en detrimento de la producción nacional de biocombustible, ocasionaría una pérdida de ahorro por más de 500 millones de pesos y facilitaría la salida de 500 millones de dólares del país a valores actuales.

La construcción de 3,5 nuevos hospitales materno-infantil, con capacidad para atender a una población de más de un millón de habitantes, o 125 nuevas escuelas secundarias para 45.000 alumnos  o la incorporación de otros 105 mil beneficiarios a la Asignación Universal por Hijo podrían realizarse con el ahorro de casi cien millones de dólares en el proyecto de Presupuesto Nacional si se alineara el tratamiento promocional tributario del gasoil importado al biodiesel nacional.

Adicionalmente se evitaría la salida de 522 millones de dólares de las arcas del Banco Central, según datos aportados a Infocampo por fuentes del sector agropecuario.

Luego de un análisis efectuado del proyecto de Presupuesto Nacional 2014, se detectó que a lo largo del corriente año el gasoil importado puesto en refinería resultó más caro que el biodiesel nacional, sin considerar los impuestos específicos. Esta diferencia se vio acentuada en los últimos meses por la crisis en Siria, que elevó los precios de los combustibles fósiles.

En la actualidad, el gasoil importado está exento del pago de impuestos que suman el 41%, compuesto por un 19 % del Impuesto a la Transferencia de Combustibles Líquidos y el Gas Natural (Ley 23.966 Texto Ordenado, Título III) y el 22 % del Impuesto a la Transferencia o Importación de Gasoil (Ley 26.028).

Esas exenciones no alcanzan aún a la industria nacional del biodiesel, la que actualmente trabaja con una importante capacidad ociosa del 50 %.

Como consecuencia del incremento del precio internacional del petróleo por la crisis internacional por Siria, muchos países han comenzado  a aumentar la adquisición de biodiesel para sus mezclas más allá de los cortes obligatorios, a la búsqueda de compensar la pérdida relativa de dólares de sus reservas.

La Argentina todavía desaprovecha esta situación porque la mezcla de gasoil con biodiesel nacional carece de una clara regulación impositiva que lo exima de los impuestos específicos que gravan a los combustibles fósiles, exenciones de las que sí goza el gasoil importado.

De acuerdo con los primeros cálculos, se estableció que, puesto en refinería, el gasoil importado cuesta en el orden de 870 dólares por metro cúbico y el biodiesel, 710 dólares por metro cúbico, por lo que el ahorro podría ser de 160 dólares por metro cúbico, equivalente al 18,4 %.

De tal manera, se evalúa que la equiparación tributaria del gasoil importado con el biodiesel nacional posibilitaría que esta industria podría colocar durante el próximo invierno unos 200.000 metros cúbicos de biodiesel en la generación eléctrica, otra cifra similar si se elevara el corte con el gasoil de origen fósil del 8 al 10 % y nuevamente un monto igual si se incrementara el corte para la maquinaria pesada agrícola del 8 al 20%.   Se totalizarían así 600 mil toneladas de biodiesel, equivalentes a 531 mil metros cúbicos de combustible (representan el 25 % del gasoil importado hasta junio de este año), por lo que se generarían 96 millones de dólares de ahorro en costos y no saldrían divisas al exterior por 522 millones de dólares, por la importación de gasoil.

De esa manera, la modificación del artículo 30 del proyecto de ley de presupuesto 2014, el cual especifica la “exención de los impuestos específicos que gravan a  combustibles minerales hasta 8,4 millones de metros cúbicos anuales de gasoil importado cuando haya cupos otorgados por la Comisión de Planificación y Coordinación del Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas”, posibilitaría igualar las condiciones del biodiesel nacional con el gasoil importado.

Otros beneficios observados son el mayor empleo de la mano de obra argentina así como también de insumos nacionales, la menor oferta de aceite de soja que favorecerá mejores precios de exportación y la menor dependencia energética extranjera, con un producto renovable.INFOCAMPO.

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido