biodiesel

Molinos de Perez Compac invierte en alimentos y biodiesel

Viernes 21 de diciembre de 2012, El grupo alimentario argentino Molinos, propiedad de la familia Perez Companc, cerró el ejercicio con una utilidad de u$s200 millones, de los cuales u$s40 millones fueron repartidos entre sus accionistas en concepto de dividendos. Y gran parte del resto del dinero piensan reinvertirlo en diferentes proyectos productivos.

En principio, el grupo ya definió que destinará u$s40 millones (casi $200 millones) en seguir creciendo en el negocio alimentario, en donde hoy facturan u$s900 millones.

Por un lado, desembolsarán unos $130 millones para ampliar y sumar nuevas líneas productivas en su complejo de Esteban Echeverría en donde producen sus marcas Exquisita y Chocoarroz, que fue comprada por Molinos a mediados de este año.

Además, la empresa está aplicando una parte de ese monto para avanzar con la finalización de las obras del complejo de Concepción del Uruguay (Entre Ríos) en donde producen la marca Arroz Gallo. La compañía también destinará una parte de ese presupuesto para potenciar su marca Granja del Sol.

En el caso de su negocio de granel –que factura u$s2.500 millones por año–, invertirán $63 millones en su planta de San Lorenzo (Santa Fe), en donde esencialmente se produce aceite y en la finalización de la obra de Timbúes, un complejo aceitero que producirá materia prima para biodiésel.

Consumo

Las inversiones anunciadas por Molinos se concretan luego de un año en el que la empresa tuvo que convivir con los vaivenes de la economía global y con la inestabilidad del consumo interno. Sin embargo, Sergio Fandiño, gerente de Asuntos Corporativos y Relaciones institucionales de la firma, le explicó a BAE Negocios que “nosotros no notamos que la gente esté dejando de consumir marcas premium para pasar a las segunda marca. Es cierto que hubo un pequeño parate en el segundo trimestre pero después se volvió a recuperar el nivel de consumo general”.

En la compañía además explicaron que la empresa divide su cartera de productos en tres (masivos, selectivos y premium) para cumplir con la pauta de precios impuesta por el Gobierno nacional. En el primer grupo, el aumento anual pautado alcanza el 7%; en el segundo, el 14%, y en el tercero, el 18 por ciento.

Una marca italiana hecha en Argentina

Hace tres años, el Grupo Molinos se quedó con la reconocida marca italiana de pasta premium Delverde.

Luego de un período de transición, la compañía comenzó a producir en su planta de Bahía Blanca los diferentes tipo de fideos, como spaghetti, penne rigate y tagliatelle.

Los productos hechos en el país ya están en las góndolas de muchos supermercados argentinos y también ya se están exportando al mercado brasileño y a los Estados Unidos.

En ese sentido, la empresa está haciendo una fuerte apuesta para introducir sus productos en los mercados internacionales.

En el caso de su negocio del vino, están reforzando su presencia en el mercado brasileño con su marca Nieto Senetiner. “Brasil siempre fue un mercado difícil para el vino por la gran aceptación que tiene la cerveza. Sin embargo, las exportaciones allí ya crecieron un 50%”, explica Fandiño.

Algo similar ocurre con el negocio del aceite de oliva en el país vecino, en donde buscan crecer de la mano de su marca Cocinero.

Fuente:Bae/ele-ve

Comentar esta noticia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias más leídas

To Top
Compartido