biodiesel

El riesgo, abuso de la soja

Es una buena noticia que la soja esté subiendo, ubicándose ya un 20% por encima de los precios del año pasado. También lo es el interés que ha despertado el tema en los analistas económicos de mayor renombre, que siguen atentamente los pronósticos meteorológicos y los mapas de lluvias. Saben que la evolución macroeconómica depende más de la soja que de las mismísimas barrabasadas de la conducción oficial.

El fenómeno no es que hay viento de cola. A dólares constantes, los precios son los de los años 70. Lo que sucede es que han cambiado la tecnología y la infraestructura, y entonces la soja argentina es mucho más competitiva. Veamos lo que sucede en la escena global.

La Argentina es vista en el mundo como el país más creativo en la materia. Aquí se obtienen los récords mundiales de rendimiento, gracias a la combinación de genética, manejo, aprovechamiento del agua. Y, además, nadie usa menos combustible y fertilizante por tonelada de soja producida que estas pampas, donde está generalizada la siembra directa, el uso de inoculantes que fijan el nitrógeno del aire, y la logística de cosecha gracias al embolsado en origen y destino. Y a partir de allí, el imponente proceso corriente abajo, con las plantas de crushing de mayor escala y tecnología del mundo, donde se separa el aceite de la harina proteica. Argentina lidera el mercado mundial de ambos. Y eso a pesar de que ahora la mitad del aceite se destina a biodiesel, la etapa superior de la soja.

Todo esto se va a exhibir dentro de quince días, cuando el International Convention Center de la ciudad de Durban, en Sudáfrica, reunirá a lo largo de seis días a los más reconocidos expertos internacionales de la soja. Nuestro país tendrá una importante participación, con presidentes y representantes de las Bolsas y entidades socias de ACSOJA, INTA, Universidades, la Estación Obispo Colombres y empresas del sector. Habrá un pabellón institucional, que se anticipa será uno de los stands de mayor tamaño de la feria. El pabellón es coordinado por Proargex- Proyecto Argentina Exporta y ACSOJA.

El Dr. Daniel Ploper, director de la Estación Obispo Colombres de Tucumán (un organismo público de tecnología, que funciona bajo conducción del sector privado), es desde el 2009 Presidente del Comité de Continuación de la Conferencia. Es la primera vez que Argentina consigue la titularidad del órgano de conducción del congreso más importante de la soja a escala global. Sumado a ello, investigadores y especialistas locales también mostrarán sus novedades al mundo. Por ejemplo, Nidera ya anticipó que lanzará seis nuevas variedades específicas para el mercado sudafricano, desarrolladas en la Argentina. Buena parte de la genética que se utiliza en el continente africano es de origen argentino.

Otras compañías, como Rizobacter, cuentan con operaciones propias en varios países de Africa. Hay grupos argentinos sembrando, es ya un gran mercado para silobolsas, y hay muchas empresas de maquinaria que han logrado penetrar, desde sembradoras a pulverizadoras automotrices, carros autodescargables, embolsadoras y extractores de granos.

Lo paradójico es que el tout soja de la Argentina deberá sacar sus pasajes al cambio oficial de alrededor de 5 pesos por dólar, pagando con soja que recibe un dólar de 3,20. Y para los gastos, dada la dificultad para lograr que la Afip autorice la compra de divisas, habrá que apelar a la caja de zapatos, donde los dólares valen 8 pesos. A nadie en el mundo, viajar al congreso de Durban le costará tantos kilos de soja como a los argentinos.

En los últimos años, se ha intentado vincular a la soja con la falta de sustentabilidad. No hay argumento técnico ni comercial que pueda justificar su demonización. El único riesgo, la única amenaza a la sustentabilidad de la soja, es abusar de ella. Y es un riesgo inminente.

Por Héctor A. Huergo

FUENTE: CLARIN RURAL

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido