etanol

En Estados Unidos una consultora dice que no existe relación en el aumento del precio entre alimentos y biocombustibles

Así lo asegura un estudio de la consultora ABF Economics, especializada en agricultura y biocombustibles, en donde se detalla la falta de correlación directa entre los biocombustibles incluidos en el Renewable Fuel Standard (RFS), el programa que regula su venta en el país, y el aumento general de precios de los alimentos.

El estudio, encargado por la Asociación de Combustibles Renovables, y que firma John Urbanchuk, ha llegado a las siguientes conclusiones:

– La producción de etanol y la demanda de maíz para producir etanol han aumentado como resultado de los mandatos del RFS. Los precios del maíz han aumentado durante este período, pero la mayor demanda para la producción de combustibles renovables de conformidad con el RFS es sólo uno de los factores detrás del aumento en los precios del maíz. Estos factores incluyen un fuerte aumento de los precios del petróleo, la rápida expansión de la demanda mundial de alimentos y productos agrícolas, la especulación del mercado de materias primas y una política monetaria expansiva de Estados Unidos.

– Un examen cuidadoso de la inflación de alimentos medida por el Índice de Precios al Consumidor indica que el nivel de precios de los alimentos al por menor han aumentado a un ritmo más lento desde que el RFS entró en vigor comparado con los cinco años previos a la entrada del programa.

– Una mayor proporción en los costos de la industria de procesamiento de alimentos que en la producción agrícola. Por otra parte, los precios de la energía juegan un papel más importante en los costos de los procesadores de alimentos que en los precios de cualquier producto agrícola individual.

– La RFS ha contribuido a la producción de importantes coproductos de la industria de etanol a partir del maíz seco. Específicamente, los granos secos de destilería (DDGS, por sus siglas en inglés) han contribuido positivamente a la reducción de los costos netos de los productos de alimentación para el ganado, los lácteos y los avícolas. Debido a que los DDGS tiene una tasa de sustitución positiva para la harina de maíz y de soja, estos mayores niveles de producción han aumentado la disponibilidad total de alimentos para el ganado y aves de corral en un 21 por ciento en comparación al uso exclusivo del maíz.

– La industria del etanol es una fuente importante de captura de dióxido de carbono, que se utiliza en el procesamiento de alimentos, la refrigeración y el embalaje para mejorar la calidad de los alimentos procesados ??y mejorar los márgenes de beneficio para los procesadores.

– La RFS no ha tenido un impacto adverso en la capacidad de los consumidores para pagar un suministro de alimentos seguros y saludables. Aunque los precios de los alimentos han aumentado ligeramente más rápido que la inflación general en los últimos años, los consumidores no están gastando una mayor proporción de sus ingresos en alimentos con respecto a antes de la implementación de la RFS.

– La grave recesión de 2008-2009 y la lenta recuperación de los ingresos reales ha desempeñado un papel más importante que los aumentos de precios de los productos básicos en la reducción de consumo de carne roja y de aves de corral que ha tenido lugar desde antes de la implementación de la RFS.

El análisis de ABF Economics viene de la mano de un reciente estudio del Banco Mundial que determinó que los precios del petróleo fueron la principal causa del aumento de precios de los alimentos. El Banco Mundial afirmó en su estudio que “la mayoría de los aumentos de precios se explica por los precios del petróleo (más del 50 por ciento), seguido por los movimientos del tipo de cambio, que se estiman en alrededor de 15 por ciento. Los precios del crudo importaron más durante el período de auge reciente, ya que experimentaron el mayor incremento”. Así, se juzga que otro informe del Banco Mundial, de 2008, sobreestimó el efecto de los biocombustibles en los precios de los alimentos.

Según Bob Dinneen, presidente y director ejecutivo  de la Asociación de Combustibles Renovables, “el análisis de ABF Economics proporciona la evidencia definitiva de que el etanol y el RFS no están impulsando los precios de los alimentos. Esa patraña no ha sido más que una distracción propagada por aquellos que quieren seguir beneficiándose del grano subsidiado por el Gobierno y los que tratan de mantenernos dependientes del petróleo. Este informe debe terminar el debate alimentos vs biocombustible”.

Dinneen también comentó que “si bien el informe ABF Economics muestra que el etanol y el RFS no hicieron crecer los precios de los alimentos, el reciente informe del Banco Mundial deja claro lo que hizo… ¡el petróleo! Los altos precios y la alta volatilidad de energía han causado dolor en las gasolineras y gemidos en el supermercado. Tiene sentido, ya que la energía afecta a todas las facetas de la producción de alimentos, su transporte, almacenamiento y comercialización”.

FUENTE: ENERGIAS RENOVABLES

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido