biocombustibles

EN ARGENTINA CARBIO SEÑALA QUE LAS FABRICAS DE BIODIESEL ESTAN AL 40% DE SU CAPACIDAD

La industria de biodiesel alerta sobre la caída de la actividad

La cámara del sector señala que las fábricas trabajan al 40 por ciento de su capacidad. Reclaman un nuevo tratamiento fiscal para ese combustible.  

La industria reclama el mismo tratamiento fiscal que el gasoil para el biodiesel.   

La industria de biocombustibles de la Argentina planteó una dura advertencia sobre el impacto que puede generar la caída de la actividad de este sector —por efecto de las restricciones que impuso la Unión Europea al ingreso de biodiesel argentino— sobre el empleo, la actividad manufacturera y demandó un tratamiento igualitario en materia tributaria para este combustible, similar al que tiene el gasoil importado.  

Así lo expresó la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), la cual explicó que “con instalaciones capaces de producir hasta 4,18 millones de toneladas anuales, la industria argentina de biocombustible está utilizando hoy menos de un 40 por ciento de esa capacidad instalada”.

“Las restricciones a las exportaciones de biodiesel a Europa ya están generando un enorme daño a la economía argentina”, indicó la cámara en un comunicado en el cual detalló que “las ventas totales mensuales al exterior se redujeron de 150 mil toneladas en el período enero-junio 2012, a 60 mil toneladas por mes en promedio durante el primer semestre de este año”.

Una cifra que representa la primera caída interanual de exportaciones argentinas de biodiesel, que “provocó que la industria perdiera su rol líder en los mercados”.   Carbio recordó que ante las restricciones impuestas por Europa “ha generado una enorme pérdida de valor para toda la cadena y por lo tanto para el país” y señaló que “existe la posibilidad de sostener esta industria con el aumento de corte en el mercado interno, sosteniendo los precios de la cadena y el empleo, además de sustituir en parte las crecientes importaciones de gasoil con un producto 100 por ciento nacional evitando la salida de divisas”.

Otro tratamiento fiscal.En ese marco, la Carbio señala que “es necesario que el biodiesel pueda contar con el mismo régimen impositivo que el gasoil importado”. Este último está exento del pago de 41 por ciento de impuestos al gasoil y el ex ITC (impuesto a la trasferencia de combustibles), mientras que el biodiesel producido en el país con mano de obra e insumos locales sí los tributa.

“Además de ser discriminatorio con la propia industria argentina, el consumidor paga más por un producto renovable que trae beneficios sociales por la mejora al medio ambiente y el trabajo que genera en el país”, indican desde la cámara que reúne a las compañías del sector.

Menos valor agregado.Por otra parte, Carbio indica que de esta situación “provoca que Argentina este “comoditizando” nuevamente las exportaciones ya que debió salir a vender mayores cantidades de aceite en un mercado con demanda inelástica, situación que ya derrumbó los precios de uno de nuestros principales productos de exportación.

A fines de 2012, la Unión Europea inició una investigación por dumping y subsidios al biodiesel argentino, lo que generó una sustancial reducción de los volúmenes exportados a ese destino. “Por no haber posibles reemplazos ello implicó una drástica reducción de nuestros flujos hacia el exterior”, se quejó Carbio.

FUENTE: LA CAPITAL

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido