biocombustible

Expoagro 2008: para llenar el tanque

BIODIESEL-INTA-BIOFUELSEl INTA apuntó a los biocombustibles y su integración con varias actividades productivas.

El INTA reservó un capítulo especial para debatir sobre biocombustibles y su integración al sistema agroindustrial, con un panel de expositores coordinado por Jorge Hilbert, director del Instituto de Ingeniería Rural del INTA. “Queremos ir más allá del enfoque unidireccional que muchas veces se aplica a los biocombustibles y buscar una mirada más abarcativa”, explicó Hilbert al inaugurar la mesa de panelistas.

El técnico se refirió al concepto de Bioenergía, que abarca aspectos relativos a los combustibles sólidos y gaseosos, así como provenientes de distintas materias primas, como cultivos y los residuos.

En ese sentido, explicó que la institución desarrolla una serie de investigaciones en sus estaciones experimentales, con materiales celulósicos y cultivos como remolacha azucarera, colza y la catrofa, que podría ser introducida al país para su producción. “El biocombustible requiere ser tenido en cuenta en todas sus facetas. El 80% de los residuos de la industrialización de la semilla de soja son harinas proteicas que deben ser utilizadas eficientemente. Por eso, nuestra idea es trabajar en la cadena de valor para lograr sistemas sustentables”, dijo el técnico.

Según Hilbert, la posibilidad de hacer biocombustible está determinada por regulaciones nacionales e internacionales y alteraciones en los precios de los commodities. Por eso requiere encarar su producción de un modo más amplio: “es necesario estudiar el negocio, los coproductos y su industrialización, para favorecer la sustentabilidad del negocio en el mediano y largo plazo”, afirmó.

Justamente para eso, el INTA está construyendo un sistema de información geográfico que permite consultar la potencialidad de cada cultivo y la provisión de residuos agropecuarios y agroindustriales. Con este sistema es posible hacer estimaciones de riesgo y evaluar la posibilidad de producción de cada zona del país, detalló Estela Carballo, especialista en teledetección y SIG (Instituto de Clima y Agua) del INTA.

Carlos Querini, investigador del Conicet, brindó su experiencia sobre la calidad de producción de biodiésel. El técnico subrayó la importancia del proceso de transformación y purificación para la calidad final la materia prima, en tanto que advirtió sobre las consecuencias de operar motores de biodiésel que no cumplan con las normativas establecidas.

Por su parte, Rubén Patrouilleau, de la Unidad de Prospectiva del INTA, se refirió a las posibilidades de producción de etanol de base celulósica y profundizó en la disponibilidad de materia prima, alternativas tecnológicas de transformación y balances económicos y energéticos.

Finalmente, Ricardo Angelucci brindó los resultados de un análisis de producción de etanol a partir de diferentes cultivos, que incluyen la integración vertical con producción de proteína animal. Allí quedó clara la importancia de emplear los diferentes productos que se obtienen a partir del procesamiento de los granos, así como el tratamiento y empleo de los residuos obtenidos en las diferentes etapas.

Juan Manuel Repetto-Especial para Clarín-Armstrong-Enviado especial

Fuente: Clarín

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido